Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Susana Hornos y Zaida Rico: ¿Creemos en el teatro con compromiso para un espectador activo¿

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Entrevista

Susana Hornos y Zaida Rico: “Creemos en el teatro con compromiso para un espectador activo”

Actrices de dos orillas, Zaida Rico y Susana Hornos, codirectoras de "Granos de uva en el paladar" y de "Pinedas tejen lirios", hablan desde el entusiasmo sobre su obra y sus proyectos entre Argentina y España.

Recién acabado el recorrido sobre los escenarios porteños de Granos de uva en el paladar, basada en cuentos originales de Susana y que tienen la intención de montar en España a lo largo de 2013, ella y Zaida se encuentran en pleno proceso de preparación de Pinedas tejen lirios. En esta entrevista con Carta de España, que tuvo lugar, como no podía ser de otra forma, en un café de la teatrera calle Corrientes, se mezclan, como en sus proyectos comunes, las palabras de ambas en una sola voz.

PREGUNTA ¿Hay tantos actores y actrices españoles en Buenos Aires como para constituir una asociación [AEBA]?

RESPUESTA Por la asociación, durante el tiempo que estuvo en activo, pasaron más de 50 actores y actrices, 15 o 20 como plantel fijo (casi todos mujeres) y el resto de forma más esporádica, a estudiar, a probar. La asociación surgió en 2009, a raíz de la convocatoria de Ruth Palleja, a quien le había dado una de de esas crisis que nos pasan a menudo, de si me voy o me quedo. Sintió la necesidad de intentar hacer algo y puso un anuncio en busca de actores españoles residentes en Buenos Aires. A partir de ahí los demás respondimos y nos fuimos sumando a la batalla. Fue como un “manotazo de ahogado”… y resultó, más o menos.

P ¿Es difícil compaginar las tareas de gestión con el escenario?

R La AEBA fue una plataforma, una escuela de aprendizaje increíble, un proyecto genuino que nos exigía desempeñar labores de prensa, de producción, con objeto de sacar a flote algo en lo que te implicas de lleno. Es un trabajo apasionante pero es cierto que acaba siendo agotador y cuando llega el momento de participar en la parte, llamémosla así, artística, resultaba que no teníamos ya fuerzas para levantar la mano y nos veíamos obligadas a quedarnos de lado. Además todo lo hacíamos “a pulmón”, porque las subvenciones eran para los montajes, pero no para la tarea administrativa en la asociación, que no era remunerada.

Una escena de la obra (Guernika).

Una escena de la obra (Guernika).

P ¿Qué respaldo institucional ha recibido vuestra iniciativa?

R Más allá del esfuerzo personal que todas le hemos puesto hay que decir que el apoyo institucional ha sido decisivo, empezando por el anterior Embajador, Rafael Estrella, y siguiendo por el Agregado Cultural, Manuel Morán, y el director del CCBA, Ricardo Ramón, o del Casal de Cataluña, cuyo presidente nos dejó la sala de teatro para ensayar sin ninguna cortapisa, y de los representantes de las asociaciones españolas. Lo importante no ha sido tanto el respaldo económico, que algo ha habido por supuesto, como la confianza puesta en nuestro proyecto.

P ¿Cómo ha sido vuestra relación con otros españoles residentes en Buenos Aires?

Al principio de llegar prevalece el deseo de integración “en lo argentino” y todas tuvimos un sentimiento inicial de, digamos, rechazo al contacto con españoles, hasta el punto de que si una oía hablar con acento español se cruzaba de acera. Pero después llega un momento en que te sucede justo lo contrario, comienza a trabajar la nostalgia y empiezas a juntarte con otros españoles, porque te das cuentas de que compartes unos códigos, unos recuerdos comunes, un mismo sentido del humor,…

Entrega de los Premios Teatros del Mundo.

Entrega de los Premios Teatros del Mundo.

P ¿Cómo acoge el mundo teatral argentino a quienes venís de fuera?

