Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.El último refugio de Federico

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Sólo online

El último refugio de Federico

Desde el mes de octubre de 2012, a casi 80 años de la visita del poeta andaluz a Buenos Aires, se reabrió para visita pública la habitación que ocupó en el Hotel Castelar.

El HOTEL CASTELAR de Buenos Aires está ubicado en la Avenida de Mayo, típica avenida de estilo español, gran referente de la vida cultural de la colectividad. Allí, en la habitación 704, el poeta granadino Federico García Lorca se alojó durante seis meses, desde octubre de 1933 hasta marzo de 1934, fecha en la que regresó a su tierra concierta nostalgia.

“Buenos Aires tiene algo vivo y personal, algo lleno de dramático latido. Yo se que existe una nostalgia de la Argentina, de la cual no quiero librarme”, dijo al partir.

Hoy, el Hotel Castelar, uno de los hoteles porteños más tradicionales “conserva su aire de época, pero con comodidades modernas”, reconoce el Ingeniero Armando Pedro José Mayorga, director del establecimiento. Quizás la riqueza mayor que lo diferencia de otros grandes hoteles tiene que ver con la historia y con los personajes famosos que han pasado por allí, gente destacada de distintos ámbitos de la cultura, la política, el espectáculo, etc.

El día de la reapertura de este pequeño cuarto que alojó al admirado García Lorca, el ingeniero Mayorga dio la bienvenida a los presentes manifestando su orgullo por ofrecer este pequeño rincón como un “cuarto museo” que sirva para divulgar la obra del escritor.

Este proyecto que contó con la colaboración del actor y escenógrafo Enrique Fischer (Pipo Pescador) y la actriz, conductora y escritora ítalo argentina Gigliola Zecchin (Canela) se augura como un éxito cultural.

La idea surgió al ver que gran cantidad de huéspedes y de personas admiradoras de Lorca se acercaban al hotel solicitando alojarse o al menos poder conocer este pequeño lugar donde el escritor pasó sus noches porteñas.

Habitación 704. "Aquí se alojó Don Federico García Lorca (1933-1934). Homenaje del Hotel Castelar al gran poeta español"

María Cristina Salinas Urquiza, principal colaboradora del proyecto y encargada del área de cultura de la Asociación de Amigos de Avenida de Mayo, junto a María Leticia Cafora, colaboradora de la Comisión de Cultura del Castelar, contaron a los presentes como se trabajó en esta idea que rescata el aire de la vida de Federico antes del regreso a su tierra, donde lo esperaba la muerte como destino final.

Estas dos mujeres sensibles se muestran emocionadas e invitan a subir al séptimo piso en pequeños grupos, luego de un espectáculo musical en honor al andaluz. Y es entonces, cuando se accede a ese espacio íntimo, que la magia de Federico se hace presente como una huella intacta.

La habitación se decoró y ambientó como en esa época: cama de bronce, mesilla de noche y un escritorio sobre el cual se encuentra un diario de esos años con noticias de España, y un dibujo del poeta en el que aparece junto a Pablo Neruda.

Cuentan los guías que algunos visitantes piden quedarse un rato en silencio, queriendo absorber el aire que rodeó al poeta en esa primavera-verano porteños. Una bata roja con su nombre grabado, un chaleco de seda y una maleta recrean ese ambiente.

Cuando Lorca llegó a Buenos Aires ya era un reconocido autor teatral y poeta, y venía invitado por Lola Membrives y su marido para presentar “Bodas de Sangre” e impartir conferencias sobre literatura. La idea era quedarse solo un mes, pero la ciudad lo envolvió y se instaló medio año. Supo rodearse de personajes especiales como Oliverio Girando, Raúl González Tuñon, Pablo Neruda, Alfonsina Storni, Norah Lange, entre otros.

Interior de la habitación de Federico García Lorca, homenaje del Hotel Castelar

Participó de la Peña Signo que funcionaba en el segundo subsuelo del hotel, frecuentada por reconocidos artistas y escritores, atraído también por Radio Stentor, que empezó a transmitir desde ese mismo subsuelo y donde solía leer poesía.

Lugares como el famoso Bar Iberia, a metros del Hotel Castelar, el Café 36 Billares, el Teatro Avenida, el Club Español y varios tablados fueron sitios frecuentados por Lorca y sus amigos. Esos seis meses que vivió en Buenos Aires fueron intensos y Federico García Lorca supo vivirlos con toda su pasión.

Antes de regresar a Granada dijo: “Ahora, con ansias de estar entre los míos, me parece que dejo algo de mí en esta ciudad bruja. En poco tiempo he hecho amigos que me parecen de años…El público argentino ha sido generoso conmigo y con mis obras. Además, en cada casa, en cada calle, en cada paseo, dejo un recuerdo mío…”.

En estas visitas guiadas a la habitación 704 del Hotel Castelar, Federico se hace presente. Cada una de las etapas de su vida fueron reflejadas en grandes láminas con fotos y textos que decoran el pasillo del séptimo piso. El acta de nacimiento que enviaron desde Granada, algunas de sus cartas manuscritas, sus dibujos…son verdaderos tesoros que vuelven a traer su recuerdo muy cerca nuestro.

TEXTO Y FOTOS: SILVINA DI CAUDO

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015