Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.O Barqueiro, la perla de Mañón

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Comer y viajar

O Barqueiro, la perla de Mañón

Justo ahí donde el Atlántico y el Cantábrico se dan estrepitosamente la mano, se halla una de las villas más hermosas de las rías altas gallegas: O Barqueiro

Ría de O Barqueiro a vista de pájaro

Y no solo se abrazan de manera abrupta un océano y un mar. También dos provincias tan radicalmente distintas como A Coruña y Lugo, han elegido ese pueblo marinero para marcar unos límites que antes, cuando no existían puentes, se superaban utilizando pequeñas barcas, o mejor dicho “barqueiros”, que transportaban de una orilla a otra mercancías y pasajeros. De ahí la toponimia utilizada para bautizara un pueblo marinero que, visto desde lejanas perspectivas, aparenta estar edificado sobre las aguas de una ría encantada en la que vierte sus limpias aguas el brevepero rumoroso río Sor.

O Barqueiro es la capital de Mañón, concello de la comarca de Ortegal que, como no podía ser de otra manera, conjuga de manera magistral mar y montañaa lo largo y ancho de sus cinco parroquias: Bares, Las Grañas del Sor, Mañón, Mogor y las Riberas del Sor. Fue colonizada primero por fenicios y romanos aunque, para la historia más documentada, la primera manifestación de su existencia data del año 906, cuando un documento concede al obispo de Mondoñedo la propiedad de un monasterio de Bares.

Tierra adentro, Mañón luce sus mejores galas, encarnadas siempre en verde intenso, en las estribaciones del monte Facho de Moeda, situado a más de 300 metros, lo que proporciona a senderistas y caminantes ocasión para admirar parajes impresionantes.

Vista de O Barqueiro 1

Al verse en la necesidad de moverse entre A Coruña y Lugo (concretamente entre Ortigueira y Puentes de García Rodríguez y entre Vicedo, Muras y Orol) los núcleos de población de Mañón andan diseminados entre las dos provincias, aunque siempre escoltados por la omnipresencia del río Sor. Quizá por eso, la bella estampa que ofrece O Barqueiro no puede presumir de ser la única,pues debe contender con parajes tan arrebatadores como la Estaca de Bares, una incisiva lengua de tierra que se adentra sin temor a naufragar en la mar océana y concibe el vértice del Cabo del mismo nombre, el lugar más septentrional de la Península ibérica.

Para rematar tanta belleza, y desafiando la fuerza de los vientos que origina el choque entre el Atlántico y el Cantábrico se alza, a 101 metros de altura, el faro de la Estaca de Bares, que empezó a ejercer de vigía permanente del paso de miles de buques en el año 1850, utilizando como combustible parafina, aceite de oliva y petróleo. En 1998, como otros grandes faros del mundo, quedó en desuso al ser reemplazado por una estación de DGPS.

Mas resultaría imperdonable abandonar O Barqueiro y sus alrededores sin antes echar una mirada sobre el puerto marinero de Bares, y por supuesto la Illa Coelleira, desde donde se puede observar el paso de cientos de preciosas aves migratorias.

P.Z.

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015