R Antes de conocernos, todas comenzamos trabajando en el teatro independiente y al embarcarnos en la AEBA ya teníamos un bagaje de contactos con teatreros de acá, habíamos trabajado en cooperativas, sólo con argentinos, durante cuatro, seis u ocho años. Y en nuestros montajes, en el equipo técnico y artístico siempre hay argentinos. No hay rechazo ni mucho menos, pero existe una normativa que dificulta las subvenciones a obras en que exista simplemente una persona que no sea argentina, y esto condiciona nuestra presencia en algunos proyectos. Y sucede también que hay quien llega de cerril, criticando y comparando continuamente; si vienes acá vienes a experimentar, a convivir, no a comparar ni a criticar.

P ¿Es igual de intensa la presencia de autores y actores españoles en el mundo teatral de Argentina como la de argentinos en España?

Sin duda, al menos hasta ahora, ha sido mucho mayor la presencia de autores y actores y actrices argentinos en el teatro o en el cine español; en cambio, en la música, la presencia española en Argentina es mucho más habitual, tanto si hablamos de intérpretes como de musicales.

Saludo de las actrices sobre el escenario del Tatro Payró.

Saludo de las actrices sobre el escenario del Tatro Payró.

P ¿Qué os llama la atención de la manera de trabajar en Buenos Aires?

R Aquí hemos descubierto el trabajo en cooperativa, una visión teatral maravillosa, que no existe en España. El hecho de hacer una obra aunque no haya dinero, sólo por la necesidad de hacerla. Acá puedes ensayar por ejemplo por la noche, de diez a una de la mañana, cosa que allá no pasa “nunca jamás en la vida”. Por otro lado, acá el actor no es sólo actor de teatro o de cine o de televisión, es de todo, actor o actriz y basta. Antes de venir teníamos amigos argentinos en Madrid, que estaban metidos en veinticinco mil cosas, siempre a la carrera. Al llegar aquí te das cuenta de que no puedes tener un solo trabajo y acabas metida en un montón de cosas diferentes, como si existiera un chip que se pone en “modo porteño”. Si puedes vivir aquí, puedes vivir en cualquier parte del mundo.

P Granos de uva en el paladar tiene como telón de fondo la España desde 1931 a la actualidad y vuestro futuro trabajo remite en su título a la figura de Mariana Pineda. ¿Por qué esta temática tan española?

R Es que somos españolas, no lo podemos evitar. Lo que una ha mamao lo lleva dentro y hay cosas de las que no se puede escapar. Además durante años todas hemos estado involucradas en proyectos y vivencias porteñas, y llega un momento en que vuelves la vista a lo tuyo. No hay que olvidar que, aunque Granos aborda la Guerra Civil española, los horrores de la violencia son universales. Estábamos obsesionadas porque la obra se entendiera en Argentina y nunca hubo problemas en este sentido. En Pinedas tejen lirios partimos del personaje histórico de Mariana Pineda sólo como excusa o trampolín para hablar de la violencia de género.

Directoras y actrices celebran el éxito.

Directoras y actrices celebran el éxito.

P ¿Creéis que en España será posible repetir la excelente acogida de crítica y público que aquí ha tenido Granos?

R Creemos que ahora mismo es necesario hablar sin miedo y sin vergüenza de lo que sucede en España y Granos intenta explicar desde la historia reciente por qué estamos como estamos. Cualquier obra que proponga al espectador no limitarse a ser un contemplador pasivo sino un espectador activo es bien recibida, al menos por un determinado sector de la sociedad.

Sin duda la obra puede generar allí una controversia que aquí no ha generado, porque es nuestra historia y nos llega muy de cerca, pero ojalá sea así. Tenemos muchas ganas de llevar la obra, el proyecto, y ver qué pasa en la platea. Nos vamos a sorprender.

Zaida y Susana con el entrevistador en un cafe de la calle Corrientes (Foto: Silvina Di Caudo).

Zaida y Susana con el entrevistador en un cafe de la calle Corrientes (Foto: Silvina Di Caudo).

P ¿Qué echáis de menos de España?

R Las fiestas de los pueblos en verano al aire libre, el pescado, la familia, las cañas y las tapitas, los amigos… sobre todo los amigos. Lo que pasa es que una se desacostumbra al modo de vida, a la cotidianeidad de allá. Somos ya medio porteñas, aquí tenemos parejas, familia, amigos, compañeros, hasta nuestro hablar está contaminado. Pero a veces vas por la calle y ves a una madre que abraza a su hija y te gustaría que en ese momento existiera la teletransportación y poder recibir en ese instante un abrazo de tu madre.

J. Rodher

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015