Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Segorbe, la capital que no pudo ser

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Comer y viajar

Segorbe, la capital que no pudo ser

Encontramos Segorbe bajando de la meseta al mar, en la fértil vega del río Palancia. Es una ciudad recogida y señorial, que ha esquivado la decadencia y ahora luce su mejor cara

Panorama desde el Castillo

Panorama desde el Castillo

La Autovía Mudéjar permite al visitante llegar a Segorbe antes de verla. Esta ciudad de nueve mil habitantes, posee todo lo necesario para hacerse agradable al que llega buscando su casco histórico, que cuenta con no menos de cinco iglesias: la de San Joaquín y Santa Ana, la de San Martín, la de San Pedro, la de Santa María y la de los padres franciscanos; con un castillo que se mantuvo en uso desde la época musulmana hasta las guerras carlistas, y repartidos por todo el núcleo urbano torreones como el de El Verdugo, restos de las murallas, arcos y puertas como el de La Verónica, y su bien más preciado: la catedral gótica de La Asunción, erigida sobre una antigua mezquita, con un soberbio claustro y un interesante museo..

Plaza del Agua Limpia y Ayuntamiento

Plaza del Agua Limpia y Ayuntamiento

También el actual ayuntamiento, antiguo palacio de los duques de Medinaceli edificado en el siglo XVI, llama la atención por su sobriedad y porque parece querer escapar de la Plaza del Agua Limpia, que preside de medio lado. Este conjunto forma el sólido patrimonio inmobiliario de la antigua Segóbriga romana.

Parque de la Glorieta 1

Parque de la Glorieta

De reino en ducado y de aragonesa a levantina, Segorbe presume de títulos nobiliarios y eclesiásticos, de reyes y papas. En Segorbe estuvieron residiendo una temporada el rey Martín el Humano y su esposa María de Luna, natural de esta villa. En la Catedral predicó en diversas ocasiones San Vicente Ferrer, se celebraron Cortes del Reino y recibió la visita de los Reyes Católicos. Entre los personajes ilustres de esta villa destacan como es de esperar nobles, soldados y religiosos, si bien el más emblemático es el mencionado Martín I “El Humano”, llamado así por su perfil humanista, culto, inteligente, que se convirtió por matrimonio en Duque de Segorbe.

Acueducto y Museo de Arqueología

Acueducto y Museo de Arqueología

Por culpa de los descartes políticos e industriales, o bien gracias a ellos, Segorbe es hoy una ciudad que vive del sector comercial y de servicios, de la agricultura y de un turismo que disfruta de su trazado medieval, su buena mesa y fiestas singulares de toros y caballos, con un espectáculo a medio camino entre un encierro y un rodeo, declarada de interés turístico. Asimismo fue capital de la provincia durante un trienio hace doscientos años y la segunda ciudad española en ofrecer alumbrado eléctrico público.

Catedral de la Asuncion

Catedral de la Asuncion

Superados sus traumas de lo que pudo ser y no fue, Segorbe es actualmente una pequeña ciudad que conserva su pasado pero que mira esperanzada al futuro, acogedora y con buen clima, que ofrece al visitante un agradable paseo hasta la cercana Fuente de los 50 Caños y un sosegado descanso en el jardín botánico del Parque de La Glorieta.

Texto y fotos: Carlos Ortega 

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015