Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Alfonso Zapico, ilustrador, novelista gráfico: "Soy un autor libre, con un estilo muy personal"

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Entrevista

Alfonso Zapico, ilustrador, novelista gráfico: "Soy un autor libre, con un estilo muy personal"

El cómic es el lenguaje, el medio con el que los autores llegan a los lectores, y la novela gráfica son todas estas obras de reciente aparición, más libres, obras de autor con un gran peso literario

Alfonso Zapico en su intervención en el Festival Isla de Dublín, Irlanda

Alfonso Zapico (Blimea, Asturias, 1981), ilustrador y autor de cómic, estudió Artes Plásticas y Diseño en la Escuela de Arte de Oviedo. Trabaja como profesional gráfico desde 2006. Ha realizado ilustraciones, diseños, animaciones y campañas para agencias de publicidad, editoriales; y realizado proyectos educativos del Principado de Asturias, además de impartir talleres de ilustración en centros educativos de Asturias y Poitou-Charente (Francia).

Colaborador en diarios regionales asturianos (La Nueva España, Cuenca del Nalón), como autor de cómic ha publicado: “La guerre du professeurBertenev” (Paquet/Dolmen 2006), “Café Budapest” (Astiberri 2008), “Dublinés” (Astiberri 2011) o “La ruta Joyce” (Astiberri 2011). Sus títulos más recientes son “El otro mar” (Astiberri 2013), o Cuadernos d’Ítaca (Trabe 2014). Sus libros están traducidos al inglés, francés, alemán… Tiene, entre otras distinciones, el Prix BD RomanesqueVille de Moulins, dos premios Haxtur, el Premi Josep Toutain SICB, el Premio Nacional de Cómic o el Premio Alfonso Iglesias. Actualmente vive en Francia, donde trabaja en varios proyectos de cómic, ligado todavía a la Maison des Auteurs de Angoulême.

¿Por qué te marchaste a trabajar a Francia? ¿Los ilustradores e historietistas tenéis más oportunidades laborales?

Yo me fui con una residencia de creación a Angulema, una pequeña ciudad del sudoeste francés donde se celebra el Festival de cómic más importante de Europa. La industria del cómic franco-belga es muy potente y da trabajo a muchos autores, pero yo me fui para vivir una etapa de cambio, de aprendizaje, de experimentación. Trabajé muy a gusto en Angulema, así que luego me quedé a vivir.

¿Tiene alguna explicación el éxito actual de las novelas gráficas?

Es un éxito relativo, los números aún son pequeños porque partimos de muy abajo, pero con la novela gráfica se ha abierto una brecha importante en el panorama editorial español. Se ha conseguido abrir el cómic al lector generalista, el reto ahora es llegar al mayor número de lectores posible para crear industria.

¿Qué diferencias hay entre cómic y novela gráfica?

Hay muchas opiniones al respecto. Como en todo fenómeno reciente, no falta la controversia. Pienso que hay que ser prudentes, porque aún ha de pasar un tiempo para tener perspectiva de lo que estamos viviendo, pero diría que el cómic es el lenguaje, el medio con el que los autores llegan a los lectores, y la novela gráfica son todas estas obras de reciente aparición, más libres, obras de autor con un gran peso literario, y conectan con lectores que antes no leían cómic.

Portada del cómic Café Budapest

Café Budapest es la obra que te dio a conocer en España, pero hay un trabajo anterior, desarrollado en Francia. Ya eres conocido en Europa y América. ¿Has trabajado siempre en lo que querías? ¿Has hecho los libros que querías hacer?

todo esto es mucho decir: no soy tan conocido, no he vendido tantos libros ni he hecho siempre los libros que quise hacer. Pero sí que soy un autor libre, con un estilo muy personal, cambiante. Cada libro es un reto para mí, y utilizo el cómic como una forma de expresión artística que me permite compartir mi visión del mundo con la gente que me rodea.

¿Qué ventajas ofrece el formato de novela gráfica frente al formato del álbum tradicional?
El álbum tradicional  de 48 páginas está enmarcado en una tradición y una industria, la franco-belga, que demanda un producto específico para un público específico. En cambio, la novela gráfica se parece más a la novela literaria, y encaja mejor en el mercado editorial generalista: no hay un número de páginas o un tema determinado, todo eso queda de la mano del autor.

¿EEUU y Japón siguen dominando el mercado mundial del cómic?

Los cómics USA son un referente cultural, y alimentan también la industria de Hollywood. Pero si hay algo que está calando mucho entre los jóvenes lectores de todos los países del mundo, es el manga japonés. En Francia, la meca del cómic europeo, la lista de los más vendidos siempre está coronada por un manga. Es inevitable.

¿Qué papel juegan los autores españoles en la novela gráfica y en el cómic?
Para los autores españoles la novela gráfica es un soplo de aire fresco, si lo comparamos a los años de Bruguera, donde los autores sufrían censura y estaban sujetos a una industria férrea y muy dirigida.También es verdad que los dibujantes de ahora, al no haber ya industria, se enfrentan al vértigo del escritor: tanto vendes, tango ganas. Las matemáticas se imponen al precio por página, pero a pesar de los nuevos problemas, soy muy optimista.

Un autor como tú ¿se documenta a fondo para abordar temas complejos, como la biografía de James Joyce?¿Hasta qué punto no tenéis una parte de historiadores?

Sí que hay una parte pequeñita de historiador, a veces de periodista, depende de lo que el autor quiera contar. Esto está muy bien, nos enmarca en el camino común de la Literatura. El trabajo de un biógrafo que escribe es muy arduo, no lo es menos el de un dibujante cuando hace una novela gráfica, a pesar de ser lenguajes diferentes. El reto es hacerlo bien, utilices el lenguaje que utilices.

¿Qué ventajas o inconvenientes tiene una novela gráfica frente a la novela tradicional?
Son difícilmente comparables: diría que la novela gráfica tiene la gran ventaja de que es muy visual, utiliza la imagen para traducir mensajes complejos a la esencia, es quizá más accesible para lectores poco acostumbrados a leer. También tiene sus peros: al ser un híbrido, quizá sus textos no tienen la profundidad de una novela al uso, donde el lenguaje lo es todo.

¿En cuántos proyectos trabajas actualmente? Ahora estoy trabajando en la segunda parte de “La balada del norte”, que es una serie de dos libros. Con este nuevo tomo se cierra la historia, y es básicamente a lo que me dedico ahora, porque me está absorbiendo mucha energía.

Pablo T. Guerrero  

 

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015