Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Españoles en el Colegio de Europa, en Brujas

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Españoles en el mundo

Españoles en el Colegio de Europa, en Brujas

Fundado en 1949, es una institución pionera en los estudios europeos. Tiene anualmente unos 400 alumnos, de 50 países, seleccionados entre los mejores por los ministerios de Asuntos Exteriores

DSC_0089

El Colegio de Europa, College of Europe o Collège d’Europe o Europacollege, es una prestigiosa institución universitaria de posgrado, especializada en la investigación y enseñanza del Derecho, Economía y Ciencia Política. Fundado en 1949, es una institución pionera dedicada a los estudios europeos. Cuenta anualmente con unos 400 alumnos de más de 50 países, seleccionados conjuntamente por los ministerios de Asuntos Exteriores de los distintos países comunitarios.

Historia

Los orígenes del Colegio se remontan a 1948 cuando el pensador español Salvador de Madariaga propuso, durante el Congreso de La Haya, el establecimiento de un instituto de estudios de postgrado para que estudiantes de diferentes países europeos pudiesen estudiar y vivir juntos.

Un grupo de ciudadanos de la ciudad de Brujas quiso que el Colegio tuviera su sede en la ciudad, apoyados por Hendrik Brugmans, uno de los líderes del movimiento europeísta de aquellos años. Tras la caída del muro de Berlín (Alemania), el gobierno polaco pidió en 1992 abrir un segundo campus en las afueras de Varsovia, en el antiguo palacio de Natolin. Finalmente, en 1998 un grupo de antiguos alumnos crea la Fundación Europea Madariaga, presidida por Javier Solana.

Campus

El campus del Colegio está situado en el centro de Brujas, conformado por un conjunto de edificios históricos dedicados a administración, clases y servicios. También cuenta con siete residencias para los estudiantes, distribuidas por la ciudad. El campus de Natolin, en Varsovia (Polonia) se encuentra al sur de la ciudad, en la reserva natural del palacio de Natolin, ocupando 1,2 kilómetros cuadrados entre edificios y jardines.

DSC_0347

Texto fundacional del Colegio

Estudios

Los másteres tienen una duración de un año académico y exigen la redacción de una tesis. Los idiomas oficiales del Colegio (los alumnos deben dominar ambos) son el inglés y el francés, aunque se imparten clases de otros idiomas europeos. Se imparten másteres en: Master in Arts in European Political and Administrative Studies (Diplôme d’études approfondies en politique et administration Européennes), Master in Arts in European Economic Studies (Diplôme d’études approfondies en économie Européenne), Master in European Law (LL M) (Diplôme d’études approfondies en droit Européen), Master in European International Relations and Diplomacy Studies (Diplôme d’études approfondies en Relations Internationales et Diplomatiques de l´Union Européenne), Master of Arts in European Interdisciplinary Studies (Diplôme d’études Européennes interdisciplinaires approfondies).

Juan Carlos González Fernández, madrileño del barrio de Argüelles, completará este año su máster en European Economic Integhration and Business, en el Colegio de Europa en Brujas. Es licenciado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Complutense de Madrid. Es máster en Derecho por la London School of Economics. Habla y escribe español, inglés y árabe. Tiene un nivel medio alto, hablado y escrito, de francés: “Estar en el Colegio Europa significa estar en un lugar especial e histórico, en el sentido de que fue creado con una clara vocación europeísta, para que personas de diversos países de Europa convivan, se conozcan, debatan… también tienen como objetivo formarnos para integrarnos en el entramado institucional europeo”.

En el Colegio de Europa, la promoción de cada año adquiere el nombre de una personalidad. La promoción de este curso es la Václav-Havel, en reconocimiento del presidente de Checoslovaquia y, después de la partición del país, de la República Checa. Las promociones, en comparación con otras universidades, no son muy numerosas. En el Colegio de Europa de Brujas hay entre trescientos y trescientos cincuenta alumnos. Los alumnos de las distintas promociones se conocen, organizan eventos deportivos por promociones… Han sido alumnos del Colegio de Europa: Manuel Marín, exvicepresidente de la Comisión Europea y presidente del Parlamento español; Ledi Bianku, juez del Tribunal Europeo de Derechos Humanos; Úrsula Plasnik, ministra de Relaciones Exteriores de Austria, etcétera.

“Tenemos mucho trabajo —añade Juan Carlos González Fernández—. Cada semana es diferente, porque no conocemos el horario de trabajo hasta la semana anterior. Podemos tener clases los sábados, o incluso los domingos. Otra semana puede que tengamos poco trabajo. En conjunto, la carga de trabajo es muy elevada: tienes que preparar trabajos en grupo, presentaciones, escribir la tesis del máster… todas las actividades consumen mucho tiempo”.

DSC_0374

Juan Carlos González y Pablo González en la puerta del Colegio

Investigación y Desarrollo

Desde principios de los años 80, el Colegio cuenta con una división dedicada a la Investigación y Desarrollo, muy activa en Derecho Comunitario. Colabora con la Comisión Europea, Cruz Roja y la Universidad de Naciones Unidas, que estableció conjuntamente su Centro de Estudios de Integración UNU-CRIS en Brujas. También cuenta con cátedras de investigación, como la Jan Tinbergen, de Economía; o la Robert Bosch, de Civilización Europea; y el Centro para el Estudio del Derecho de la Competencia. El Colegio cuenta, además, con una de las mejores bibliotecas dedicada a los estudios europeos en el mundo.

