Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Vicente Pradal: "Lucho para dar a conocer la poesía y la música españolas en Francia"

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Entrevista

Vicente Pradal: "Lucho para dar a conocer la poesía y la música españolas en Francia"

Cantaor de flamenco, guitarrista y compositor, entre otras cosas, Vicente Pradal es un embajador de la música y del arte español en Francia

vicente pradal

Nacido en Toulouse en 1957, este hijo de la emigración y el exilio pasea en el país vecino sus creaciones, basadas en la música flamenca y los poetas e intérpretes españoles. Su último espectáculo, Medianoche, que dirige desde 2015, recorre los escenarios franceses.

Su bisabuelo, Antonio Rodríguez Espinosa, fue maestro de escuela en Fuente Vaqueros y tuvo como alumno a Federico García Lorca. Cuando se marchó a Almería con sus cuatro hijos, entre ellos la abuela de Vicente Pradal, la familia del poeta "pidió que se lo llevara y Federico se vino con mi familia y estuvo un tiempo con ellos", explica el artista.
"Dicen los expertos que influyó en la carrera de Federico", señala orgulloso el artista, que añade que ambos coincidieron después en Madrid, donde continuó la relación. Vicente Pradal conoció a la hermana de Lorca, Isabel, que vino a visitar a su familia en Toulouse cuando el artista era un niño.

Si el bisabuelo de Vicente Pradal tuvo como alumno a Lorca, su abuelo fue un diputado republicano por Almería y su padre, Carlos Pradal, fue un conocido pintor. Con todo ese legado cultural y político, relacionado con España, el artista vivió en Toulouse una infancia que lo llevaría a comprometerse con el arte y la música españoles. Vicente Pradal ha sido alumno de Pepe Habichuela, Carmen Linares y Enrique Morente. Y ahora trata de llevar lo español a toda Francia.

Usted pasea sus composiciones y creaciones por Francia. ¿No le gustaría hacerlo en España?
Las veces que he ido a España han sido momentos inolvidables, de mucho éxito y nos gustaría mucho estar más con un público que nos entienda más.
La última vez que estuve actuando en España fue con el espectáculo "Llanto por Ignacio Sánchez Mejías", basado en la obra de Lorca. Lo presentamos en Madrid en el Teatro de la Villa, con familiares de Federico presentes, y tuvimos unas críticas buenísimas. Fue un momento muy importante ver un eco positivo en España.

¿Es difícil pasear la música de raíces españolas por Francia?
Francia ha recibido siempre bien a los mejores artistas flamencos españoles. Yo lo que quiero es compartir a estos poetas como Lorca, Machado, Miguel Hernández, con el público. La única cosa de la literatura que me interesa es la poesía, porque me inspira. Cuando leo a estos autores españoles siento una emoción y la quiero compartir con el público. Es la labor que llevo haciendo desde hace mucho tiempo, más de veinte años. Los romances y poemas en castellano se estudian en España y América Latina, pero aquí en Francia, aparte de los profesores de español, poca gente los conoce. Para mí, lo más importante es la necesidad artística, no ser militante de nada, me gusta estar con el público y hacer música. Estar en un escenario es toda mi vida.

vicente pradal

Han pasado muchos años del exilio tras la Guerra Civil y la emigración española a Francia de las décadas de los 50 y 60. ¿Se está perdiendo la herencia española en Francia?
Está desapareciendo esa raíz española, debido a la integración y porque nos estamos alejando del año 1939, cuando llegaron los españoles. Yo nací en Francia de una madre francesa y un padre andaluz. Es un milagro que mis hijos hablen español. Uno toca el piano flamenco y la otra canta flamenco, pero sé que somos una minoría, porque Francia se tragó a la emigración, la identidad y raíz españolas. Mi abuela, cuando se tuvo que marchar con sus hijos de España, porque la República perdió la guerra, se llevó pocas cosas desde Almería, entre ellas dos libros de historia del arte, que pesaban mucho. Esa pobre mujer, entre las pocas cosas que se lleva, está la cultura española. Nací en una familia donde la cultura española estaba presente de una manera cotidiana. No teníamos televisión ni teléfono pero sí cultura y muchos libros. Esa familia pasó tiempo recitando poesías y canciones. Mi padre se hizo pintor, mirando los libros con las pinturas de Goya y Picasso. Esto lo he transmitido yo a mis hijos, pero no todas las familias han tenido esa suerte. Y evidentemente todo mi trabajo, primero sobre los flamencos y después sobre los poetas, va en este camino, hacia la idea de no perder la raíz, la identidad y compartir lo que nos gusta.

¿Qué es el flamenco para Vicente Pradal?
Para mí, el flamenco es de donde vengo, lo primero que estudié. Yo lo enseño ahora en el conservatorio de Toulouse, desde hace ocho años, y cada vez me parece más complicado. Pero cuando lo has mamado, lo vives de una manera natural.

Ahora está recorriendo Francia con su creación, Medianoche. ¿Cuáles son los planes de futuro de Vicente Pradal?
Quiero seguir viajando con Medianoche dos o tres años, seguir haciendo recitales con mi hija Paloma y con mi hijo Rafael al piano, y abrirme un camino en la red de los teatros franceses para actuar lo más posible.

Usted ha trabajado con grandes nombres del flamenco. ¿Qué le ha dejado cada uno?
Enrique Morente ha sido todo para mí. Cada vez que hablo de él, me entran ganas de llorar, porque murió hace unos años y fue una pérdida terrible. Era, tanto como persona y artista, un tipo genial. Si pudiera volvería a trabajar con él, pero ya no es posible. Carmen Linares me enseñó mucho y Pepe Habichuela también. He trabajado mucho tiempo con ellos y los considero parte de mi familia. Los quiero mucho y sé que me quieren mucho. Hemos pasado momentos inolvidables.

¿Se ha reconocido el papel de la emigración española tanto en Francia como en España?
En Francia ha tenido más reconocimiento que en España, donde no se ha reconocido tanto la importancia del exiliado. Y eso ha sido un dolor importante para muchos de nosotros. Ha sido tan dolorosa esta cuestión de la guerra y del exilio, que se ha querido olvidar el asunto. Es el precio a pagar para pasar página. Por una parte lo entiendo, pero para nosotros es difícil. Uno de los objetivos de mi trabajo es luchar para dar a conocer el valor de la poesía y de la música española. En España soy un poco conocido, pero no mucho. Me gustaría que me abran los teatros para encontrar al público y comunicarme con él.

Texto y fotos: Pablo San Román

 

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015