Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Atleti-Real Madrid: una sana rivalidad

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Deportes

Atleti-Real Madrid: una sana rivalidad

Qué lejos quedan ya aquellos años en que indios y vikingos compartían mesa y mantel disfrutando en grata y fraternal compañía los placeres y las amarguras del balompié

Cristiano Ronaldo disputando un balón

Pues sí, hubo un tiempo, no tan remoto, en que los fans blancos y colchoneros se mezclaban sin mayores problemas en las gradas del Santiago Bernabéu o en el viejo Estadio Metropolitano para degustar un Atlético de Madrid-Real Madrid sin agresiones ni insultos, ni batallas entre ultras. Y es que como dice el mítico rojiblanco Collar “en los años 60 y 70 el único clásico de verdad era el derby madrileño. Sencillamente porque éramos los dos mejores equipos de España. El Barça iba a rebufo”.

¿Y, cuándo y cómo arrancó una rivalidad deportiva que ha marcado el balompié en la capital España e, incluso, ha traspasado fronteras con dos confrontaciones por la supremacía europea en menos de dos temporadas, la primera en Lisboa y la última en Milán?

Real y Atlético no nacieron mellizos por pocos meses de diferencia pues el primero fue inscrito oficialmente el 6 de marzo de 1902 y el segundo el 26 de abril de 1903. Y ambos se cruzaron por primera vez en un encuentro amistoso el 20 de noviembre de 1904, que terminó en un 6-0 favorable a los blancos, aunque luego aparezca como primer duelo oficial el disputado el 2 de diciembre de 1906, con un 2-1 a favor del Madrid.

Una alineación colchonera de los años 70: Melo, Alberto, Reina, Marcelino, Benegas, Panadero Díaz. Debajo. Leal, Irureta, Gárate, Bezerra y Capón

Una alineación colchonera de los años 70: Melo, Alberto, Reina, Marcelino, Benegas, Panadero Díaz. Debajo. Leal, Irureta, Gárate, Bezerra y Capón

Pero amistosos u oficiales, la rivalidad estaba servida a raíz de esos dos encuentros que congregaron a miles de enfebrecidos hinchas de dos zamarras, la blanca y la rojiblanca, que posteriormente buscarían acomodo en Chamartín y en el Metropolitano. Distancia asequible con un garbeo y que permitía que ambos aficiones confraternizasen bastantes domingos. Y, así mismo, que muchos estuviesen en posesión de los dos carnets de socios.

No solo compartían penas y glorias los hinchas de ambos equipos. También los jugadores atléticos y blancos hacían frecuente gala de sana y manifiesta amistad. Prueba de ello es que entre los años 60 y 70 era frecuente encontrarse a los Abelardo, Collar, Ufarte o Reina junto a los Gento, Pirri o Di Stefano compartiendo una cerveza o disputando una partida de cartas en el Chiquifrú, un bar sito en la calle Marceliano Santamaría, en los aledaños de Concha Espina.

Y es que, entre otras razones, resultaba que muchos de aquellos futbolistas eran vecinos. Vivían en los alrededores de la Plaza Castilla. Y tampoco parce que se llevasen mal las dos directivas, a pesar de que don Santiago Bernabéu alardease señorío ante cualquier rojiblanco de pro y las malas lenguas insinuasen que don Vicente Calderón, el presidente atlético, era un colchonero con alma merengue. Tanta era la entente que, en más de una ocasión cuando el Metropolitano no presentaba las condiciones debidas para disputar competiciones internacionales, el Madrid cedía, sin problemas, el Chamartín. E, incluso, hubo en su día un proyecto para compartir estadio, como hacen el Milan y el Inter, aunque no llegó a cuajar.

El Real Madrid “Ye-ye”. 1966. Araquistain, Pachín, De Felipe, Sanchís, Pirri, Zoco. Abajo: Serena, Amancio, Grosso, Velázquez y Gento

El Real Madrid “Ye-ye”.1966. Araquistain, Pachín, De Felipe, Sanchís, Pirri, Zoco. Abajo: Serena, Amancio, Grosso, Velázquez y Gento

