Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Carlos Soria: "La edad no es un problema para conseguir tus sueños"

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Entrevista

Carlos Soria: "La edad no es un problema para conseguir tus sueños"

Las manos desnudas de Carlos Soria, despojadas de guantes, piolets y cuerdas, impresionan. Se lo han dado todo, primero como tapicero y después escalando riscos y peñascos. Hollar la jubilación no ha sido fácil, pero una vez alcanzada, “es una bendición”: lo dice la persona con más edad en ascender las montañas más altas del planeta

 

CARLOS SORIA CAMINO DE OTRA CUMBRE

Sentado en una silla de la cocina prepara el desayuno. Pan de cereales, un chorrito de aceite, un diente de ajo – “el antibiótico de la guerra para prevenir y curar infecciones”- y dos lonchas de cecina. Dicen los que le acompañan que su corazón late como el de cualquier persona y ni tan siquiera como el de un deportista en su máxima exigencia. El secreto está en su cabeza. Su mentalidad engulle la rutina del sacrificio, el esfuerzo y la alimentación diaria con una facilidad cercana al placer. Algo que le ha hecho pasar “más de seis años por encima de 5.000 metros de altitud”. Pudo con el Shisha Pangma, Dhaulaguiri, Kangchenjunga, Manaslu, Makalu, Broad Peak…y aquí sigue, esperando a esa montaña que le ponga en aprietos.

Acaba el entrenamiento de Carlos, casi siempre cuatro horas diarias. Ejercicios de equilibrio, fuerza muscular, bicicleta…Está claro que los primeros pasos antes de llegar a la montaña son estos.

Los pasos empiezan muy pronto, los primeros, buen entrenamiento y transmitir tranquilidad a los tuyos, los siguientes son de adaptación a la altitud y al medio; y por último una gran concentración con la montaña. El equilibrio, por ejemplo, es fundamental porque la actividad que realizo no se desarrolla en un medio totalmente estable como puede ser el suelo.

Miss Hawley, tiene 92 años, pero nunca ha subido ningún ochomil, pero sus palabras son mandamientos en el alpinismo. ¿Qué mandamientos no son negociables y sí universales en alguien como tú?

El primero es respetar a la montaña y a lo que le rodea, incluidas sus gentes. También procuro dejar el mejor recuerdo posible. Y como deportista, no mentir. A mí lo que no me gusta en la montaña es que la gente mienta, y por ejemplo, decir que llevas oxígeno, usarlo un poco y terminar diciendo que no lo has utilizado.

Annapurna, en el horizonte el Dhaulagiri y el Shisha Pangma. Si todo va bien es posible que consigas un hito histórico y mundial de hollar 14 ochomiles con 77 años…

Sé que es muy difícil que consiga ascender los 14 ochomiles, y si no lo consigo seré tan feliz como ahora. Pero sí me gustaría transmitir el mensaje de que la edad no es un problema para conseguir tus sueños. Si la rodilla sigue bien, estoy dispuesto a seguir subiendo montañas y continuar con mi reto. No pienso jubilarme de esto, tengo el privilegio de poder seguir haciéndolo. Es mi vida.

CARLOS SORIA CON LOS PIOLETS

En todos tus retos suscitas gran expectación en la comunidad científica, con la que colaboras en el departamento de medicina deportiva del Instituto Nacional de Educación Física. ¿Eres consciente de que no sólo la voluntad mueve montañas sino el ejemplo de longevidad física para la ciencia de la preparación física?

La voluntad mueve montañas pero el ejercicio físico también. Por eso me tomo muy en serio el entrenamiento y me dejo aconsejar por los expertos. Con la bicicleta estática practico durante 30 minutos tres días a la semana. También con mi entrenador personal hago ejercicios en bosu y fitball, combinados con diferentes pesos, para mantener el equilibro. Lo aconsejo para cualquier persona, sea o no deportista.

Como siempre has dicho, llevas subiendo montañas toda la vida, pero ¿has llegado alguna vez a calcular el tiempo que has pasado en tierra y el que te ha llevado por las montañas?

He calculado que he pasado más de seis años por encima de 5.000 metros de altitud. La montaña, junto con mi familia y antes de jubilarme mi trabajo, ocupan gran parte de mi vida.

Carlos, imaginamos que en cada reto, en cada cima hay un propósito, una ilusión. ¿Si tuvieses que calificar tu vida lo harías más pensando en retos o ilusiones?

Las dos son importantes. Los retos son importantes, pero sin ilusión no se pueden conseguir. No hace falta que estén ligados a la montaña. Hace unos días presentamos un proyecto para ayudar a Nepal con la ilusión de reunir recursos para ayudar directamente a los habitantes más desfavorecidos y evitar intermediarios y burocracias.

La montaña está llena de experiencias humanas, ejemplos de superación, retos incumplidos, ¿Qué recuerda tu memoria?

El ver amanecer desde las grandes montañas es un recuerdo imborrable. Y convivir con la gente de las montañas también. Pero es imposible hacer un resumen de mis buenos recuerdos. Son tantos... Para mí ese valle, donde se ubica el Manaslu, tiene muchos recuerdos y por eso es tan especial. Piensa que conseguí llegar a la cima del Manaslu en 2010, después de 37 años de haberlo intentado por primera vez. Además, muy cerca de Lho está el pueblo de Sama, en el que estoy muy involucrado en un proyecto solidario junto con mi patrocinador, el BBVA.

En una entrevista que te hicieron leí que explicabas que la plenitud física te llegó a los 50 años. Nadie mejor que tú puede conocer tu cuerpo, ¿qué explicación encuentras a sentirte así a esa edad?

Con esa edad hice grandes escaladas y me sentí muy seguro y tranquilo. Quizá fue un equilibrio perfecto entre fuerza y experiencia, que en la montaña es fundamental. Cada montaña no se prepara de una manera diferente. Todas exigen cosas similares, tanto en entrenamientos como alimentación.

¿Qué parte de leyenda y realidad tiene el ascenso al K2 sobre cimas tan míticas o mitificadas como el Everest? ¿Es cierto que por cada 10 ascensos de éxito en el Everest hay uno en el K2?

Son las montañas más altas y míticas. El Everest es la más alta y el K2 es la segunda más alta pero quizá la mas bonita y más difícil. El respeto y la admiración que tiene por el Everest se entiende cuando relata cómo compró “un coche en diciembre de 2000 y los números de la matrícula coincidieron con la altura del Everest (8848). Al año siguiente llegué a la cima de esta montaña”.

Cuenta la leyenda que nunca ha escalado una montaña, pero su experiencia y años de trabajo en Nepal le han granjeado a Miss Hawley -92 años- fama de severa y objetiva. ¿Te acuerdas de cuál fue el primer y último consejo que le dio?

Consejos no me ha dado nunca. Ahora es difícil verla, pero tras la cumbre del Kanchenjunga el año pasado vino personalmente a darnos la enhorabuena y me hizo muy feliz porque nos conocemos desde hace 45 años. En mi vida también he tenido grandes referencias, alpinistas como Ricardo Cassin y Reinhold Messner. Como personas, a mis padres.

Reinhold Messner, el primer hombre en subir el Everest sin oxígeno dijo una vez: “no soy joven ni viejo. Soy fuerte”. ¿Así se ve Carlos Soria o prefiere definirse con otra frase?

Quizá a mi me iría mejor: "soy mayor, pero sigo fuerte y, sobre todo, con ganas".

Texto y fotos: Miguel Nuñez Bello
 

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015