Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Hijos de emigrantes españoles en selecciones mundialistas

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Deportes

Hijos de emigrantes españoles en selecciones mundialistas

La emigración española a Europa en las décadas de los 50, 60 y 70 dejará su huella en el Mundial de Brasil-2014, ya que varios hijos de aquellos trabajadores que se marcharon hace años tienen muchas posibilidades de formar parte de las selecciones de Alemania, Francia, Holanda, Bélgica, Suiza o Inglaterra, clasificadas para el evento.

El último representante de la emigración española en meter la cabeza en una selección importante ha sido Jay Rodríguez, con sangre gallega y delantero del Southampton, que fue convocado por Inglaterra por primera vez el pasado mes de noviembre en los duelos con Chile y Alemania.

Jay Rodríguez se une de esta forma a otros hijos de emigrantes que forman parte de equipos que estarán en el Mundial de Brasil-2014, como Mario Gómez con Alemania, Kevin Mirallas con Bélgica, Mathieu Valbuena con Francia, Philippe Senderos o Ricardo Rodríguez con Suiza y Rafael Van der Vaart con Holanda. El padre de Jay, Enrique "Kiko" Rodríguez nació en Inglaterra, después de que sus padres dejaran La Coruña en busca de una vida mejor. "Antes de que yo naciera mis padres vinieron a Inglaterra porque no había trabajo en su casa, mientras mi hermano y hermana se quedaron en España con mi abuela.

Jay Rodríguez, jugador del Southampton

Jay Rodríguez, jugador del Southampton

Ricardo Rodríguez, juega en Suiza

Ricardo Rodríguez, juega en Suiza

Hicieron algunos amigos en York y luego se fueron a trabajar para una familia rica. Mientras estaban allí se hicieron amigos de algunas personas de Burnley y luego se trasladaron allí para trabajar en un bar y por eso yo nací aquí. Volvimos a España por un tiempo, hasta que tuve cuatro o cinco años y luego retornamos a Inglaterra. A los 16 años regresé a España para probar con varios clubes. Estuve dos años, pero no funcionó, así que volví a Inglaterra. Jugué para el Burnley United", afirma Kiko Rodríguez. El padre de Jay Rodríguez llegó incluso a probar en el equipo de su tierra, el Deportivo La Coruña, pero no fue fichado. Pero su hijo de 24 años, Jay, ha logrado hacerse un hueco en el fútbol profesional, y el seleccionador de Inglaterra, Roy Hodgson, tras ver sus actuaciones en el Southampton, cuenta con él. "Toda la familia estamos muy orgullosos de Jay. Tener este reconocimiento es tremendo, es como un sueño para todos", afirma su padre Kiko, que se casó un con una inglesa, Carol.

En la selección suiza se encuentran dos hijos de españoles, Ricardo Rodríguez, nacido hace 21 años en Zúrich, lateral del Wolfsburgo alemán, hijo de un gallego y una chilena, y el central Philippe Senderos, de 29, originario de Ginebra, cuyo padre es de la provincia de Guadalajara y su madre serbia. Juega en el Fulham inglés, tras haber pasado por el Arsenal y el Milan. Ricardo Rodríguez ya fue campeón del mundo de la categoría Sub-17 con Suiza en Nigeria en 2009 y por él se han interesado equipos importantes como el Chelsea inglés, el Bayern Múnich alemán y el Real Madrid.

Por su parte, Senderos tiene sus raíces paternas en Santiuste, un pequeño pueblecito de la provincia de Guadalajara situado a 133 kilómetros de Madrid. El padre, Julián Senderos, cuando tenía 17 años, decidió emigrar para buscar un mejor porvenir. Primero se marchó a Madrid para trabajar en el sector de hostelería. Después se fue a Londres y acabó en Ginebra. En la ciudad helvética se casó con la serbia Zorica Novkovic y allí nacieron sus dos hijos: Philippe y Julien.

Senderos juega en la selección de Suiza contra la Roja.

Senderos juega en la selección de Suiza contra la Roja.

Philippe Senderos donó su primera camiseta del Arsenal con su número y nombre al Ayuntamiento de Santiuste, que visitaba cada verano con sus padres. El jugador del Fulham era un habitual de las concentraciones del Real Madrid en Suiza. Cuando todavía era un prometedor defensa de la cantera del Servette acudía a los entrenamientos del conjunto madrileño en tierras helvéticas a la caza de autógrafos. "Nunca me planteé jugar con España. Tengo sangre española en mis venas. Poseo incluso el pasaporte español, pero yo soy suizo. Es mi país, mis raíces y mis padres me lo han enseñado siempre. Siempre he tenido claro que quería defender los colores de Suiza", afirmó una vez Senderos.

El lateral izquierdo Ricardo Rodríguez, otra de las piezas claves en Suiza, dio sus primeros pasos profesionales en el FC Zúrich y ahora se pelean por él los mejores equipos europeos. "Nací en Suiza y después de varios años, me dieron la nacionalidad. No fue tan fácil ya que ninguno de mis dos padres es suizo. Mi papá es de Pontevedra y mi madre chilena", comentó "Ricky Rodríguez" hace un tiempo. A su padre, José Manuel, hincha del Barcelona, seguramente le gustaría ver a su hijo con la camiseta azulgrana.

