Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Celso Enríquez Gómez: Ética y antropología de un martiano universal

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Sólo online

Celso Enríquez Gómez: Ética y antropología de un martiano universal

Celso Enríquez Gómez, vida y obra de un ilustre gallego-orensano-cubano-mexicano.

Celso Enríquez Gómez, nació en Paradela, Ourense, obteniendo por funciones ser hijo de Cuba y México. Llega a la mayor de las Antillas con solo nueve años de edad acompañado de la madre en 1916, y en la provincia de Holguín establece y diez años después madre e hijo deciden trasladarse a La Habana en 1926. Después para México en 1951 donde muere treinta y cuatro años después.

En la nororiental provincia holguinera comienza sus estudios primarios y perfila su formación. Pero las ansias de superación obligan a desplazarse a la capital cubana para trabajar como obrero de mantenimiento en el Estadio perteneciente a la Universidad de La Habana, donde prosigue sus estudios y en los ratos libres practica deportes. La manifiesta inteligencia y condiciones intrínsecas llevan al liderazgo, ocupando por años el cargo de Secretario General del Sindicato en esta sede universitaria.

El afán por la literatura y los deportes fueron aval más que suficiente para estar al frente del Departamento de información e intercambio cultural y convertirse en profesor de Historia de la Educación Física en los cursos de verano impartidos por la universidad habanera, sin afectar la labor de periodista, a la que dedica veinte y cinco años de su vida. Fue jefe de la sección de Deportes del periódico gallego <<Hoxe>>y director del semanario <<América Deportiva>>.

Como miembro de las Agencias de Información Deportiva Internacional representa a Cuba en más de una veintena de eventos. Obtiene el premio <<Radcliff de la Federación Internacional de Deportes>> y con total desprendimiento dona el importe de mil francos oro a la República Española.

En 1951 traslada con su familia a México con el pretexto de cursar estudios en una bolsa universitaria otorgada por la UNESCO, aunque la verdadera razón fuera por razones financieras y políticas. El verbo utilizado por él contra el régimen imperante en América Deportiva obliga abandonar de inmediato la isla de Cuba.

El historiador Rufino Pavón Torres, expresó: “Es cierto que en la biografía cubana de los últimos cincuenta años, la vida y obra de este intelectual holguinero aunque naciese en Ourense, Galicia, España estuvo ignorada”. “Muchos factores incidieron en esto, lo cual no es objeto abordar. Es cierto que se privó a la historia holguinera y cubana, también gallega de un personaje que transciende a su tiempo por lo peculiar de su pensamiento y acción social, que en el ámbito de América realizó en bien del mejoramiento humano”.

En el transito que va desde los paseos infantiles por los campos de la hoy provincia de Holguín, trabajar en lo que apareciese hasta llegar a catedrático universitario demuestra la épica trayectoria de un gallego que aportó mucho a la cultura cubana. El estudio profundo de la obra martiana marcó la vida, pensamiento deportivo y antropológico de este multifacético periodista y escritor gallego-cubano-mexicano.

En sus 40 folletos y libros publicados puede observarse el modo peculiar de enseñar y abordar diferentes temáticas de la cultura precedente a la que tuvo acceso. Con depurada capacidad de síntesis, autoridad y convencimiento propone sus concienzudos y futuristas manifestaciones.

Celso Enríquez Gómez, no solo trascendió físicamente el archipiélago cubano cuando viaja por diversos países del continente americano hasta radicar definitivamente en México, sino los premios internacionales recibidos y las publicaciones de sus obras editadas dentro y fuera de Cuba permitió ejercer una influencia que puede rastrearse en el contexto y arraigo cultural de sus enseñanzas.

En 1975 visita la isla después de 24 años de ausencia y presenta su libro: “Cuba 24 años después”.

Con fina y legible letra plasma lo siguiente: “La mayor riqueza de la nación constituye el ciudadano y en forma muy especial su niñez y juventud. Los alcances que se logran en este bello paraje de la Cuba actual son cuantiosos y muy pronto esta singular Isla se convertirá en uno de los centros más importantes, tanto por su desenvolvimiento general como por las posibilidades turística excepcionales.

Las generaciones de estos tiempos conocen muy poco de un gallego-orensano-cubano-mexicano que pudo alcanzar riquezas personales sino hubiera puesto los beneficios adquiridos al servicio de los desposeídos de siempre. Jamás olvidó la discriminación ejercida contra Alicia Gómez Tabeade, su madre, quien fuera de noble cuna y desheredada al enamorarse del pintor José Enríquez Mosquera, su padre. Tampoco olvidó la valentía de Dña. Alicia, como llamaba a la progenitora de sus días, que al perder a su esposo sola y con él en brazos marchara a la isla, residiendo por años en la localidad de Auras, - hoy Floro Pérez -, Gibara, Holguín.

Sirva la trayectoria de Celso Enríquez Gómez, para estimular a seguir ahondando en el inagotable manantial de la sabiduría de este sencillo intelectual gallego-orensano-cubano-mexicano que aportara tanto a la cultura cubana, latinoamericana y mundial.

Tres anos antes de morir expresó en la Ciudad de México: “Cualquiera que sea nuestra posición en la vida todos estamos obligados a salir en defensa de nuestra gran población pretérita, denunciando a los que la explotan y burlan”. Muere en la Ciudad de México en 1986.

Nota: Es un deber destacar a la Sra. Olga Lidia Muguercia, directora del Museo Provincial de Deportes de la provincia de Holguín. También al historiador Sr. Rufino Pavón Torres por divulgar con notabilísimo gesto la vida de este orensano, a quien fuera dedicado años atrás un taller teórico en el marco de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana en la Cátedra honorifica en la Universidad del Deporte de Holguín, donde fueron abordados diferentes temáticas sobre la vida y obra de este ilustre gallego-orensano-cubano-mexicano.

Colaboración de Felipe Cid.

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015