Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Tomatito: "Paco de Lucía escribió el libro y los que venimos detrás estamos aprendiendo a leerlo"

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Entrevista

Tomatito: "Paco de Lucía escribió el libro y los que venimos detrás estamos aprendiendo a leerlo"

El guitarrista José Fernández Torres "Tomatito" (Almería, 1958) nos recibe momentos antes de su concierto en Amberes, inmerso en la gira europea de presentación de su último trabajo "Soy flamenco", en el que recupera la voz de Camarón e incluye la guitarra del recientemente desaparecido Paco de Lucía, al que define como su maestro y al que rinde homenaje en cada actuación. Por Ángela Iglesias Bada.

-¿Cómo está siendo la acogida del público europeo en esta gira?

-Muy buena. Y yo estoy encantadísimo de que me llamen y de poder mostrar mi música, poder tocar, que es lo que me gusta, lo que me divierte y lo que me hace feliz. Es una alegría para mí comprobar cómo a esta gente le gusta el flamenco y ver que el flamenco se pone en su sitio, porque es una música muy hermosa, muy de verdad. Por otro lado yo siempre me di cuenta de que fuera hay mucha cultura musical, a los niños les enseñan que existe la música, todo tipo de música, se les inculca desde pequeños. Veo que es un público que cuando viene a escuchar músicas como el flamenco, que es una música lejana para muchos países porque nace en Andalucía, lo hace con mucha curiosidad, viene «a ver lo que pasa». Y todo el que es curioso y observa, aprende. En España no tenemos esta tradición musical ni en flamenco, ni en clásica, ni en jazz. Y la vida sin música es muy aburrida, ¿no? De hecho alguna vez escuché que la vida sin música es un error, y estoy de acuerdo.

-Estamos ante un disco que supone una vuelta a la raíz de Tomatito, tras varios años por otros derroteros -las colaboraciones con Michel Camilo que le han acercado al jazz, el disco ‘Sonanta suite’ con la Orquesta Nacional de España-. ¿Es un retorno premeditado?

-Yo nunca me fui de mi raíz. Lo que pasa es que ese genio que fue Paco de Lucía le dio un valor universal a la guitarra flamenca, dignificándola y situándola como un instrumento de primera línea, demostrando que con ella se podían crear muchas músicas distintas e infinitas melodías. Y claro que es así: los músicos de jazz van a España y toman cosas del flamenco; ya en su época lo hicieron también Albéniz y Falla. Por eso, gracias a Paco, los que venimos detrás escuchamos otras músicas y a otros músicos, y colaboramos con ellos, pero siempre sin perder nuestro origen. Yo soy un enamorado del flamenco, es lo que sé hacer y lo que he vivido desde pequeño por la tradición musical de mi familia. Hago un tema de cualquier músico y ese tema siempre sale flamenco, por la pulsación, por la expresión mía, por mi agresividad, siempre sale «el quejío». Digamos que soy flamenco y no puedo remediarlo (risas).

-En ‘Soy flamenco’ recupera en dos temas la voz de Camarón y cuenta en uno de ellos con la guitarra de Paco de Lucía en la que probablemente haya sido su última colaboración en el disco de un compañero. ¿Cómo lleva el que se le haya considerado siempre -y ahora muerto él más que nunca- su heredero natural?

-A Paco no se le podrá sustituir en la vida. Era único. Estaba Paco y luego estábamos todos los demás, porque nadie tiene el talento y las condiciones que él tenía como instrumentista. Nosotros somos sus discípulos, algunos más aventajados que otros y ya está, pero todos sin excepción le debemos muchísimo. A título personal puedo decir que gracias a él empecé a tocar la guitarra, y eso que vengo de una familia de guitarristas. Pero cuando escuché a Paco… aquello era otra cosa, con aquellas armonías, aquella melodía… eso nadie lo hacía entonces y me quedé enganchado. Claro, ¿quién tuvo que hacerlo? Pues un genio, un visionario que, al igual que Camarón revolucionó el cante, él revolucionó la guitarra. Y sin salirse de la tradición, pero interpretándola mucho mejor, atrajo hacia el flamenco a la juventud, a los intelectuales, y empezó a llenar estadios y teatros en todo el mundo, como si fuera un gran cantautor del momento o una estrella del rock. Esto fue fundamental para nuestra música. Porque todo lo que podamos hacer nosotros, ya lo hizo él antes, conquistando todo esto para que nosotros podamos venir ahora detrás. Paco de Lucía inventó el vocabulario, escribió el libro, y ahora nosotros estamos aprendiendo a leerlo: la b con la a, ba. Así es.

Portada del último disco de Tomatito

 

Portada del último disco de Tomatito

-Usted fue el guitarrista de Camarón durante sus últimos dieciocho años de vida y de él ha dicho algo muy bonito: «Con tantos guitarristas buenísimos que había en aquella época me eligió a mí, que era un chiquillo de Almería, y me permitió entrar en su mundo. Y nunca me traicionó».

-(Sonríe). Nunca, nunca, no me cambiaba por nadie. Incluso cuando llegó el momento de grabar con Paco ‘Como el agua’, que fue el primer disco que hizo tras ‘La leyenda del tiempo’, Camarón le dijo: «El niño tiene que grabar con nosotros». Era muy buena persona, no se metía con nadie, no hablaba mal de nadie. Estas son cosas de genios. Si estás seguro de ti mismo, si la música te ha tratado bien y no estás frustrado, normalmente eres más generoso con los demás, suele ser la gente con frustraciones la peor en ese sentido, la que tiene más mala leche y mete la gamba siempre.

-Su hijo José del Tomate con solo dieciseis años ya despunta como guitarrista y le está acompañando en esta gira. ¿Qué consejos le da?

-Le digo que vale más ser uno de los mejores que el mejor de los malos. ¿Cómo aprendes en esta vida? Pues juntándote con gente que sepa más que tú, que sepa cosas que tú no sabes. Y también le digo que sea realista para saber hasta dónde puede llegar. A mí nunca se me ocurrió competir con Paco de Lucía, porque yo sabía que era imposible. Hubo gente que quiso competir con él y cascó, porque una mano no está preparada para ensayar diez horas diarias y Paco llegaba y estudiaba tres horas y le cundían como si hubiera estudiado treinta, porque en ese sentido era un superdotado. Y hay que tener personalidad, eso es fundamental. Aquí no llega el que más rápido toca, sino el que es personal y consigue ofrecerle algo diferente al público. ¿Que luego tienes mucha técnica? Mucho mejor. Pero no se llega por la técnica, sino por el talento y la musicalidad.

Ángela Iglesias Bada
Foto de portada: Esteban Abión.

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015