Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.La Graciosa, paraíso atlántico

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Comer y viajar

La Graciosa, paraíso atlántico

Resulta que las siete islas Canarias eran ocho y siempre sufre el olvido la más pequeña: La Graciosa

Caleta de Sebo

Caleta de Sebo

La Graciosa se sitúa al norte de la isla de Lanzarote, forma -con los islotes deshabitados de Montaña Blanca, Roque Este, Roque Oeste y Alegranza- el Archipiélago Chinijo (en el habla canaria: pequeño). La esencia de La Graciosa, como de todas las Canarias es magmática, volcánica. Tiene apenas 29 km2 y un solo núcleo habitado, Caleta de Sebo, que cuenta con unos 700 habitantes, muchos de ellos flotantes porque es territorio de solaz y ocio para algunos canarios, españoles y europeos.

En 1402 llega a La Graciosa el explorador normando Juan de Bethencourt, bajo el vasallaje de Enrique III de Castilla. La isla es nombrada como una de las «Islas de Canaria» bajo soberanía del reino de Castilla y León. La conquista de todas las Canarias se extendió hasta 1496, cuando los Reyes Católicos tomaron cartas en el asunto.

Vista de Caleta de Sebo y La Graciosa desde el Mirador del Río

Vista de Caleta de Sebo y La Graciosa desde el Mirador del Río

Las carreteras son de tierra, no tuvieron electricidad hasta 1985 y agua corriente hasta 1990. La Graciosa se empezó a poblar a mediados del siglo XIX con la instalación de una saladora de pescado que duró poco tiempo. La isla está separada de los riscos de Famara en Lanzarote por un brazo del Atlántico de un 1 km de anchura al que se denomina el rio. Los gracioseros iban en barco hasta un manantial que brotaba de los riscos para abastecerse de agua dulce.

Barquito en seco para reparaciones

Barquito en seco para reparaciones

La forma de llegar a La Graciosa es a través del puerto de Órzola, en el norte de Lanzarote. Desde allí un ferry deposita a los visitantes en Caleta de Sebo en unos 20-30 minutos, dependiendo del estado del mar. La isla es un paraíso para el senderismo y el cicloturismo, siempre respetando las limitaciones que impone su calidad de espacio natural protegido por el Estado y por el gobierno de Canarias. Existen varios lugares donde alquilar bicicletas, así como taxis todoterreno para recorrer la isla.

Iglesia parroquial de Caleta de Sebo

Iglesia parroquial de Caleta de Sebo

Diversas rutas surgen desde Caleta de Sebo hacia el norte de la isla, donde se pueden visitar la playa de las Conchas (a 5 km) o hacia el sur; hacia la Montaña Amarilla y la playa de la Cocina (a 3,5 km). Es interesante también la orografía de la isla formada por los conos de antiguos volcanes como la citada Montaña Amarilla, la Montaña Bermeja o las Agujas. Se puede observar una fauna específica en la isla, sobre todo en varias especies de aves: gaviotas, petreles, pardelas, así como halcones y águilas pescadoras.

La economía de la isla –que pertenece al municipio de Teguise, antigua capital lanzaroteña- se divide entre el turismo y la pesca.

Texto y fotos: Carlos Piera 

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015