Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.El Olympia, una sala mítica parisina con acento español

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Sólo online

El Olympia, una sala mítica parisina con acento español

Teatro y sala legendaria de conciertos y situado en el centro de París, entre el Teatro de la Opera y la Iglesia de la Madeleine, El Olympia está muy unido a España

Olympia1

El Olimpia fue fundado a finales del siglo XIX por el catalán Josep Oller, que también había sido el creador del Moulin Rouge. Por su escenario han pasado los mejores cantantes y músicos españoles. Joan Manuel Serrat fue el último, el pasado mes de mayo. Serrat eligió el Olympia, como uno de los puntos claves de su gira mundial, para conmemorar el 50 aniversario del inicio de su carrera artística.

"Este año se cumplen 50 años de mi ascenso a los escenarios. Quiero agradecer a todos los que me ofrecieron esta posibilidad. Está bien hacer algo que te gusta, por lo que te aplauden y te pagan", comentó Serrat durante el concierto. 

El cantante catalán es el corolario de una historia de amor de los artistas españoles con la mítica sala. "Suena muy bien eso de 'he tocado en el Olympia'. Es un lugar único en el mundo, fue una experiencia irrepetible", afirmó Amaia Montero, cuando era la vocalista del grupo La Oreja de Van Gogh, que actuó en la sala parisina en 2004.

Luz Casal, que ha cantado varias veces en el mítico teatro parisino, se expresó en los mismos términos. "Cada vez que vengo al Olympia cumplo un sueño. Es un lugar mítico, pesa mucho la historia, la cantidad de conciertos que se han dado aquí, la gente que ha cantado en este lugar", afirmó la cantante.

Joan Manuel Serrat, La Oreja de Van Gogh y Luz Casal son algunos de los nombres que han desfilado por el Olympia, pero por la sala han pasado casi todos los grandes de la música española de los últimos tiempos. Julio Iglesias, Paco Ibáñez, José Menese, Maria del Mar Bonet, Los Bravos, Pablo Guerrero, Lluis Llach, Mari Trini, OvidiMontllor y Francesc Pi de la Serra actuaron en los años setenta, aunque antes, en los cincuenta, pasaron Gloria Lasso y Luis Mariano, o en los años veinte la cupletista Raquel Meller. También pasaron por la sala, en los sesenta, Raphael, Raimón y Los Tamara, mientras que en los años ochenta cantó en este emblemático lugar el mítico cantante de flamenco Camarón de la Isla y en los noventa Miguel Bosé.

Los más asiduos al Olympia han sido Julio Iglesias, Paco Ibáñez, Luz Casal y Lluis Llach, quienes han subido al escenario del Olympia en varias ocasiones. Pero la historia del Olympia empieza con otro español, Josep Oller Roca, nacido en Terrasa en 1839, creador de la mítica sala parisina y también de otro lugar mítico, el Moulin Rouge.
 
Oller se había convertido en un empresario de prestigio y un hombre de peso en la vida social parisina. En 1889, París inauguró la Exposición Universal, y el catalán quiso aprovechar la masiva afluencia de visitantes que invadirían la ciudad y creó un cabaret en pleno corazón de Montmartre, al que bautizó con el nombre de Moulin Rouge. En 1893, Oller abrió la sala Olympia, preparada para acoger espectáculos de music-hall y donde triunfó la Bella Otero. El empresario catalán fallecería en París en 1922. Agustina Otero Iglesias, más conocida como La Bella Otero, gallega nacida en Valga (Pontevedra) en 1868 y fallecida en Niza en 1965, fue una bailarina, cantante, actriz y uno de los personajes más destacados de la Belle Époque francesa en los círculos artísticos.

La sala parisina se dedicó en los años 50 y 60 a contratar cantantes poco conocidos que se harían famosos a partir de su actuación en el Olympia, como Georges Brassens, Jacques Brel, y también a otros ya consagrados como la fadista portuguesa AmáliaRodrigues, Frank Sinatra, Edith Piaf, The Beatles y The Rolling Stones. En 1993, el ministro de cultura Jack Lang incluyó el teatro en el Patrimonio Cultural francés.

Junto a Brel y Brassens, el nombre del Olympia está ligado al de The Beatles, que actuaron varias veces en la sala, la primera desde el 16 de enero hasta el 4 de febrero de 1964. Algunas informaciones hablan de que solo cobraron 70 euros por jornada. Fueron diez actuaciones que compartían diariamente The Beatles, TriniLopez y SylvieVartan, sin estar claro cuál de los tres era cabeza de cartel, aunque el grupo de Liverpool aparecía en último lugar.

Olimpia2

Los Beatles y el Olympia

John Lennon estaba convencido en aquella época de que los Beatles fueron cabezas de cartel. "Tuvimos una buena experiencia, especialmente siendo cabeza de cartel en el Olympia", señaló el fallecido cantante, pese a que todavía no había llegado la Beatlemanía en la capital francesa.

En 1961, a petición de su director, Bruno Coquatrix, ÉdithPiaf ofreció en el Olympia de París, amenazado de desaparición debido a problemas financieros, una serie de conciertos. En su sala favorita, Piaf interpretó por primera vez su famosa canción 'Non, je neregretterien'. La cantante salvó al Olympia de la bancarrota. El cantante español Raphael tiene muy grabada en su memoria aquella actuación suya en el Olympia, en 1967, al estar en el mismo sitio en el que se hizo legendaria Edith Piaf.

"Una fachada, un teatro, un sueño: el Olympia. Y no era el teatro lo que era mi sueño, eran otras cosas. Eran la Greco, Becaud, Chevalier. Era Piaf, ella y su mundo. Piaf siempre Piaf. Allí la había visto una sola vez y allí compré toda su historia en discos. Allí me hizo llorar. Allí sentí lo importante que puede llegar a ser un artista. Y allí estaba yo esa tarde. Sí, yo cantaba por primera vez en el Olympia", dijo una vez Raphael.

El 5 de diciembre de 1962, Georges Brassens, uno de los míticos cantantes francses, durante una actuación en el Olympia, sufrió una crisis de cólicos nefríticos. Ante la insistencia de su director, Bruno Coquatrix, cumplió con las fechas previstas hasta el 24 de diciembre.

Cada día, durante aquellas actuaciones, una ambulancia estaba preparada en la puerta del teatro. Tras esta dolorosa experiencia, Brassens no volvería a actuar en el Olympia. Jacques Brel, otro mítico representante de la canción en francés, grabó dos álbumes de sus conciertos en el Olympia, en 1961 y en 1964. Esas representaciones dieron una gran fama al cantante belga, demostrando la importancia que tenía la sala en la carrera de los artistas.

El Olympia también está ligado al cineasta Pedro Almodóvar, que en 1994, acompañado de Bibí Andersen, quiso presentar el concierto de la cantante mexicana Chavela Vargas, por la que sentía devoción.

Almodóvar hizo una introducción, que sirvió de homenaje, en francés, en la que recordó lo que las canciones de la artista mexicana habían significado para él cuando era muy joven y cómo se identificaba con los dramas sentimentales que explicaban sus temas.

Y es que el Olympia tiene una historia de película.

Pablo San Román

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015