Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Los belenes y la Navidad

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Cultura y sociedad

Los belenes y la Navidad

La Navidad o Pascua es posiblemente la festividad más importante del cristianismo. Se festeja el nacimiento de Jesucristo en Belén, celebrándose el 25 de diciembre en las iglesias católica, anglicana y algunas comunidades protestantes, más en la mayoría de las iglesias ortodoxas

belen típico

Es difícil celebrar la Navidad sin su representación más tradicional: el belén, el nacimiento del niño Jesús, donde se reproducen todo un conjunto de escenarios, en miniaturas o en belenes vivientes. Y hay toda suerte de belenes: clásicos, populares, barrocos sevillanos, nacimientos quiteños. Los belenes, también llamados nacimientos, misterios, pesebres, portales, pasitos… están presentes en toda España y en la mayoría de los países americanos de habla hispana. La construcción y exhibición forma parte de la liturgia navideña, dentro de la tradición católica. Y los destinatarios preferentes son los niños.

La primera celebración navideña con un belén, se remonta al año 1223, con San Francisco de Asís, en una cueva próxima a la ermita de Greccio (Italia).
En San Cristóbal de la Laguna (Tenerife, España), en el siglo XVII, se expuso por vez primera un belén en la casa de la familia Lercaro, en la calle de San Agustín, para disfrute de todos los vecinos. El Museo de Historia de la ciudad conserva aquel belén procedente de Génova (Italia).

Mercadillo de la Plaza Mayor de Madrid

Mercadillo de la Plaza Mayor de Madrid (Pablo Torres)

Madrid

La capital de España tiene todo un conjunto de belenes repartidos por la ciudad, de distintos estilos y concepciones. En instituciones públicas centenarias, tienen espectaculares belenes. En el Palacio Real de Madrid se monta un nacimiento napolitano con más de 200 figuras, pertenecientes al llamado Belén del Príncipe. Su origen se remonta al siglo XVIII, cuando el hijo de Carlos III heredó la afición de su padre y encargó a artesanos que modelaran figuras. El portal de este Belén reproduce el zaguán del Palacio Real. El Belén de la Puerta del Sol, con quinientas figuras, es uno de los más visitados. Lo monta la Asociación de Belenistas de Madrid, que utiliza 150 metros cuadrados donde se representan los distintos pasajes bíblicos, desde la Anunciación a la Virgen María hasta la huida a Egipto.

El tradicional belén de la Plaza Mayor se ha reubicado en la Casa de Cisneros, en la Plaza de la villa. El popular nacimiento, elaborado por el belenista José Luis Mayo exhibe más de 250 figuras –comprado por el Ayuntamiento de Madrid a lo largo de muchos años, con una escenografía que simula el día y la noche con una iluminación especial. En el Palacio de Cibeles, nueva sede del Ayuntamiento de Madrid presentaron un modesto belén, cedido y creado por José Luis Mayo, de apenas 30 figuras, frente a grandes composiciones de años anteriores. El Museo de San Isidro (Plaza de San Andrés 2) ofrece un magnífico misterio del siglo XIX, del escultor Doménec Talarn i Ribot, pintado por Mariano Fortuny. El conjunto, de la Asociación de Belenistas, centra su atención en los Reyes Magos.

Belen de Covarrubias

Belen de Covarrubias

Templos religiosos

En recintos religiosos y templos cristianos, ofrecen belenes de gran plástica: la Real iglesia de San Ginés (Arenal 13) lucirá su particular belén barroco sevillano. La imagen de la Virgen es una figura del siglo XVIII. El resto de las figuras son contemporáneas, del escultor Antonio José Martínez. En la basílica de San Miguel (San Justo 4) presentan un misterio diseñado por María Dolores Criado, elaborado por José Luis Mayo. En el convento de las Carboneras (Plaza de los Condes de Miranda 3), hay un belén de las monjas Jerónimas de origen americano: un belén quiteño, barroco, del siglo XVII, anterior a la moda de los belenes napolitanos.

