Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.A corazón abierto: una experiencia artística personal e intransferible

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Cultura y sociedad

A corazón abierto: una experiencia artística personal e intransferible

Maestra y licenciada en filología inglesa, Paz Díe Dean, nacida en Madrid vive en Cubas de la Sagra donde instaló su taller, en 1995, tras concluir sus estudios en la Escuela de Cerámica Francisco Alcántara.

Desde esta fecha, Paz ha participado en varios proyectos y exposiciones y liderado diferentes iniciativas que van desde cursos de autoestima, que utilizan el arte como terapia contra la violencia de género; talleres de sensibilización para niños y adolescentes, hasta encuentros de artistas internacionales.

Díe Dean ha presentado su obra al público en exposiciones individuales en Italia, Rusia, Grecia y España, y también en muestras colectivas en Israel, Montenegro, Paris o Portugal. Pero, el reto más exigente al que se ha enfrentado, hasta ahora esta artista madrileña es, sin lugar a dudas, la exposición de esculturas que ha bautizado con el título “A corazón abierto”: una muestra que, como dice la propia artista “trata de una mujer educada en una sociedad tradicional donde se le valora únicamente en su papel de madre y esposa. Una mujer entregada a todos menos a sí misma. Una mujer que al cabo de los años se mira en el espejo y no logra verse, su imagen se ha difuminado en esa entrega a los demás”.

Desesperación

Desesperación

“A corazón abierto” reproduce la desesperación, la impotencia de esa mujer que, atada de píes y manos, ha asumido su papel de sufridora y que cuando lucha por superar estas situaciones tiene que adoptar roles masculinos, so pena de acabar disfrazada de Caperucita al que el lobo feroz exige ingenuidad y obediencia hasta convertirla en mujer objeto, representada en :

  • Mujer Jarra, para servir en la mesa
  • Mujer Escalera, que sirve para que el marido suba profesionalmente sacrificando su propia profesión.
  • Mujer abrigo, que te cobija aunque le tiemble el corazón.
  • Tragatodo, sin reproches.
  • Mujer Tetera, que sirve el té, atiende muy bien a las visitas.
  • Mujer Lámpara que sirve para dar a luz hasta que se funde, y no sirve para nada cuando está apagada.
  • Mujer Bastón, en la que apoyarse
  • Mujer Trapo, de usar y tirar
  • Mujer Diana, sobre la que se pueden lanzar todo tipo de improperios
  • Mujer sofá, para aplastarla lo que haga falta.
  • Mil manos, que debe hacer muchas cosas a la vez
  • Crucificada, por la escoba y la fregona.

Mujer Trapo

Mujer Trapo

Qué más te puedo dar

Qué más te puedo dar

Infravalorada, esa mujer acaba por no creer en sí misma y se va acobardando. El lobo se crece, cada vez tiene más poder: el miedo le invade y la lleva a vivir aterrorizada ante la ira del lobo, que puede enfadarse por lo más imprevisible.

Veo mi vacío

Veo mi vacío

Lo reconozco

Lo reconozco

Pero llega un momento en que, de tanto ahogarse, esa mujer toca fondo y entonces mira hacia arriba y pide al universo que le saque de esa situación. Se da cuenta de su vacío, de ese vacío dentro de sí misma. Lo reconoce y Lo acepta pero es con ese tímido abrazo a sí misma cuando es posible empezar la recuperación: ella tiene la llave para salir de su cárcel.

P.Z.

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015