Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Los más frescos del verano

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Comer y viajar

Los más frescos del verano

El melón y la sandía, la sandía y el melón, tanto monta, llegan en esta época para refrescarnos y alimentarnos

Melón y sandía 1

Este largo y cálido verano (casi todos lo son) pone sobre la mesa dos de los productos más frescos para estas épocas, que además están hondamente arraigados en nuestra cultura alimenticia: el melón (cucumismelo) y la sandía (citrulluslanatus). Ambas plantas son primas lejanas, pertenecientes a la familia de las cucurbitáceas. Es sorprendente la diferencia de sabor entre el melón y el pepino (cucumissativus), ya que ambos son primos cercanísimos. En la sabiduría popular se dice de un melón aún verde que es un pepino.

Estas frutas, aliviadoras de las canículas ibéricas desde tiempo inmemorial, están en su sazón entre junio y septiembre. Aunque se puedan conseguir todo el año de procedencias ignotas. Es además la fruta más barata del verano en España (sobre los 60 c de euro el kg. de sandía y sobre los 80 el de melón). Ambos frutos están en nuestro más profundo adn nutricional e incorporados de propio derecho a nuestra cultura gastronómica. ¿Quién no ha visto o practicado el sumergir boca y cara en una cata de rojísima sandía? ¿Quién no ha palpado y sopesado un melón intentando averiguar si saldrá pepino o maduro y dulce?

Ambas cucurbitáceas se cultivan en toda España, salvo en el tercio norte. Castilla La Mancha y Andalucía son las regiones con más producción y hay algunas indicaciones geográficas protegidas como el melón de Villaconejos (Madrid). El melón más apreciado en nuestro país el llamado “piel de sapo” que tiene la piel gruesa y rugosa y de un tono verde oscuro, mientras que la pulpa es blanca, anaranjada hacia el interior y su sabor es dulce. Otra variedad: el tendral, que se produce mucho en la zona de Levante y que se dedica sobre todo a la exportación. Otras variedades de melones son el cantaloup y el galia, con origen italiano y francés, respectivamente, son redondos, con la pulpa naranja y menos dulces que los piel de sapo y tendral, en España son de introducción reciente y mucho menor volumen de consumo.

En cuanto a las sandías, prácticamente solo hay dos variedades la verde oscuro y esférica y las verde claro con rayas más oscuras y más alargadas. A partir de estas dos se han desarrollado mediante injertos otras como las sandías sin pepitas o las sandias de pulpa amarilla.

En nuestra cultura rural, de la que procedemos, era costumbre meter melones y sandías en el arroyo, la fuente o incluso el pozo cercano para refrescarlas cuando los frigoríficos no abundaban. Melón y sandía han sido y son una parte festiva de nuestra alimentación ligados a refrescar los calores estivales. Son frutas muy sanas, en las que más de 95% es agua y que han servido para rehidratar a ancianos y niños, los menos conscientes de la sed. No se ha descubierto aun a un niño o un abuelo que no le gusten el melón y la sandía.

gazpacho de sandia

 Receta: Gazpacho de Sandía

Ingredientes
400 gramos de tomate maduro
500 gramos de sandía (sin piel)
Una miga de pan del tamaño de un puño
¼ de cebolla
1/2 pimiento verde
1 diente de ajo pequeño
2 cucharadas de Aceite de Oliva
2 cucharadas de vinagre de vino blanco (al gusto)
Un pellico de sal y otro de pimienta negra


Elaboración
Lavar bien los tomates y el pimiento y pelar la cebolla.
Pelar el ajo, cortarlo a lo largo y quítale el germen.
Pelar los tomates escaldándolos en agua hirviendo y cortarlos en trozos.
Humedecer el pan.
Cortar la sandía (sin piel) en trozos.
Introducir todos los ingredientes en el vaso de la batidora y regar con los pellizcos de sal y pimienta el aceite y el vinagre. Triturar a conciencia.
Si quedase demasiado espeso añadir agua y remover. Si demasiado claro más pan.
Refrescar en el frigorífico al menos dos horas antes de consumir

Carlos Piera

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015