Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Richard Vaughan: ¿El español vale mucho pero no lo sabe¿

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Entrevista

Richard Vaughan: “El español vale mucho pero no lo sabe”

Este tejano llegó a España en 1973 y hoy es la cabeza visible de Vauhgan Systems, la empresa y el método de enseñanza de inglés a través de radio y televisión.

Puede parecer un ejemplo de emprendedor capaz de instalarse en el éxito de una manera fugaz, pero no es así. Richard Vaughan justifica muchos años de trabajo antes de que en 2004 pusiese voz e imagen a un proyecto utópico en España. “Conseguir que por fin los españoles hablen inglés”. Con ese propósito llegó desde la América más profunda – como él mismo reconoce- pasando los primeros nueve años en Texas y hasta los dieciocho en Oklahoma.

¿La filosofía del emprendedor que ha sido siempre valdría en la actualidad?

Soy un gran admirador de José Ortega y Gasset y de una frase suya con la que me identifico.”Yo soy yo y mi circunstancia”, así me planteo mi vida. Mi filosofía se resume en, ¿por qué no? Por ello siempre estoy abierto a cualquier oportunidad, y casi siempre digo sí. La segunda vez que regresé a España (1974) me puse a dar clases de inglés para costearme mis gastos, la demanda y el compromiso que fui adquiriendo me llevaron a quedarme. Creé una pequeña empresa, pero a diferencia de la idea empresarial basada en la financiación, búsqueda de empleados, etc…empecé por accidente y aumentando poco a poco el número de clientes.

¿Cuál cree que es el mejor modelo de integración para cualquier persona que viene a España?

En mi caso fue conocer este país a través de los camioneros. Fue en 1973 y me pasé ocho meses haciendo auto-stop recorriendo todos los rincones de España. Incluso recuerdo que en un viaje entre Orense y Vigo, la persona que me llevó terminó confesándome que era un miembro de la policía secreta de Franco.

Cuando uno decide aprovechar una de esas oportunidades que aparecen cada día – como reconoce él mismo- aunque sea en España, ¿qué importancia adquiere la familia y los orígenes en esta decisión?

Cuando decidí crear la radio e invertir medio millón de euros en cuatro meses, mi hija me dijo que estaba loco. Recuerdo que con 24 años, un teniente coronel que era alumno mío me dijo que no podía llegar a ser rico y honesto en España. El español se vende a si mismo muy barato y no es la realidad porque hay muchos que están triunfando fuera de aquí. Existe un chiste de cómo se valoran los argentinos que puede servir para el español… Un buen negocio sería comprar un español por lo que cree que vale y venderlo por lo que vale. Es cierto, el español vale mucho pero no lo sabe porque sufre un problema de inferioridad que por motivos históricos se entiende, pero estamos ya en el siglo XXI y debería de estar superado y desterrado.

¿Qué importancia tiene el inglés como herramienta social y laboral?

La gente está concienciada de la importancia del inglés porque es la lengua franca de este siglo y en todos los ámbitos (cultural, educativo, industrial, tecnológico) pese a que los japoneses, por ejemplo, no saben este idioma y son grandes exportadores. El español tiene una lengua muy importante por masa de población pero no es la utilizada en las grandes reuniones internacionales. El día que Chile, Argentina, Brasil, México, Perú, Colombia y España logren una estabilidad política, jurídica y un avance económico, el español será una lengua importante a nivel mundial.

¿Es el idioma el mejor vínculo para la adaptación e integración de una persona?

No. La gente piensa que si todo el mundo hablase el mismo idioma habría paz en el mundo, y es mentira porque cómo está la situación en gran parte de Serbia, Bosnia y Croacia donde se habla el mismo idioma. En Estados Unidos se habla el mismo idioma y tuvimos una cruentísima guerra civil, en España se habla el mismo idioma y andaluces y catalanes no se entienden. Hablar el mismo idioma facilita la comunicación pero no el entendimiento y la integración. No hay métodos para integrarse en la cultura y sociedad de un país, yo creo más en la educación y la actitud, pero también en la empatía y la responsabilidad para conseguir la integración.

IMG_0191

Si pasamos del Método al Sistema, siempre ha dicho que el Inglés es 20% clases, 40% codos, y 40% apuros. ¿El español está dispuesto a sufrir esta última situación con lo sensible que es a la vergüenza?

El español debe de sentir vergüenza utilizando el inglés en una situación inesperada e impensable y superarlo. Necesita pasar apuros y ridículos para crecer. Quince minutos de apuros en una reunión, comunicación, presentación, valen más que 50 horas de clase. A mí me costó siete meses coger la audición – no la pronunciación- de los españoles. Llegué aquí con seis años de español, pero no les entendía, escuchaba palabras como “palante” u otras como “hasta luego” o “adiós” pronunciadas a una velocidad de vértigo. Ahora entiendo que tardase tres años en entender el cine en español.

Históricamente nos ha costado mucho a los españoles hablar Inglés. ¿Dónde cree que están las raíces de un problema que la sociedad ha heredado entre generaciones?

Todos los países grandes con mercados interiores considerables no han sido históricamente grandes lingüistas, incluido Alemania, donde no se habla un inglés tan bueno como se creen. Suecia, Dinamarca, Noruega u Holanda son países pequeños en extensión y población, pero como han tenido que defender su tratado de mercado exterior desde el siglo XIII, y casi de manera genética, existe mucha facilidad para las lenguas. Otra de las razones es que en el sistema educativo español se enseña más años de inglés que en casi todos los países de la Unión Europea, sin embargo se enseña como el latín o el griego, lenguas muertas. Los profesores de inglés no hablan inglés en clase, hablan sobre este idioma y con un sistema gramatical rebuscado y memorizado (pone el ejemplo del verbo venir: come/ came/ come) que lo hace insoportable para los niños. La tercera razón, y tal vez la más importante, es que el español no es un “negado” para los idiomas sino para el esfuerzo y por esa inconstancia que tienen los latinos. Aprender un segundo idioma de adulto es tremendamente difícil

Pero, una personalidad reservada como la suya, ¿ha sido un impedimento en la convivencia deseada en España?

No lo creo. Reconozco que soy un tipo raro que se envuelve en su mundo interior. El mundo exterior (la gente) es necesario, aunque no sea el escenario más cómodo para mí, pero me gusta estar informado de lo que sucede a mí alrededor, aunque no necesite saberlo. Me considero un intelectual profundo. Vivo desde los 22 años en España y cuando le digo a un español “no seas pesimista”, invariablemente me responde: “Hombre, no soy pesimista, soy realista”. No recuerdo ninguna excepción y siempre me ha llamado la atención esa tendencia que tiene el español a vincular el realismo con el pesimismo. Jamás se le ocurriría a una persona del mundo anglosajón, mundo de donde provengo, a equiparar estos dos conceptos.

Texto y Fotos: Miguel Núñez Bello

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015