Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Filemón y Mortadelo, tanto monta, monta tanto

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Cultura y sociedad

Filemón y Mortadelo, tanto monta, monta tanto

Si en sus comienzos, en blanco y negro, alguien le hubiera dicho a Mortadelo y Filemón que algún día llegarían a ser estrellas del cine, seguro que hubieran respondido, a dúo, que el tipo estaba mochales.

Pero Javier Fesser no está para bromas, y su film sobre la célebre pareja de desternillantes detectives de la TIA, concebida por la pluma del genial Francisco Ibáñez, ha sido una de las grandes apuestas del cine español en un año especialmente feliz.

Muchos años y muchas generaciones han caído ya desde que Francisco Ibáñez (Barcelona, 1936) empezara a inventar personajes de tebeos (entonces nadie conocía la palabra anglosajona cómic) que, al cabo del tiempo, acabarían formando parte de nuestro acervo cultural y sentimental.

Cartel de la exposición

Cartel de la exposición

Hablamos, como no podía ser de otra manera, de tipos tan sospechosamente inofensivos como los de la Familia Trapisonda; personajes inquietantes como el Botones Sacarino; vecinos impresentables como los que habitan en el número 13 de la Rue del Percebe o fontaneros que uno no desearía tener como enemigos rematadamente peligrosos como Pepe Gotera y su entrañable ayudante Otilio.

Todos andan vivitos y coleando en la exposición que estos días se puede ver, contemplar y degustar como si de un suculento plato de delicatessen se tratara en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, bajo el titulo “Francisco Ibáñez, el mago del humor”.

Aspecto de la exposición en el Círculo de Bellas Artes

Aspecto de la exposición en el Círculo de Bellas Artes

Aunque la pareja formada por Mortadelo y su casi sempiternamente cabreado jefe, Filemón Pi, son la cabeza de cartel, la muestra se abre con el primer chiste que dibujó Ibáñez en la revista Chicos, en 1957, antes de que abandonara, para enorme disgusto de su familia, su empleo en el Banco Español de Crédito y fichase por la editorial Bruguera.

Acompañando a un mural con las portadas de Ibáñez, se pueden ver artículos de merchandising, juguetes de la década de los 60 y algunos originales de las series más populares del dibujante y guionista de 78 años de edad.

Francisco Ibáñez firmando autógrafos en una convención de cómics

Francisco Ibáñez firmando autógrafos en una convención de cómics

Precisamente entre esos originales destaca el de la familia “Trapisonda, un grupito que es la monda”, que tuvo que amoldarse a los tiempos católicos y franquistas que corrían, para no molestar a los ultradefensores de la institución familiar, adscritos a la ideología del Movimiento. Tantas correcciones y virguerías tuvo que realizar el genial dibujante para dotar de respetabilidad y honorabilidad a la famosa familia, que al final, algunas viñetas llegaron a plasmar situaciones verdaderamente delirantes y equívocas.

Y, es curiosamente, tras la aparición de la familia “Trapisonda” cuando Ibáñez alcanza su máxima actividad inventando y plasmando, uno tras otro, a los vecinos de 13, Rue del Percebe (1961), El botones Sacarino (1963), Rompetechos (1964) y Pepe Gotera y Otilio (1966).

La muestra tampoco se olvida de los personajes que dibujó Francisco Ibáñez con fines publicitarios, como don Pedrito que se utilizó como símbolo de la marca Fundador; Quinito, reclamo comercial de la más que popular Quina Santa Catalina o Pepsiman, un superhéroe capaz de resolver cualquier problema ingiriendo el famoso refresco.

Junto a estos iconos comerciales y publicitarios, también figuran en la exposición personajes que apenas han dejado huella, como fueron Doña Pura y Doña Pera, dos vecinas que solo intervinieron en cuatro historietas, al lado de Valor y al Toro, la segunda aventura de Mortadelo y Filemón.

“Francisco Ibáñez, el mago del humor” no solo ofrece una oportunidad única para recorrer y revivir personajes inolvidables como Rompetechos, sino, también un espacio que permite a fans y espectadores, tanto adultos como jóvenes, profesionales como legos, observar el recorrido técnico del guionista, creador y dibujante de tebeos, así como su relación con las editoriales y el contexto en el que desarrolló su trabajo, desde los años 60 hasta nuestros días.

Fotograma de "Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo"

Fotograma de "Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo"

En total, la muestra reúne más de cien revistas de un genio universal que llegó a dibujar, en su época de mayor esplendor creativa, más de 20 páginas en una semana.

Solo de Mortadelo y Filemón, los héroes indiscutibles de la muestra y quienes hicieron posible que el nombre de su creador fuera colocado en el altar de los grandes dibujantes del mundo, Francisco Ibáñez, llegó a editar más de 12.000 páginas. El resto de las 60.000 que elaboró en su trepidante vida, se distribuyen equitativamente, como una herencia de hermanos bien avenidos, entre los vecinos intratables de la calle 13 Rue del Percebe, el permanente despistado botones Sacarino, el cegato Rompetechos y los” barrabases” de Pepe Gotera y su inefable ayudante Otilio.

Paco Zamora

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015