Pero eso no quitaba para que, Liga tras Liga, los blancos pensaran que el enemigo a batir era los rojiblancos y viceversa. La sana rivalidad persistía, pero la brecha entre ambos equipos comenzó a agrandarse con la aparición de la Copa de Europa, que catapultó la fama del Real Madrid por todo el orbe. Es cierto que el Atleti contrarrestó con dos Copas de España ganadas al Madrid en el mismísimo Chamartín, pero el efecto de las cinco Copas de Europa resultaba demoledor, aunque José Eulogio Gárate afirmase que “el Atleti fue en su momento el club más grande de España”
Todo empezó a torcerse con la aparición de los Ultrasur y el Frente Atlético, pero sobre todo con la enemistad manifiesta entre presidentes tan controvertidos como Ramón Mendoza y Jesús Gil y Gil. Poco o nada que ver con el trato entre señores que se dispensaron Bernabéu y Calderón (el presidente, por cierto, que bautizó como “el Pupas” al Atlético).

Hasta entonces, el trasvase entre jugadores de ambos clubes había transcurrido de manera normal. De modo que a ninguna de las aficiones le extrañó que José Luís Pérez Payá abandonara aquel Atleti de Ben Barek para doctorarse en el Bernabéu. Y, como caso curioso de colaboración entre blancos y rojiblancos, citaremos la cesión de Ramón Moreno Grosso al Atlético. Grosso ayudó a evitar el descenso del Atleti pero luego volvió a ser repescado por el Real Madrid donde triunfó y colaboró para ganar la 6ª Copa de Europa con el equipo ye-ye.

Y naturalmente también se producían corrimientos de tierra en sentido inverso. Es decir del Madrid al Atleti. Y el más sonado, qué duda cabe, fue el de Luis Aragonés. El “Zapatones” comenzó su andadura futbolística en el Real Madrid, pero fue en el Atleti donde acabaría explotando primero como jugador y luego como técnico.

Emilio Butragueño supera a un defensa atlético

Emilio Butragueño supera a un defensa atlético

Pero la colaboración entre los dos clubes dio paso al filibusterismo cuando el Real Madrid fichó a Hugo Sánchez. Aquí se rompieron las hostilidades y las buenas formas. La lógica del mercado se impuso porque continuaron los cambios de cromos, pero ya en otro contexto. Así, Bernard Schuster recaló en el Atlético previo paso por el Madrid para ganar una Copa frente a su ex equipo gracias a un gol suyo logrado tras un libre directo. Mientras, seguía escociendo en las filas rojiblancas el “robo” de Llorente por el eterno rival.

El inmenso error del que nunca se ha dejado de arrepentir el equipo de la ribera del Manzanares fue la decisión de Jesús Gil de suprimir la cantera, o sea las categorías inferiores del Atlético de Madrid. Esa lamentable medida dejó libre a un portento llamado Raúl González Blanco que aprovechó la ocasión para fichar por el equipo de Concha Espina donde el “7” marcó toda una época de oro para el club merengue, incluida Copa de Europa. Raúl no fue el único caso. El legendario Juanito también se crio a los pechos de la cantera rojiblanca para acabar convirtiéndose en icono merengue.

La rivalidad dio paso al desprecio absoluto cuando el Atleti descendió en la temporada 99-2000. Entonces, de la mutua admiración se pasó a la mofa y la rechifla. Llovía sobre mojado porque ya en la época de mayor brillantez de la Quinta del Buitre, los Michel, Gordillo y Gallego, se cachondeaban de la escasa calidad técnica de jugadores del Atleti como Pizo Gómez (con quien se cruzaron en la cuesta de Las Perdices) mientras los aficionados del Atlético se metían con Michel por los tocamientos a los genitales de Valderrama, y los ultras del Madrid se cebaban con José Luis Caminero por haber tenido, al parecer, algún roce amoroso con la señora de un compañero.

Antoine Griezman tratando de escapar de Carvajal y James

Antoine Griezman tratando de escapar de Carvajal y James

La prensa siempre ha estado en el ojo del huracán de la rivalidad Madrid –Atlético. Los rojiblancos se han quejado siempre de la predisposición de los periodistas hacia el equipo blanco en detrimento de sus colores. Marca y As, los dos grandes rotativos deportivos de la capital de España, han sido siempre acusados de madridistas, al igual que las emisoras de radio y la Televisión Española. Tal ha sido el predominio blanco en las portadas de As y Marca que un chascarrillo callejero afirmaba que los hinchas del Madrid tenían el AS y el Marca; los del Barcelona, el Mundo Deportivo y el Sport, mientras que el Atlético tenía a su disposición “La Calle” y “La Farola”( dos periódicos para indigentes). A su vez, los hinchas rojiblancos contraatacaban diciendo que el Marca y el As eran como las lechugas: primero había que quitarles las cuatro primeras hojas (las correspondientes a información blanca) para poder disfrutar de las que iban dedicadas al Atlético de Madrid.

