Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Pilar Sánchez Llorente: ¿El Centro Cultural de España en Malabo es como un gran hermano¿

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Entrevista

Pilar Sánchez Llorente: “El Centro Cultural de España en Malabo es como un gran hermano”

Tras cuatro años en la Agencia Española de Cooperación y Desarrollo, Pilar Sánchez Llorente, ha pasado a dirigir el Centro Cultural Español en Malabo, pulmón social y cultural de España en la capital de Guinea Ecuatorial.

El amplio y luminoso despacho, en Malabo, de esta madrileña licenciada en Geografía e Historia, está decorado por cuadros, serigrafías, grabados, postales, pero destaca en especial un póster de la película de Almodóvar, "Mujeres el borde de un ataque de nervios": un detalle que sugiere por sí solo la personalidad y los avatares que pueden llegar a producir en el temple de una mujer encargada de dirigir un centro abierto al público 12 horas al día, que visitan al mes más de 5.000 guinoecuatorianos, amén de hacer frente a una complicada logística necesaria para hacer funcionar, una biblioteca, varias aulas de estudio, cursos, talleres, una revista, “Atanga” y, como remate final, un mas que surtido y magnifico restaurante.

¿Cuál fue su primera impresión tras aterrizar en Malabo?

-Llegué en Mayo del 2013.-Vine con muchas ganas a Malabo, llevaba mucho tiempo esperando un destino en el exterior. Nunca había trabajado en un centro cultural, pero tenía información precisa sobre lo que me esperaba en un país que, como me había dicho un antiguo subdirector, o te quiere o te expulsa. Y, eso significa que hay gente a la que le va muy bien y otra que no. He tenido mucha suerte. Me encantó el trabajo y la gente que fui conociendo. Mi llegada al país fue muy amable.

¿Y ahora qué opina, después de casi dos años?

-El país es complicado, el Centro es complicado, hay que tener muchas ganas para estar trabajando aquí.

¿Cuáles son las principales dificultades con las que se tropieza cada jornada?

-Coordinar un equipo de 28 personas para mí resulta complejo, porque no lo había hecho nunca. Después están las complicaciones logísticas. No estoy acostumbrada a que se vaya la luz, a que no haya gasóleo, pero sobre todo consume muchas energías conocer y tratar a la gente con la que trabajas, para poder entenderlos y crear una comunicación fluida. Encontrar el modo para que todo funcione requiere de muchas horas de trabajo.

¿Consigue desconectar alguna vez?

-Apenas tengo vida privada. El trabajo en el Centro me absorbe por completo.

¿Cómo es el día a día?

-La mañana la dedico a la comunicación con Madrid y al trabajo con el equipo de contabilidad y administración y por la tarde a los usuarios de la biblioteca, los cursos, el cine y los talleres. Por la mañana es un trabajo interno y a la tarde es más de cara al público, y naturalmente es la parte más agradable.

¿No le acaba pasando factura una jornada laboral de prácticamente doce horas?

-Es una jornada larguísima, a veces me escapo, a casa a comer, para que no se me haga demasiado largo el día y vuelvo sobre las 5, dispuesta a reanudar la sesión de tarde.

¿Qué objetivos se ha marcado?

-Los objetivos se han ido modificando a medida que pasaba el tiempo, pero una de las cosas que me interesó al llegar, fue reactivar la biblioteca. En términos generales, el centro tiene dos patitas: una es la de los servicios y otra la de las actividades culturales. Las actividades las haces y las acabas, pero los servicios, como el acceso a los libros o al Wifi, son permanentes. Y esta población fiel, que está siempre presente es con la que más apetece trabajar.

¿Esta satisfecho con los resultados que va cosechando?

-Estoy contenta. Cuando llegué en la biblioteca no había préstamos, desaprecian fondos, no estaban catalogados, y ahora los libros se pueden prestar, de manera gratuita. Estoy contenta que se haya reactivado el préstamo de libros, que la gente tenga acceso a un sitio para estudiar. También estoy muy contenta con el aula infantil.

¿Cómo definirías el Centro Cultural de España en Malabo?

-El Centro es un poco como el Gran Hermano. Estamos todos tantas horas aquí dentro, que a veces tendemos a distorsionar la realidad. Parece que todo tu mundo gira en torno al Centro, y eso no es real. En el equipo tenemos nuestras tensiones, un día estas mas cansada y saltas por una tontería pero prevalece el equilibrio Pero existe una cosa que me da mucha energía y es ver que el resultado del trabajo que haces es muy inmediato. Ves que lo que haces tiene un sentido, que vale la pena.

¿Cuáles son los próximos retos?

-El reto ahora es reinventarse un poco, conocer qué papel juega el Centro tras la aparición del Centro Cultural de Guinea Ecuatorial. Muchas de las actividades que tenían lugar aquí, ahora las hace el Centro Cultural guineano. Ahora ya no somos la única institución cultural de Malabo.

¿Ambas instituciones compiten entre ellas?

-Al revés, nos ayudamos y apoyamos y coordinamos las actividades, incluso, aunque ellos tienen su política exterior muy clara y la llevan a cabo a rajatabla. Pero no chocamos y nos ayudamos mutuamente, al igual que con la Casa Cultural de Rebola. La colaboración es continua. Estamos abocados a entendernos, para no pisarnos en la programación.

¿Cuál es su relación con el Instituto Cervantes?

-Nuestros responsables en Madrid tiene interés en que colaboremos mas con el instituto Cervantes y de ese modo formar parte de una red mas grande para defender el espacio del español en el mundo.

¿Les ha afectado también a usted la crisis?

-Disponemos de un cincuenta por ciento menos de fondos para desarrollar nuestras actividades.

Paco Zamora

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015