Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Tal como éramos: Nicolás Muller

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Memoria gráfica

Tal como éramos: Nicolás Muller

El húngaro Nicolás Muller se instaló en España en 1947. Fue testigo y retrató la vida en los pueblos y a los personajes de la época. En la Sala Canal, de Madrid (España), se pueden ver sus obras maestras.

El nazismo se extendía por toda Europa como una peste. Cientos de miles de personas de distintos países tuvieron que huir para salvar la vida. En 1938, el húngaro Nicolás Muller abandonó su país, para escapar de la persecución nazi contra los judíos. En su exilio pasó por países como Francia, donde colaboró en revistas como “Paris Match” o “France Magazine”; conoce a grandes fotógrafos como Robert Capa y Cartier-Bresson; pasa después a Portugal, donde es encarcelado y puesto en libertad a condición de que no volviera; y luego se instala en Tanger (Marruecos) donde advierte la importancia de la luz en la toma de fotografías y conoce a Fernando Vela, secretario de Ortega y Gasset. En 1947, responsables de la “Revista de Occidente” le invitaron a realizar una exposición en Madrid. Viajó a España, donde encontró tranquilidad a su vida de judío errante… y decidió quedarse.

MULLER 05

Muller abrió un estudio fotográfico en Madrid, retratando a los Intelectuales de su época: Ortega y Gasset, Azorín, Pío Baroja, Pancho Cossío, Vicente Aleixandre, Ramón Menéndez Pidal, Pérez de Ayala, Aranguren… llegándose a convertir en un autor fundamental para la Historia de la Fotografía española. Lejos del estudio, las fotografías de Muller son directas, expresivas y sociales. Buscaba lo auténtico, sin poses: retratar a las clases sociales más desfavorecidas, valorando la fuerza de lo cotidiano. Sus fotografías son imágenes de gentes en su medio, rural o urbano. Hay tradición y costumbre, hay paisajismo. El conjunto de su obra es un testimonio excepcional de una España sometida a una dictadura gris, triste y brutal.

MULLER 14

La exposición “Nicolás Muller. Obras Maestras”, organizada por la Comunidad de Madrid, presentada en la Sala Canal de Isabel II, se complementa con un catálogo de 300 páginas y 170 fotografías, con textos del propio fotógrafo. Uno de sus párrafos es contundente: “El fotógrafo tiene una ventaja sobre los demás artistas: la credibilidad de su obra. El pintor al fin y al cabo pinta lo que quiere, el fotógrafo está solamente reproduciendo la realidad. Hoy esta credibilidad está menguando. Lo que llamamos “fotografía creativa”, que es la manipulación de una foto dentro o fuera del laboratorio, ha creado una imagen que poco tiene que ver con la realidad y tampoco necesita ser creíble. Esto, naturalmente, es perfectamente lícito. Lo que pasa es que el fotógrafo, que previamente podía ser considerado como cronista de su tiempo, ha ido por otro camino acercándose a la creación de una imagen soñada”.

MULLER 18

El Archivo de Nicolás Muller, conformado por más de catorce mil negativos, custodiado por su hija Ana Muller, ha servido para presentar la exposición del autor que, con sus obras, pasó a formar parte de la intelectualidad de aquellos años oscuros. Y no dejó de trabajar hasta que en 1981 se trasladó a vivir a Andrín (Asturias), para estar en medio de la naturaleza. Falleció en Asturias a los 86 años, en el 2000, año que cerraba el siglo XX, el siglo de los totalitarismos.

Pablo Torres
Fotos: cedidas por la Comunidad de Madrid

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015