Licenciado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas por la Complutense de Madrid, Pablo González Pérez es diplomado en Estudios Jurídicos y Económicos de la Unión Europea por la Universidad Paris 1, Panthéon-Sorbonne y LL M (candidato al título) con especialidad en Derecho Europeo y Análisis Económico por el Colegio de Europa (Brujas): “Tras siete meses en Brujas, puedo afirmar que estudiar en el Colegio de Europa es un privilegio. El claustro de profesores es de un nivel superior. La mayoría son referentes en su trabajo. Es un gran aliciente para los que asistimos a sus clases: nunca nos faltan ni la motivación ni las ganas de seguir aprendiendo. Gran parte del éxito de la institución se debe a la calidad del grupo humano”.

¿Te consideras un privilegiado?
En la medida en que puedo cursar mi máster gracias a una beca que me concedió el Ministerio de Asuntos Exteriores, sí, me considero un privilegiado. Si añadimos que el Colegio de Europa me permite proseguir mi especialización en Derecho Europeo y encaminar, poco a poco, mi carrera profesional hacia el objetivo que me marqué hace dos años, la sensación de ser alguien afortunado es todavía aún mayor.

Para trabajar, ¿España o cualquier otro país del mundo?
Para trabajar, cualquier país en el que me den la oportunidad para dedicarme a lo que me he estado formando desde que acabé mis estudios en la Complutense. No tengo especial preferencia ni por España ni por cualquier otro país del mundo. Mi principal objetivo es llegar a trabajar en el ámbito del Derecho de la Competencia, en Europa o fuera de Europa —concluye Pablo.

Otro alumno del Colegio de Europa es Manuel Valenciano Marx. Estudió en el Colegio Alemán de Madrid, cursó Ciencias Económicas en la Universidad Carlos III, especializándose en Economía de la Integración Europea. Pasó después un año en la Universidad Libre de Bruselas, ciudad a la que volvió para trabajar como becario en la Cámara Americana de Comercio de Bélgica. Después estuvo cinco meses en el Consejo de la Unión Europea en la Dirección General de Asuntos Económicos y Competitividad, en el desarrollo de un programa de apoyo a PYMES: “Mis primeras experiencias laborales fueron determinantes en mi motivación por estudiar en el Colegio de Europa. Quería profundizar y adquirir una visión más global de las áreas en las que antes había trabajado. También me interesaba continuar mis estudios concentrándome en la economía aplicada al marco europeo. Por último, muchos antiguos alumnos destacaban el hecho de que, en el Colegio, el estudio se complementa con actividades como simulaciones de situaciones profesionales, debates y visitas a las instituciones europeas. Esto me pareció una estupenda forma de facilitar mi transición del campo académico a la vida profesional”.

¿Qué objetivos profesionales tienes?
Encontrar un puesto de trabajo en una organización en la que pueda poner en práctica los conceptos aprendidos en el máster y, a ser posible, realizar mi propia pequeña contribución al proyecto de la integración europea. Estoy interesado en incorporarme al Banco Europeo de Inversiones o al Banco Central Europeo.

¿Buscas huecos para participar en la vida social de la ciudad?
La idea de fondo es proveer a los estudiantes de todas facilidades como alojamiento, comidas y recursos académicos para crear un ambiente de alto rendimiento y de estimulación intelectual. Muchos alumnos se refieren a la vida en el Colegio como la “Burbuja de Brujas”, pero las conexiones por ferrocarril en Bélgica son excelentes: llegas rápido a otras ciudades como Gante o Bruselas, donde escapar de la rutina. La vida social está marcada por las semanas nacionales, en las cuales los alumnos de cada país invitan a personalidades, organizan conciertos o degustaciones gastronómicas para presentar la cultura de su país a los demás compañeros.

DSC_0358

La biblioteca alberga más de 100.000 libros y está suscrita a más de 600 publicaciones

Juan Carlos González Fernández añade a lo manifestado por sus compañeros: “No tenemos mucho tiempo libre: siempre tenemos algo que hacer. Eso no quiere decir que no hagamos fiestas u otras cosas. Tenemos un bar en el Colegio, que abre los jueves por la noche y lo lleva un grupo de estudiantes. También se organizan fiestas en algunas residencias o la gente simplemente queda con sus amigos a tomar algo en algún sitio”.

En el Colegio de Europa, otra tradición importante es la ceremonia inaugural y de clausura del año académico, a la que son invitados políticos y personas relevantes en el ámbito europeo. Este curso ha visitado Brujas la primera ministra de Dinamarca, que da la casualidad de que es la primera estudiante del Colegio de Europa que ha llegado ser primera ministra de su país.

La biblioteca

Desde 1982, Marc Vuijlsteke fue el director de la Biblioteca. Después sería el director de la Oficina de Desarrollo de la Escuela. Le sucedió, en 1993, Kris Clara, anterior responsable de la Biblioteca de la Universidad de Amberes. El director de la Biblioteca, entre octubre de 1998 y el verano de 2006, fue John Miller. En el año 2007 se hizo cargo de la Biblioteca Eric de Souza, profesor de Estudios Europeos Económicos de la Universidad.
Las colecciones de la Biblioteca han crecido en los últimos años. Disponen de 100.000 volúmenes. Están suscritos a casi 600 títulos de publicaciones periódicas. La información electrónica ocupa un lugar preferente en sus ofertas. En 1994 instalaron el sistema de gestión Horizon. Para atender la demanda de los estudiantes, la biblioteca abre hasta las 21:45 horas, de lunes a viernes. Los sábados permanece abierta hasta las 18:15 horas. Los domingos hasta después del mediodía.

Pablo Torres
Fotos: Pablo T. Guerrero

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015