Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Paco Roca: "He podido contar una parte poco conocida de la historia de España"

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Cultura y sociedad

Paco Roca: "He podido contar una parte poco conocida de la historia de España"

El historietista español Francisco Martínez Roca, conocido como Paco Roca, un valenciano de 45 años, acaba de publicar en Francia su novela gráfica "La Nueve", en la que cuenta la historia de una compañía de 150 republicanos españoles, dentro del ejército de la resistencia del país vecino, que tuvo un papel fundamental en la liberación de París.

El proyecto comenzó en 2008 cuando Paco Roca coincidió en París con dos de los republicanos españoles que lucharon en la Nueve, Luis Royo y Manuel Fernández. La obra fue publicada antes en España con el título "Los surcos del azar".

La Nueve era una compañía de españoles que formaba parte de la II División Blindada de la Francia Libre del General Leclerc. Se trataba de republicanos que habían combatido tres años en la Guerra Civil y que buscaron refugio en Argelia, donde trabajaron casi como esclavos, en la construcción del transahariano.

Después volvieron a alistarse en el ejército francés para combatir a los alemanes en el norte de África y de allí pasaron a Inglaterra, participaron en el desembarco de Normandía, liberaron París, prosiguiendo después su campaña en Alsacia.

A las 21h22 horas de la noche del 24 de agosto de 1944, La Nueve irrumpió en el centro de París por la Porte d"Italie. Al entrar en la plaza del Ayuntamiento, el semioruga español "Ebro" efectuó los primeros disparos contra un nutrido conjunto de fusileros y ametralladoras alemanas.

Cuando los civiles salieron a la calle para aplaudir a las tropas, constataron con sorpresa que los primeros soldados liberadores eran todos españoles.

Paco Roca comenzó en el mundo del cómic con historietas eróticas para la revista "Kiss Comix", colaborando después en "El Víbora". En 2003 se introdujo en el mercado francés con obras como "Las aventuras de Alexandre Icaro" o "El faro".

En 2007, tuvo un gran éxito con "Arrugas" (Premio Nacional del Cómic). Este trabajo acabó siendo llevado al cine en una película de animación con la que también ganó el Goya al Mejor Guión Adaptado.

También abordó la vida en los campos de refugiados españoles en Francia tras la Guerra Civil en "El ángel de la retirada", con el guionista francés Serguei Dounovetz.

El autor valenciano trabaja en la actualidad cada semana con sus dibujos en el suplemento dominical del diario español El País.

¿Cómo surgió la idea de hacer una novela gráfica sobre la compañía La Nueve y el papel de los republicanos españoles en la liberación de París?

Como muchos españoles, había visto alguna foto del desfile de la liberación de París en la que aparecían blindados con nombres de ciudades y de batallas españolas. Creo que, como la mayoría, yo no tenía ni idea de cómo habían llegado hasta allí. Indagando llegué a esta historia. Me parecía que era algo increíble que estos españoles estuvieran en la liberación de París. Pronto me di cuenta que me permitía contar una parte de la historia de España que es muy poco contada, que es la del exilio. El exilio en el sur de Francia es más conocido, pero hay otra parte de ese exilio, que es el exilio africano, del que sabemos muy poco. Es parte de nuestra historia y a partir de La Nueve podía contar una buena parte de lo que fue el exilio español. Han coincidido dos cosas: por una parte Francia ha tapado las cosas, como los campos del sur de Francia y otra cosas, porque no es parte de su historia, y por otra parte que durante el período franquista no se hablaba de esos temas. Después con la democracia hemos llegado a escuchar a poca gente pero que grita mucho que dice que ya está bien de hablar de la guerra civil, que todo esto hay que olvidarlo, por lo que hay muy pocas historias y poca documentación sobre todo esto. Tenía curiosidad, quería saber, por eso no entiendo a la gente, que creo que es una minoría, que no quiere que se hable de estos temas. Si quieres estar en la ignorancia sobre ello, es tu problema, pero por lo menos respeta a la gente que quiere conocer el pasado.

¿Fue muy difícil documentarse sobre la lucha de estos republicanos españoles en la liberación de Francia?

