Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Guía práctica de Bruselas

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. @Colaboradores

Guía práctica de Bruselas

Hay ciudades como París, Nueva York, Florencia o Estambul que suelen gozar de las bendiciones y alabanzas de todo aquel turista o recién llegado que pare por aquellos lares durante una temporada. Otras, como en el caso de Bruselas, tienen que ganarse ese derecho día a día.

Lejos de las calles de cuento de Brujas o Gante, la cosmopolita capital belga no suele dejar indiferente a quien la visita. Las expectativas de los turistas al llegar a la urbe suelen estar bastante distorsionadas a través de experiencias de terceras personas que han basado parte de su experiencia en unas horas de visita a la ciudad, a menudo condicionados por un día de lluvia, algo bastante probable en otoño e invierno.

Ayuntamiento en la Grand Place

Ayuntamiento en la Grand Place

Cultura y vida social

No obstante, una vez asumido el condicionamiento climático, Bruselas se mueve al ritmo de la variedad y heterogeneidad de sus habitantes, quienes conforman una Pirámide de Babel, fruto de una multiculturalidad a la altura de otras metrópolis mundiales. Las comunidades de países como Marruecos, Argelia, Turquía, Polonia, Italia, España, Grecia o Francia, por nombrar algunas de las nacionalidades más representadas en la amalgama étnica bruselense, dotan a la ciudad de una variada oferta cultural y social, que se hace realidad en museos, centros de barrios, restaurantes, mercados o en las mismas calles y avenidas a cualquier hora del día.

La variedad gastronómica es un hecho incuestionable en la ciudad y prueba de ello son los locales de comida iraní, vietnamita, india, china, griega… que se pueden encontrar en ambos lado del centro neurálgico de la ciudad, rodeando La Bourse, hacia St Gery o entre Grand Place y las famosas galerías Saint Hubert. Si sentimos nostalgia por la comida española, encontraremos numerosos restaurantes tanto en el Quartier Europeen como en los alrededores de St Catherine, si bien hay otros diseminados por el resto de la ciudad. En cuanto a restaurantes de comida típica belga, se pueden encontrar en cada barrio, en los que se sirven desde su deliciosa carbonade hasta los típicos moules frites.

Qué mejor que una cerveza nacional para pasar la cena. Los cerveceros encontrarán aquí todo un filón. Amén del famoso Delirium Tremens, “el local de las 2.000 cervezas”, una vuelta por otros pubs de la ciudad es obligatoria. Según el tipo de ambiente que nos guste podemos elegir entre diferentes zonas para pasar la noche como St Catherine, St Gery, St Boniface, los alrededores de Place Flagey o Place Luxembourg, entre otras. Por si eso no fuera suficiente, la ciudad brinda a aquellos que se han quedado con ganas de más fiesta la oportunidad de continuar la noche hasta el amanecer en pubs con entrada gratuita o discotecas de pago con estilos musicales para todos los gustos como Mirano, Fuse o Bazaar.

Atomium de noche

Atomium de noche

Idioma

El país de los cuatro idiomas. Bélgica hace competencia a España y a Suiza como país con un mayor número de idiomas oficiales o cooficiales. El francés y el neerlandés son las dos lenguas vehiculares, si bien el alemán está reconocido como lengua cooficial en el este del país, en la provincia de Liége, en aquellos municipios colindantes a la frontera alemana. Además, el inglés es de uso común en muchos círculos de la capital belga, así como de conocimiento extendido en muchas partes de Flanders, la región de habla flamenca del país.

No obstante lo anterior, el inglés puede ser suficiente en ámbitos de trabajo de equipos multidisciplinares con profesionales extranjeros de multinacionales belgas, pero el francés o neerlandés (si no los dos) serán necesarios una vez asentados en el país, en aras de tratar cualquier gestión en bancos, oficinas, hospitales, alojamiento, etc. Para ello, numerosos centros como el CLL o el CSL se ponen a tu disposición en pos de ayudarte en esta tarea y tras, varias semanas, el alumno sea capaz de desenvolverse en uno de los dos idiomas oficiales.

Manneken Pis

Manneken Pis

Alojamiento

La siempre complicada tarea de buscar alojamiento en un país extranjero en el que no se habla tu lengua nativa, puede resultar un poquito más fácil con unas premisas básicas. Estas fueron tratadas en un anterior post de CEXT, “Hogar, dulce hogar” Encontrar un apartamento cuando llegas a Bélgica, en el que se hablan de portales como Inmoweb, Appartager o grupos de Facebook y redes sociales como Bruxelles a Louer que ofrecen multitud de opciones para todos los perfiles y bolsillos.

