Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Siurana de Prades, a medio camino del cielo

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Comer y viajar

Siurana de Prades, a medio camino del cielo

Erigido en piedra, rodeada de riscos y barrancos y de pinos y jaras, les presentamos uno de los pueblos más hermosos de España.

Es una de las muchas joyas escondidas de Cataluña, en la variedad pequeño pueblo medieval bien conservado y con mucho encanto, en la que se encuentran otros como Montblanc, Beget, Santa Pau, Fores, Guimerá, Besalú, etc.

Siurana es la puerta norte del Priorato, esta enfrente de los impresionantes riscos de la sierra de Montsant, la que los monjes cartujos de Scala Dei confundieron con las escaleras del cielo. Apenas a media hora en coche de las saturadas y ultraturísticas Salou y Cambrils. Seguramente Siurana es más conocido por jóvenes europeos que vienen aquí a escalar sus riscos que por muchos catalanes y españoles. Siurana tiene apenas veinte habitantes y depende administrativamente de Cornudella de Montsant, a unos 8 km por una carretera hoy mejorada pero que era una pista hace un par de décadas.

Siurana

Iglesia románica de Santa María

Aparte del sobrecogedor paisaje que se encuadra en eso tan tópico llamado marco incomparable, tiene algunos otros puntos de interés como la iglesia de Santa Maria, un edificio de época románica conservado íntegramente. Fue construido entre los siglos XII y XIII, con la llegada de las tropas de Berenguer IV en 1154.

En aquellos años Siurana era un importante punto de defensa de la frontera islámica y fue el último reducto sarraceno de Cataluña, conquistado entre 1153 y 1154. La iglesia es un ejemplo de belleza y sencillez traducidas en una planta de nave única y un ábside semicircular. Su portada tiene un tímpano figurado enmarcado por tres arcadas de medio punto que descansan sobre columnas cuyos capiteles están decorados con motivos diversos.

torre puente

Acantilados de la Sierra de Prades

Conserva, además, restos del castillo árabe, un establecimiento militar o “hisn” fortificado hacia el siglo IX como centro de control. La conquista de este castillo por parte de Ramón Berenguer IV que lo pasó a manos de Beltrán de Castellet, y posteriormente a Alberto de Castellvell. Sirvió como dote para las reinas catalanas, para garantizar pactos y préstamos e incluso como presidio de personajes de cierta categoría.

El Salto de la Reina Mora es una sima conocida con ese nombre debido a la leyenda de la reina mora Abdelazia, hija del señor de Siurana, que al llegar las tropas cristianas, prefirió saltar al abismo con su caballo antes que caer en manos enemigas.

Cuenta con varios establecimientos turísticos: un hotel rural con seis habitaciones, un alojamiento rural, un camping y varios restaurantes.

Carlos Piera.

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015