Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Sara Baras "El flamenco es el arte más bonito del mundo"

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Españoles en el mundo

Sara Baras "El flamenco es el arte más bonito del mundo"

Sara Baras tiene un idilio con París y con Francia desde que en 1991, con apenas 20 años, actuó durante dos meses con la Compañía de Manuel Morao en el Teatro Eduard VII de la capital francesa.

Francia es un lugar muy ligado a la carrera de Sara Baras. Desde su primera aparición en la capital gala en 1991 y su presencia en la Bienal de Danza de Lyon y en eal Palacio de Congresos de París, un año más tarde, la 'bailaora' ha conseguido convertirse en uno de los iconos del flamenco a nivel mundial.

En 1996 se presentó por primera vez en el Theatre des Champs Elysees, un lugar que desde entonces recibe periódicamente a la artista, hasta el punto de haber dado unas 140 representaciones en el prestigioso escenario parisino, las últimas en diciembre de 2012 y enero de 2013 con su espectáculo La Pepa, con gran éxito de público y crítica francesa.

El nacimiento de su hijo José, en mayo de 2011, hizo que pusiera un paréntesis en sus actuaciones en Francia, entre 2009 y 2012. En 2009 recibió la Grande Medaille de Vermeil de la ciudad de París, la más alta distinción que concede el Ayuntamiento de la capital francesa. Fue creada hace más de 100 años para celebrar la labor cultural internacional de personalidades de todo el mundo. Nacida en Cádiz en 1971, Sara Baras se inició en el flamenco con ocho años en una escuela de danza dirigida por su madre, Concha Baras, en San Fernando.

Siendo una niña tuvo el honor de trabajar con artistas como Camarón de la Isla y contar entre su público a la Reina Sofía, ante la que actúa con catorce años."Silueta escultural, esta mujer posee la gracia de una bailarina clásica y esa llama fogosa, típicamente flamenca", se dice de ella en Francia.

Sara Baras

Sara Baras en un momento de su espectáculo

Dígame lo que es para usted el flamenco, ¿qué representa y qué transmite o quiere transmitir?

Para mí, el flamenco es una forma de vida, el arte más bonito del mundo, intentamos transmitir lo que sentimos en forma de baile, música, miradas, gestos, movimiento y por supuesto, con alegría, respeto y entrega.

¿Qué posee el flamenco que tiene tantos seguidores en el mundo fuera de España?

El flamenco es un arte con una riqueza impresionante, sale del corazón y va directamente al corazón, respira libertad y verdad.

¿Qué tiene Cádiz que aporta tantas leyendas al flamenco?

Para mí, Cádiz es un rincón especial, lleno de arte, con una luz, una alegría y una historia bonita en cada esquina. Adoro mi tierra y a su gente. Cádiz es la cuna de la libertad y del flamenco.

Camarón también era de San Fernando. Usted llegó a coincidir con él. ¿Qué recuerdos tiene?

Tuve la suerte de conocerlo, de verlo en muchas ocasiones. En un homenaje a su hermano Manuel me cantó por bulería y aunque no fui muy consciente porque era pequeña, aún presumo de ello. Era increíble escucharlo, tenía una caja de música en la garganta y un arte bestial.

París se ha convertido en un punto importante para el flamenco. ¿Cómo siente un artista ese calor parisino? ¿En qué es diferente el público de París al resto?

El público francés es muy agradecido. A mí, personalmente me encanta. Me parece tan mágico como París. El flamenco se siente en el alma en París.

Qué tiene el espectáculo La Pepa, que representa ahora en París respecto a los anteriores?

Creo que tiene el peso diferente que te da la experiencia de ser madre, verlo todo desde fuera y sentir y creer cada detalle.

Usted ha trabajado con grandes nombres del flamenco como Paco de Lucía, Antonio Canales, Enrique Morente, Manolo Sanlúcar. Supongo que de todos ha aprendido un poco. ¿Quiénes son para usted los grandes nombres del flamenco de las últimas décadas?

Con todos los artistas con los que he tenido la suerte de trabajar he aprendido y siempre estaré agradecida. En el flamenco de las últimas décadas, el maestro es Paco de Lucía.

Usted ha recorrido el mundo bailando, ¿dónde o ante quién le gustaría actuar y no lo ha hecho todavía?

No me podía imaginar que iba a recorrer medio mundo representando parte de la cultura de mi país, pero siento que volvería a todos los sitios a los que ya he ido. Y por supuesto, me encantaría ir a muchos sitios que aún no he tenido oportunidad de ir y conquistar al que esté dispuesto a dejarse llevar.

¿Qué le falta por hacer en el mundo del flamenco y qué proyectos o ilusiones tiene para el futuro?

Me falta mucho por aprender y por dar. Ahora tengo la suerte de tener proyectos muy interesantes que me llenan de ilusión pero todavía no puedo hablar de ellos.

Mirando para atrás ¿de qué momento se siente más orgullosa en toda su carrera?

De los momentos que hemos podido ayudar a quien lo necesita. Un momento que recuerdo con un cariño especial fue en la temporada de "Carmen" en el teatro Lope de Vega de Madrid, la función dedicada a la Fundación Síndrome de Down. Bailar con 30 chicos de la fundación fue de los mejores momentos de mi vida.

¿Quién es el artista o la persona que ha influido más en su carrera?

Mi madre. A ella le debo todo. Tenía una escuela en San Fernando. Ha sido y es un personaje muy importante dentro del flamenco. Yo de niña ya era Sara Baras por ser la hija de Concha Baras.

Pablo San Román.

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015