Pero Alfredo Relaño, director del diario As, cree que las simpatías de la prensa por uno y otro equipo andan empatadas. “Existe equilibrio. Y siempre lo hubo”, afirma Relaño. “Bajar a Segunda hizo mucho daño al Atlético en ese aspecto y mientras él deambulaba por la categoría de plata, el Madrid jugaba partidos de la Copa de Europa y ocupaba portadas. Y no hay que olvidar que la información deportiva es lo que llamo “prensa feliz”, un periodismo en el que se premia el éxito sobre el fracaso y tampoco hay que olvidar que en el contexto internacional, hay más seguidores merengues que colchoneros”.

Cuando le preguntamos por qué las portadas y la información favorecen más a blancos que a rojiblancos, Relaño, quien además presume de ser de los aficionados que en un momento dado podían exhibir los dos carnets de socio, afirma que, además del descenso de los atléticos al infierno de la Segunda División, el Real Madrid acaparó portadas gracias a la irrupción de fichajes galácticos como Ronaldo, Beckham, Zidane o Figo. “Todo ese período- afirma el director del diario As- ha quedado detrás porque el Cholo Simeone ha colocado al Atlético de Madrid en el pedestal de respeto y prestigio que nunca debió perder. Simeone ha devuelto al Atleti al nivel de los 60-70”.

P.Z.

 

Fernando Torres, el último mito rojiblanco, entre dos defensas madridistas

10 ilustres seguidores del Atlético de Madrid                                                                                           

Felipe VI, rey de España                                                                                                                         
José Tomás (Torero)                                                                                                                                
José Ramón de la Morena (periodista)
Will Smith (actor)
José Luis Torrente (personaje de ficción)
Joaquín Sabina (cantante)
Belén Esteban
Javier Bardem (actor)
Luis de Grandes (político)
Almudena Grandes (escritora)
 

10 ilustres seguidores del Real Madrid

José María Aznar (político)
Mariano Rajoy (político)
Sara Carbonero (presentadora)
Rafa Nadal (tenista)
Usain Bolt (atleta)
Gran Wyoming (presentador)
Edurne (cantante)
Maribel Verdú (actriz)
Fernando Alonso (piloto)
Nacho Cano (músico)

 

 Jesús Gil y Ramón Mendoza

Dos presidentes irrrepetibles: Jesús Gil (Atlético de Madrid 1987-2003) y Ramón Mendoza (Real Madrid 1985-1995)

Himno del Real Madrid

De las glorias deportivas
que campean por España
va el Madrid con su bandera
limpia y blanca que no empaña.
Club castizo y generoso,
todo nervio y corazón,
veteranos y noveles,
veteranos y noveles,
miran siempre tus laureles
con respeto y emoción.
¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid!
Noble y bélico adalid,
caballero del honor.
¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid!
A triunfar en buena lid,
defendiendo tu color
¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid!,
¡Hala Madrid!
Enemigo en la contienda,
cuando pierde da la mano
sin envidias ni rencores,
como bueno y fiel hermano.
Los domingos por la tarde,
caminando a Chamartín,
las mocitas madrileñas,
las mocitas madrileñas
van alegres y risueñas
porque hoy juega su Madrid
¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid!
Noble y bélico adalid,
caballero del honor.
¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid!
A triunfar en buena lid,
defendiendo tu color
¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid!,
¡Hala Madrid!

Himno del Atlético de Madrid

Atleti, Atleti, Atlético de Madrid,
Atleti, Atleti, Atlético de Madrid,
Jugando, ganando, peleas como el mejor,
porque siempre la afición,
se estremece con pasión,
cuando quedas entre todos campeón,
y se ve frente al balón,
un equipo de verdad,
que esta tarde de ambiente llenará.
Yo me voy al Manzanares,
al estadio Vicente Calderón,
donde acuden a millares,
los que gustan del fútbol de emoción
Porque luchan como hermanos,
defendiendo su colores,
en un juego noble y sano,
derrochando coraje y corazón.
Atleti, Atleti, Atlético de Madrid...

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015