Hay partes que son muy poco conocidas del exilio. El exilio en Francia empieza a estar bien documentado, pero cuando llegas al Norte de África hay muchísimas lagunas. Y a veces tienes que recurrir a documentación francesa para saber algo de ellos. No encontré nada en español e incluso en Francia pasan por encima de estos temas porque tampoco es un tema importante para ellos. Había muchísimas lagunas y me ha venido bien contar con algunos historiadores que me han echado una mano en ciertas partes en que no sabía muy bien qué ocurría, en particular un historiador norteamericano, Robert Coale, que da clases en la universidad en París y que lleva muchos años trabajando en el tema de La Nueve. Sin él habría sido imposible porque ha compartido mucha documentación y mucha información que ha ido construyendo y rastreando en mil archivos. Pero parece triste que sea tan difícil encontrar documentación sobre un período como éste de la historia de España.

Paco Roca es muy conocido en Francia y se encuentra en la élite de los dibujantes de cómic, ¿cómo se forjó este éxito?

Es muy normal dentro de los dibujantes el exilio porque Francia es el mercado más importante en nuestro trabajo en toda Europa. Los dibujantes que quieren vivir del cómic, se van al mercado norteamericano, con los superhéroes, o se van a Francia. Mi caso es uno más, pero es verdad que con el tiempo ha cambiado eso, ahora ya no trabajo solo para el mercado francés, ahora trabajo para el mercado español y luego mi editorial española cede los derechos a una editorial francesa. He conseguido darle la vuelta a eso. En mi caso estoy muy contento de haber conseguido crear un cómic español, que no sea el cómic español que viene de fuera.

¿Cómo nació la vocación de dibujante en Paco Roca?

Son esas cosas de que el dibujo te gusta y se convierte con el tiempo en tu forma de expresión. Leía muchos ““comic””s, me gustaba dibujar, pero sobre todo me gustaba contar historias y lo hacía por medio del dibujo, aunque por mucho tiempo me dediqué a la publicidad y al tema de la ilustración, a lo que ya me dedico muy poco. Prácticamente vivo ya de los ““comic””s y de todo lo que generan los ““comic””s, como mi trabajo para El País Semanal.

¿Cuáles son los proyectos cercanos de Paco Roca?

Estamos trabajando en mi adaptación al cine de otro de mis ““comic””s, "Memorias de un hombre en pijama", la serie que aparece en El País, pero que antes apareció en otro diario, que se llama Las Provincias. Y también con mi siguiente cómic.

¿Cuál es el nivel del cómic español?

En general es muy bueno. Hay una buena cantidad de españoles que están trabajando para el mercado francés, gente muy buena. Y también para el mercado norteamericano. Profesionalmente somos una gran potencia. Tal vez lo que nos falta es tener el mercado español, nos falta una industria propia y vender bien en nuestro país. El cómic español ha cambiado mucho. Tuvo una edad de oro con el cómic infantil y juvenil, en los sesenta y setenta, con personajes como El Capitán Trueno, de Bruguera, que era un cómic que conectaba con el público español. En los ochenta hubo otro repunte con autores españoles y un tipo de cómic que se vendía en quioscos. Ahora hemos vuelto a repuntar un poco desde las librerías, pero con un producto un poco diferente, que podríamos llamarlo novela gráfica. No es lo mismo que se vendía en los ochenta ni tampoco en aquella edad de oro anterior, pero poco a poco vamos progresando. En esos ochenta en que se vendía mucho, no había lectoras, por ejemplo. Ahora eso se ha normalizado y hay un gran público femenino, y ahora hay gente que empieza a leer cómic. Creo que es un momento interesante.

¿Qué tipo de cómic ha influido en Paco Roca?

El cómic franco-belga y el cómic Bruguera, como a varias generaciones. Los cómic Bruguera fueron los que me hicieron querer dedicarme a ello, pero luego apareció el cómic franco-belga y otra forma de contar las cosas, por los decorados, que quizá en los ““comic””s españoles no se veía demasiado, y por el tema de la aventura, que tampoco se daba casi en el cómic español, que era un humor de gags uno tras otro. Descubrir a Tintín fue uno de los puntos de inflexión, con esa forma de trabajar documentada y de tomarse muy en serio el trabajo y dedicarle tiempo. De diferente manera, Bruguera y el ““comic”” franco-belga han influido en mi trabajo.

Pablo San Román
Fotos: Raquel Silvestre

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015