Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.El balón que vino de México

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Memoria gráfica

El balón que vino de México

Ésta es la historia de un sueño y de dos naufragios. Un grupo de muchachos, náufragos de la miseria en la isla que era la España de la posguerra, arrojan dentro de una botella su sueño, poder jugar al fútbol con un balón de reglamento, al mar de la esperanza. Al otro lado del océano, un emigrante español en México, náufrago del exilio tras la Guerra Civil, lee el mensaje y hace realidad el sueño.

A veces las mejores historias son las que tenemos enfrente de los ojos. Es lo que debió de pensar Jerónimo García Castela cuando volvió la mirada al pasado de su pueblo, Malpartida de Cáceres, y se topó con la historia de un puñado de chavales aficionados al fútbol y de un balón que vino de México. El resultado de su investigación se recoge en un documental que ha obtenido el primer premio en el I Certamen Audiovisual sobre Migraciones y Exilios convocado por el Centro de Estudios de Migraciones y Exilios de la UNED.

Cansado de dar patadas por campos de tierra y piedras a un balón mil veces remendado, José Mateos Cambero, llamado “Risitas” por la permanente sonrisa que asomaba en su cara, tuvo la brillante idea de escribir, en nombre de todos los compañeros del equipo, al diario Marca para pedir como regalo de Reyes a “un club, más o menos poderoso, al que le sobre un balón, o a “una persona altruista, aficionada al fútbol” un balón de reglamento “aunque sea usado”.

Doc El balon que vino de mexico 01 Alfredo Benito(1)

La carta del muchacho de Malpartida se publicó en la sección “Buzón de Marca” del diario el miércoles 28 de diciembre de 1960, pero no fue una inocentada. Y el 24 de febrero de 1961, cuando los futbolistas ya daban su esperanza por perdida, el mensaje de socorro de los náufragos cacereños tuvo respuesta en forma de una carta llegada desde el otro lado del océano anunciando el envío de un balón desde México.

Los aficionados radioescuchas de “Tirando a gol” respondieron al llamado del náufrago del exilio, Rogelio Rodríguez de Bretaña, emigrante de origen gallego, que dirigía un programa de radio en el que se hacía eco cada domingo de los avatares y resultados de la liga española. Gracias a una aportación de un peso por donante había sido posible comprar y enviar desde México a la redacción de Marca en Madrid el ansiado balón.

Doc El balon que vino de mexico 02(1)

Como toda buena historia, ésta también tiene un rasgo genial de humor: el balón que vino de México nunca botó por los campos de fútbol extremeños ni recibió las patadas de los once muchachos que lo pidieron. Por decisión del alcalde, se conservó por muchos años en una vitrina del Ayuntamiento de Malpartida, hasta que se perdió en alguna mudanza o simplemente olvidado del tiempo.

Y hay también, como en las grandes historias, una pequeña venganza: a pesar de los insistentes requerimientos de la alcaldía a los jugadores frustrados, la única aguja capaz de inflarlo nunca apareció. Ninguno de los muchachos que intervienen en el documental de García Castela, hoy adultos y en su mayoría protagonistas después del éxodo migratorio de los años sesenta del siglo pasado, confiesan ante la cámara quién se quedó con la irremplazable boquilla.

J. Rodher

Fotos: Alfredo Benito

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015