Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Asociación Patriótica Española

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Memoria gráfica

Asociación Patriótica Española

Tras un siglo de historia, la Asociación Patriótica Española vuelve a surgir. La sede emplazada en plena ciudad de Buenos Aires ha sido finalmente restaurada con vistas a volver a ganar un lugar central en la cultura, atraer e integrar a las generaciones futuras

portada libro de Félix Ortiz

En 1896 se redactaron los estatutos mediante los que quedaba establecida la piedra basal de lo que sería la Asociación Patriótica Española. Una institución que surgió con fines asistencialistas y culturales (al igual que tantas entidades y centros regionales españoles de ayuda mutua) pero especialmente con un ímpetu patriótico ante la amenaza que representaba en aquel momento la guerra de España y Estados Unidos por el control de Cuba, y la intención de la colectividad española en Argentina de ayudar en esa causa.

Desde sus inicios la Asociación Patriótica Española ha sido concebida fervorosamente por núcleos españoles radicados en América; su espíritu respondía a poner foco en todas las direcciones donde hubiera un interés español que crear o que defender, o una necesidad que remediar. La Patriótica fue en sus inicios el vínculo común de todas las asociaciones españolas en la República Argentina y gestora de incontables proyectos y realizaciones.

En 1896, el mismo año de su fundación, la institución contrató la construcción del crucero “Río de la Plata” y, simultáneamente, mandó divisas a la Cruz Roja Española para el sanatorio en que atendían a los heridos procedentes del ejército de Cuba; organizaba expediciones en socorro de las víctimas de las inundaciones de Galicia y Valencia y de los prisioneros españoles en Filipinas. Las manifestaciones públicas organizadas por la Patriótica son innumerables; entre las más recordadas el agradecimiento a quien era en ese entonces era Presidente de la República,Julio Argentino Roca, por avalar el decreto que suprimía en la letra del himno nacional argentino, las estrofas hirientes para España.

Fomentando el espíritu de confraternidad entre españoles y argentinos, priorizó la influencia intelectual de España en la Argentina, ayudando a la educación de los españoles necesitados y a su bienestar con vistas al fortalecimiento de la vinculación hispano-americana y convocando además a los grandes humanistas del momento, que han trascendido con su pensamiento. La Patriótica funcionó en una casa particular, hasta que el latifundista y filántropo español Carlos Casado de Alisal, aportó 100 leguas de su campo en el Chaco paraguayo para construir la sede. Rafael Calzada, abogado de Carlos Casado del Alisal, fue testigo de la donación que él y su esposa Ramona Sastre realizaron para la construcción de este edificio que, sobre la lateral Bernardo de Irigoyen, engalana a la emblemática Av. 9 de Julio y que a pocas calles del Club Español, aportan parte de la herencia arquitectónica más bella de la ciudad.

Construcción que es una muestra más de aquella mentalidad de época en la que se soñaba a lo grande. La monumental obra plateresca –que combina elementos góticos y renacentistas- tiene 99 años de historia, los últimos 20 de olvido y abandono y ahora, en 2015, promete volver a ser un lugar de referencia cultural renovado, inscripto en el devenir y mixtura de la sociedad argentina pero siempre con la idea de ser “Todos por la patria y para la patria” (pues ese fue el lema bajo el cual nació La Patriótica).

Piano de Falla

Piano de cola en el que practicaba Manuel de Falla

El presente y el futuro

Su sede ha albergado a las figuras de la cultura más destacadas de su época. En su sala dieron conferencias José Ortega y Gasset,Ramón Menéndez Pidal, Eugenio D´ors, Gregorio Marañón, entre otros, y solía presentarse Manuel de Falla. El folclore y misterio del hermoso edificio que vuelve a cobrar vida, asegura que el piano de cola (también rescatado del olvido) era en el que tocaba el eximio músico andaluz sus piezas inmortalizadas.

En 2010 El majestuoso edificio y todo su patrimonio histórico pasaron a formar parte de la Federación de Sociedades Españolas de la República Argentina, luego del hermanamiento de ambas entidades oficializado mientras estaba Pedro Estrella como Embajador de España en Argentina.

Si bien la Embajada ayudó a movilizar y buscar fondos para la restauración del histórico inmueble valuado en más de u$d 3.000.000, la obra fue posible gracias a la instrumentación de la Ley de Mecenazgo que exime a empresas privadas de pagar un porcentaje de ingresos brutos destinandofondos a un proyecto cultural. La misma se implementa a través del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Su titular, Ing. Hernán Lombardi, se comprometió fuertemente con el proyecto así como con otras ayudas destinadas a la revitalización y salvaguarda de la memoria española en Argentina y especialmente en Buenos Aires.

Esta primera etapa, se trata de una restauración parcial, pero sustancial, en la que se recuperó la sala teatral, con las sillas originales y la instalación eléctrica. El posible acceso a una segunda etapa de la Ley de Mecenazgo (que ya estaría gestionándose) implicaría la recuperación del salón de entrada y la planta baja, un salón en el primer piso y un escenario, completando así prácticamente la totalidad de la magnífica edificación.

Con una colectividad hispano descendiente renovada, con la mixtura racial de la Reina del Plata, La Patriótica quiere abrirse a la sociedad en su conjunto y para ello hará concesiones con destacados polos culturales de la ciudad. En principio la apertura de actividades estaría mancomunada con el Centro Cultural Borges, un espacio de referencia que en las últimas décadas ha aportado espectáculos, actividades y convocatorias multidisciplinarias.

Después de disputas entre los referentes de la colectividad, desavenencias económicas, inicios y marcha atrás, la ilusión y el tesón ganaron. Ahora una nueva etapa se abre volviendo a escribir lo que este espacio será capaz de alumbrar. Sin duda un logro emotivo para las personalidades de la colectividadque tanto lucharon por la recuperación de este espacio y una gran oportunidad para españoles, descendientes, argentinos y generaciones venideras.

En una de sus obras Félix Ortiz y San Pelayo narra en detalle y con documentos pertinentes la fundación y primeros años de la institución, da cuenta del ahínco con el que nació y el compromiso e ilusión de sus fundadores. El libro es fiel reflejo también de las formas discursivas de la época. Detalla las comisiones directivas, proyectosy cronología.

Gisela Gallego  

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015