Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España."El mundo sigue..." de Fernando Fernán-Gómez

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Cultura y sociedad

"El mundo sigue..." de Fernando Fernán-Gómez

La película estuvo extraviada desde 1965, año en el que se proyectó por última vez. Recuperada, restaurada y en formato DCP (Digital Cinema Package) ha vuelto a proyectarse en toda España

FF GÓMEZ

Fernán-Gómez (Foto: Archivo de Carta de España)

Al inicio de la década de los 60, del siglo XX, Fernando Fernán-Gómez era un actor reconocido: tenía en su haber casi 80 películas. No rechazaba ningún papel, bueno o malo, de galán o de villano. La razón estaba en que quería producir y dirigir una película, rechazada por varios productores. La película se basaría en la novela “El mundo sigue”, de Juan Antonio de Zunzunegui, un novelista de algún éxito en aquellos años. La obra literaria narraba las dificultades y angustias, las circunstancias íntimas de una familia humilde en el Madrid de finales de los Años 40.

El actor, que también tiene una faceta literaria de gran interés, oscurecida por su filmografía, trabajó con la novela y preparó un guión que, presentado a la Junta de Censura de la época, fue prohibido. Pero en 1962 llegó Manuel Fraga al Ministerio de Información y José María García Escudero, valedor de Fernán-Gómez, a la Dirección General de Cinematografía. Se produjeron algunos cambios: se permitió el suicidio en el cine y se aceptó que se volvieran a presentar guiones rechazados para su nueva calificación.

El guión de “El mundo sigue” fue aceptado con muchas restricciones en los diálogos. Fernando Fernán-Gómez presentó una nueva versión únicamente cambiada en la cubierta, donde se señalaba que Juan Antonio Zunzunegui, de la Real Academia, era el autor de los diálogos. La maniobra no tuvo el resultado esperado: los diálogos se alteraron, eliminando tacos y otras maldiciones, para obtener la aprobación.

Sin título-2

Gemma Cuervo intervino en el film (Foto: Filmoteca de España)

La financiación del proyecto partió con dinero del propio Fernán-Gómez, amparado por el administrador de la productora Ada Films, propiedad de Tibor Reves, padre de Juan Estelrich, director de producción, que dirigió una única película, “El anacoreta”, por la que Fernán-Gómez ganó un “oso de plata” en el Festival de Berlín (1976), su primer premio internacional.

La película narra el enfrentamiento entre dos hermanas y la peripecia ludópata del marido de una de ellas, en una narración ajustada al llamado neo-realismo italiano, con diálogos limpios y precisos.

El mensaje es claro: cuantas más son las claudicaciones del individuo, mejor le va en su vida. Fernán-Gómez, actos de gran talento, eligió bien a los actores y actrices: Lina Canalejas, Gemma Cuervo, Milagros Leal, Francisco Pierrá, Maria Luisa Ponte, Agustín González, Fernando Guillén, José María Caffarel, Marisa Paredes, Pilar Bardem… el propio Fernán-Gómez… “El mundo sigue” es un melodrama fatalista y despiadado, sombrío, enlutado: un tratado sobre las miserias humanas. La película se sitúa y ambienta en el Madrid de 1963, ofreciendo unos escenarios que son puro documentalismo social.

La explotación comercial de “El mundo sigue” dependió de la categoría que le dio la Dirección General de Cinematografía, que pudo calificarla de “interés especial” y no lo hizo. García Escudero, activo franquista convencido, consideró que la película de Fernán-Gómez se oponía al “nuevo cine español” y no tuvo la menor ayuda para su distribución y proyección. Tuvieron que vender la película a Nueva Films, una distribuidora del País Vasco, que necesitaba permisos de importación. El 10 de julio de 1965, dos años después de terminarse, “El mundo sigue” se estrenó en Bilbao. En menos de una semana formó parte de algún programa doble de cine; y meses después, desapareció.

“El mundo sigue”, ahora recuperada, restaurada y reestrenada en el 2015, es una de las películas más valoradas Fernán-Gómez, junto a títulos como “La vida por delante” (1958) y “El extraño viaje” (1964). Y en vida, el autor agradeció el reconocimiento de la obra. Pero siempre manifestó que 1963 fue su “año nefasto”. Tenía 42 años y llevaba seis años separado de María Dolores Pradera. Protagonizó varias películas y al menos tres obras de Teatro. Pese a todo, necesitó que sus amigos le prestaran dinero para subsistir (“El mundo sigue” se llevó todos sus ahorros). La razón por la que hizo “El mundo sigue” está en se sentía abrumado por el insoportable peso de la soledad.

Pablo Torres

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015