belen infantil

Para los niños, las marcas clásicas de juguetes han elaborado belenes infantiles (Pablo Torres)

América de habla hispana

Los españoles llevaron al llamado Nuevo Mundo sus tradiciones religiosas, los nacimientos y pesebres. Era otro método de evangelización. Y con el tiempo se fusionaron conceptos y formas. Las condiciones climatológicas de la Navidad son diferentes en Europa y en los países americanos del hemisferio sur. Diciembre y enero son meses fríos en el norte y cálidos en el hemisferio sur. Además, hay países en la zopa tropical. Las figuras de los distintos belenes están adaptadas a las condiciones climáticas y a las vestimentas de las distintas zonas. Incluyen elementos nativos: palmeras, árboles tropicales, paisajes de sol y desierto…

Los países con mayor tradición belenística son México, Perú, Bolivia, Ecuador, Chile y Argentina. En Ecuador, México y otros países, la figura del niño Jesús se coloca en la cuna después de la llegada de la Navidad, fecha en que se celebra su nacimiento. Después de ser “arrullado” se pone entre María y José.

En México los belenes son llamados “posadas”. Y el “ir de posadas” es ver belenes vivientes o animados: los devotos acompañan en procesión a la Virgen y San José, que van de casa en casa pidiendo posada. En los belenes fijos, son comunes las estatuillas pintadas de blanco y oro, junto con los alfileres que forman la aureola de las figuras.

Los belenes de Perú se caracterizan por tener figuras multicolores realizadas en pastas duras, con los pastores luciendo sombreros característicos del país, y las mujeres envueltas en sus típicos mantones. En el pueblo de Huamanga existe una piedra transparente, levemente azulada, en la que se tallaban pequeños nacimientos, imágenes sueltas y, sobre todo, Niños Dios. Unas veces se dejaba la piedra con su color natural y otras veces la policromaban. Esta práctica duró hasta el siglo XVIII, siglo que marcó el esplendor de los belenes. En la Plaza Mayor de Cuzco, el 24 de diciembre, se congregan vendedores y compradores para realizar el “Santiranticui”, la venta de santitos. Es una enorme feria donde comprar o vender Reyes Magos, la Virgen, San José, los pastores, animales…o adquirir nacimientos completos.

Belen Bolivia

Belen de Bolivia

En Ecuador, donde llaman a los belenes”changalos”, está la tradición de estatuillas de porcelana, vidrio y plata, vestidas con gran riqueza.

En Argentina, en la quebrada de Humahuaca, a finales del XVI ya había pesebres, nacimientos o belenes, hechos por los mismos indígenas, copiados de los españoles. Y está la tradición belenística de dos imágenes del Niño Jesús, uno en La Rioja (el niño Alcalde), y otro en Córdoba (el niño Milagroso), objeto de devoción. Existe también la Hermandad del Santo Pesebre, que fue presidida por el escritor e investigador y folclorista Rafael Jijena Sánchez, de Barcelona. El objetivo de la hermandad era velar por el buen gusto de las figuras. Anualmente organizaba en Buenos Aires concursos de pesebres (belenes) en casas familiares, instituciones y comercios.

En Bolivia, las figuras se realizan con materiales clásicos, con mayor frecuencia talladas en madera ligera o cartón duro, decoradas en extremo con flores y animales. En Venezuela elaboran pequeños belenes. Allí la Navidad es muy larga: inician los festejos religiosos en los primeros días de Noviembre y se extienden hasta después del Carnaval.

El nacimiento o pesebre, es la mejor y más llamativa representación plástica de la Navidad, la gran fiesta de la Cristiandad. Y con la Navidad, los villancicos: composiciones musicales de carácter religioso nacidas en el siglo XV que empezaron a cantarse en las iglesias junto a los belenes.

Pablo Torres

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015