Por su parte, Rafael Van der Vaart, centrocampista holandés de 31 años, del Hamburgo alemán, que estuvo en el Real Madrid y el Tottenham, tiene sangre andaluza en sus venas, ya que su madre, Lolita, es de Chiclana, en la provincia de Cádiz. Curiosamente, Van der Vaart pudo cambiar la historia del fútbol del país de su madre, ya que en el gol de Andrés Iniesta, que dio el título en la final del Mundial de Sudáfrica-2010 a España contra Holanda, se lanzó a interceptar el disparo del barcelonista, sin llegar a hacerlo, acabando el balón en la red.

Rafael Van der Vaart juega en la selección de Holanda...

... y Mario Gómez en la alemana

Van der Vaart se llama Rafael en homenaje a su abuelo chiclanero, Rafael García. Lolita García, la madre de Rafael Van der Vaart, había llegado a Holanda en 1964, cuando era un bebé, en brazos de sus padres Dolores y Rafael. El cabeza de familia, se puso a trabajar en una fundición holandesa. Aún no había nacido Rafa Van der Vaart cuando el abuelo se jubiló y regresó a Chiclana con sus mujer y sus dos hijos varones, Manuel y Cosme, pero su hija Lolita se quedó en Holanda.

Alemania, por su parte, cuenta en sus filas con Mario Gómez, hijo de un granadino, del pueblo de Albuñán. Los abuelos paternos de Mario, Pepe Gómez y Torcuata García, emigraron en los años 60 al pueblo de Riedlingen, en el suroeste alemán, junto a su hijo José, padre de Mario, que entonces tenía 14 años, y comenzaron a trabajar en un vivero. Allí se establecieron, formaron una familia, y no fue hasta su jubilación cuando decidieron volver a Granada, dejando en Alemania al padre de Mario Gómez, que se había casado con la alemana Cristel Roth.

"España nunca me llamó, siempre he jugado para Alemania. Me siento medio español, medio alemán, pero en el fútbol voy con Alemania", afirmó una vez el delantero, de 28 años, que dejó el Bayern Munich la última temporada para pasar al Fiorentina italiano.

Existe otro jugador de origen español, que ha jugado en la selección alemana, pero que tiene pocas posibilidades de estar en el Mundial de Brasil-2014, al no haber formado parte de las últimas convocatorias, Gonzalo Castro, del Bayer Leverkusen, de 26 años, nacido en Wuppertal e hijo de padre gaditano y madre granadina.

Castro, polivalente al jugar como lateral o centrocampista, estuvo dudando antes de jugar con Alemania, pero al final optó por esta decisión, siendo cinco veces internacional con la selección germana, todas en 2007. "He nacido en Alemania, aquí me he hecho como persona, como jugador, y sobre todo, ellos me han dado la oportunidad de jugar al fútbol. Ellos fueron los que más lucharon por mí y demostraron que realmente les interesaba que jugara con Alemania", dijo una vez.

Con Francia juega Mathieu Valbuena, un pequeño delantero de 1,66 metros, de 29 años, que defiende los colores del Marsella y que es hijo de un vallisoletano, Carlos Valbuena. "Mi padre buscaba trabajo y se fue a Francia para trabajar en la albañilería. Eran los años cincuenta. Después fuimos mi madre, mi hermano y yo", comentó en una ocasión Carlos Valbuena, nacido en Laguna, un pueblo de la provincia de Valladolid, y padre de Mathieu.

Mathieu Valbuena defiende los colores del Marsella.

Mathieu Valbuena defiende los colores del Marsella.

Carlos, que llegó a Francia con tres años, está casado con la francesa Brigitte y sigue viviendo en la región de Burdeos, donde había comenzado la andadura de la familia en Francia.

Mathieu empezó en las categorías inferiores del Girondins de Burdeos, y cuando tenía 19 años, en 2003, a la hora de pasar a profesional, los responsables del club francés, lo descartaron por bajito. Decepcionado, Valbuena pasó por algunos clubes de categorías inferiores hasta que el Marsella le dio una oportunidad. "Yo me siento español, pero cuando España juega contra mi hijo quiero que gane Mathieu", afirma Carlos Valbuena, que vio como su hijo volvía eliminado de Sudáfrica-2010 en primera ronda con Francia y desde ese momento se hizo un incondicional de la Roja.

Bélgica también cuenta con un hijo de emigrantes en sus filas, Kevin Mirallas, delantero de 26 años, del Everton inglés, nacido en Lieja, pero que tiene sangre catalana en sus venas. Antes de jugar por el Everton inglés paso por el Standard de Lieja (Bélgica), Lille y Saint Etienne (Francia) y Olympiakos (Grecia). "En mi casa tienen ganas de que juegue el Mundial", afirma Kevin Mirallas, que reconoce que su familia siempre ha ido con España, aunque ahora estarán todos apoyando a Bélgica. "Incluso yo, cuando era pequeño, soñaba con jugar con la selección española", señaló en una ocasión el jugador. "Aunque mi familia es originaria de Barcelona, yo soy seguidor del Real Madrid", añadió.

Un equipo en el que se juntasen el "inglés" Jay Rodríguez, el "francés" Mathieu Valbuena, los "alemanes" Mario Gómez y Gonzalo Castro, el "holandés" Rafael Van de Vaart, los suizos Ricardo Rodríguez y Philippe Senderos y el "belga" Kevin Mirallas podría sin duda hacer un buen papel en el Mundial.

Alguno de ellos, incluso, podría darle algún disgusto a la Roja, el equipo de sus padres.

Pablo San Román

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015