En cuanto a los emplazamientos preferidos para asentarse, intenta evitar los alrededores de las estaciones de tren por una mayor conflictividad. Por el contrario, los barrios de la periferia, y en especial el Este y el Sur de la ciudad, son los preferidos por la población joven española para asentarse (Quartier Europeen, Ixelles, Plasky…)

Sanidad

Bruselas no es España, lo que también se extrapola a la sanidad. El sistema español de sanidad universal y gratuita es diferente al belga, que se rige por un modelo de pseudo-copago. En otras palabras, el paciente belga, normalmente miembro de una mutua, acude al médico u hospital, costeando una parte o la totalidad de la atención sanitaria. Una vez terminado el proceso, el ciudadano será reembolsado en un mayor o menor porcentaje por la mutua a la que está suscrito.

Si por el contrario, se acude como turista o como trabajador español desplazado, se han de mirar muy bien todas las coberturas que nos ofrece la TSE (Tarjeta Sanitaria Europea), de obligado porte una vez que crucemos la frontera española, con la que podremos- eventualmente- ser remunerados por la Seguridad Social española si tenemos que hacernos cargo del coste (parcial o total) de nuestra atención sanitaria en sistemas semiprivados como el belga.

Parc Leopold

Parc Leopold

Transporte

Bruselas cuenta con un sistema de transporte eficiente que engloba una red de metro, tranvías y autobuses. Aquellos que están solo para unos días o semanas pueden adquirir la famosa T-10 (el bono de 10 viajes muy popular en otras metrópolis europeas como París o Barcelona). El precio en la capital belga es de 14 €. Además, si uno se queda a vivir por más tiempo, la mejor opción radica en comprar un abono de transporte (la carta STIB) con el que se pueden tomar sin limitación cualquier tipo de transporte, estando incluido asimismo el uso de la red de bicicletas urbanas (Villo!)

Por otra parte, si se nos hace tarde, deberemos tener cuidado con los horarios, pues las líneas principales realizan sus últimos servicios tras la medianoche y no retoman su actividad hasta algo pasadas las 5 a.m., incluso un poco más tarde el Domingo. Para ello, la ciudad pone al servicio de los trasnochadores Noctis (autobuses nocturnos) que salen desde Bourse hasta los diferentes barrios de la ciudad, pero únicamente los Viernes y Sábados y hasta las 02.30 a.m. Por ello, si perdemos el último habremos de recurrir a las bicicletas urbanas (o propias), nuestros propios pies o a los taxis, ya sea por la vía convencional (Taxi Vert / Taxi Bleu) o la alternativa con la fulgurante implantación de Uber en la ciudad.

Telefonía móvil

El prefijo internacional de Bélgica es el +32 (0032). Las principales compañías como Vodafone o Telenet han virado su estrategia ante ofertas agresivas de competidores como Mobistar, Proximus o Mobile Vikings. Así, la competencia promueve tarifas muy reducidas, pudiendo obtener abonos mensuales en torno a 10-20 € con llamadas nacionales de Bélgica, mensajes y hasta 1 Gb de internet incluido, nada parecido al mercado de telefonía móvil española, conocido por ser uno de los más caros de Europa.

Parlamento Europeo

Parlamento Europeo

Nivel de vida

Si bien Bruselas no es la ciudad más cara de Bélgica, y está por detrás de urbes como Amsterdam, Estocolmo, Londres o París en el marco europeo, no debemos olvidar que el nivel de vida bruselense es superior a la mayoría de las ciudades españolas, con excepción quizás de Madrid, Barcelona y el País Vasco. De esta manera, el precio del alquiler mensual de una habitación en un piso compartido puede rondar los 450 € /mes (gastos incluidos), mientras que vivir solo se dispararía hasta los 750-800 € mensuales. El ocio o el precio de los carburantes, por poner otros ejemplos, también tienen un coste mayor.

 

Gestiones y sugerencias

Bruselas es la capital de Bélgica pero, sobre todo, el centro neurálgico de la UE. Esto posibilita que la presencia institucional de España sea notoria. Además del Consulado y la Embajada, el Estado cuenta con la sede permanente de España en la UE, delegaciones de las CC.AA, consejerías de Empleo y Sanidad y Educación, etc. El registro consular es obligatorio si uno se plantea quedarse por un período superior a tres meses, así como la inscripción simétrica correspondiente en la sede de la comuna de la ciudad en la que eventualmente se fije la residencia.

Francisco Javier Royo Castaño

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015