Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Las orquestas nunca mueren en Galicia

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Cultura y sociedad

Las orquestas nunca mueren en Galicia

Verano tras verano, en Galicia las orquestas siguen imponiendo sus ritmos por verbenas y fiestas patronales dentro de una tradición que ha marcado desde siempre las celebraciones populares gallegas

Paris de Noia

Nadie como aquel que, en vida, todos llamaban Toñino de Ladrido para encarnar el rendido amor de muchos gallegos por las orquestas que animan las verbenas. Y para ello, había que aguardar a la llegada del verano, sobre todo durante el mes de agosto, cuando calienta el sol y la mayoría de los pueblos de la Comunidad andan celebrando sus múltiples festejos populares.

El bueno de Toñino, batuta en mano, irrumpía en escena justo cuando finalizaba la procesión y el santo –San Roque o Santa Marta- regresaba a su parroquia y daba inicio la sesión vermuth, esa que tiene lugar bajo el sol de las dos de la tarde, con ellas y ellos enlazados por la cintura al ritmo de un pasodoble, tras haber saboreado una tapita de pulpo a feira acompañada de un trago de ribeiro o albariño. Era el momento elegido por Toñino de Ladrido para demostrar sus dotes de director de orquesta a los curiosos y los niños, que inmediatamente abandonaban las atracciones de la feria para seguir el entusiasta ritmo marcado por aquel apasionado amante de las orquestas. A lo largo de todo el verano Toñino no conocía el descanso y a lomos de su ciclomotor era capaz de seguir a todas las orquestas que actuaban en su amada Ferrolterra, desde San Saturnino aValdoviño,o desde Cabanas hasta Mugardos o Narón.

Y no es que el inefable Toñino de Ladrido no tuviese a lo largo del año entretenimientos musicales con los que divertirse. De hecho, con soloacercarse a Ortigueira, tenía a su disposición las actuaciones de la afamada Escola de Gaitas, sin olvidar la obligada cita anual con el Festival del Mundo Celta. Pero no. Para aquel buen hombrenada comparable con el goce que le procuraban los trepidantes ritmos de las orquestas de toda la vida, como Los Satélites,Trébol o Los Players. Y, precisamente Los Players es el mejor ejemplo de las veteranas orquestas gallegas que han logrado sortear el paso de los años y han traspasado su repertorio y su filosofía musical a hijos, sobrinos y nietos. Nacieron 1938, de la mano del saxofonista Manuel Otero,y muchos de sus miembros provenían de bandas militares, vivero indiscutible de muchas grandes orquestas de la Comunidad gallega.

Pero resultaría imperdonable, pensar que el entusiasmo que despiertan las orquestas es algo reservado para personas mayores. De ningún modo. Muchas de estas orquestas son idolatradas,gastan un caché que envidian hasta las estrellas del rock y su agenda estállena durante todo el estío. Este es elcaso de orquestas como Panorama y de su líder indiscutible, el guitarrista, que tiene un club de fans, creado hace 17 años, con más de nueve mil socios y 80.000 seguidores que para sí quisieran muchas rutilantes estrellas del pop o del hip-hop nacional en estos momentos de vacas flacas. Tampoco se pueden quejar en cuanto a número de fanáticos seguidores formaciones como Marbella, Paris de Noia o el trepidante Combo Dominicano.

Vanesa Sosa, una de las últimas vocalistas de la orquesta Panorama

Vanesa Sosa, una de las últimas vocalistas de la orquesta Panorama

En España, solo la Comunidad de Valencia osa hacer competencia a la de Galicia a la hora de rivalizar en lo que respecta a ritmos orquestales cuando repunta el verano, y pedanías, pueblos y ciudades se disponen a festejar a sus patronos.

En Galicia funcionan más de 400 orquestas que emplean a más de 4.000 personas entre animadores, cantantes, músicos y técnicos de sonido, lo que supone un récord mundial. En ningún lugar del planeta se registra un fenómeno similar que, sin embargo, no ha sido inmune a una crisis cuyo reflejo más directo ha sido el bajón de las contrataciones entre el diez y el treinta por ciento, por lo que muchos músicos ya no puedan vivir exclusivamente de su oficio, y tienen que alternar sus actuaciones con ingresos de otras procedencias. Así pues, a pocos ha extrañado últimamente quela Hacienda Pública haya puesto los ojos sobre un sector que mueve tantos millones y que se encuentra en manos de asociaciones patronales, representantes y comisiones de fiestas proclives a distraer cotizaciones que la fiscalía considera abultadas.

Hoy en día, y gracias a las nuevas tecnologías, existen para las verbenas humildes dúos y hasta lobos solitarios que, amparados en el chunda-chunda y el play-back, son capaces de entretener durante un par de horas al personal menos exigente. De cualquier modo, eso siempre será infinitamente mejor y preferible al insoportable estruendo que en los últimos años aportan a algunas modestas verbenas populares ciertos maltratadores de la buena música llamados DJ.

P.Z.

 

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015