Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Javier Gómez Noya, Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2016

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Deportes

Javier Gómez Noya, Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2016

La fama de atleta indomable de Javier Gómez Noya nació a sus 15 años, cuando se negó a aceptar un diagnóstico médico que aconsejaba su retirada del deporte a causa de una anomalía cardiaca

Javier Gomez Noya

Medalla de plata en Londres 

Era el año 2003, y de la mano de su ídolo de toda la vida, Iván Raña, el flamante Premio Princesa de Asturias de los Deportes en 2016 acababa de ganar la medalla de bronce en el Campeonato de España de triatlón, una especialidad que abarca ciclismo, natación y una carrera pedestre, y que entonces empezaba a abrirse camino en España. Pero la euforia por tan espectacular inicio se diluyó los días siguientes cuando, tras un análisis médico en el que se le detectó una anomalía cardíaca, el Consejo Superior de Deportes le retiró la licencia internacional.

Según los médicos, Javier padecía una valvulopatía aórtica congénita, en lenguaje vulgar, una pequeña peculiaridad estructural que le acompaña desde su nacimiento y que, sin embargo, ha superado a base de una voluntad de trabajo y una capacidad de esfuerzo que le han llevado a conseguir ni más ni menos que cinco Campeonatos del Mundo de triatlón y una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres.

¿Y dónde reside el secreto para pasar de desahuciado para el ejercicio físico a convertirse en la máquina más perfecta que ha fabricado jamás el deporte español? Para el actual campeón del mundo de triatlón es sencillo: “Jamás he fumado un cigarro ni me he tomado una copa; una cervecita sí, con los amigos”: he aquí, pues, la fórmula mágica, según este prodigio nacido en Basilea en el año 1983, pero que se ha criado en Ferrol, aunque muchos de los que le conocen ofrecen versiones que trascienden del humo de los cigarros y el alcohol de los cuba-libres: las condiciones aeróbicas de Gómez Noya están fuera de lo normal y a sus parámetros de consumo de oxígeno sólo llegan unos pocos elegidos en el mundo del deporte. Pero Javier tiene otra gran peculiaridad: muscular y esqueléticamente es muy fuerte.

A su llegada a meta

Según su entrenador, Carlos David Prieto: “Nunca he visto a nadie como él. Su voluntad de trabajo y capacidad de esfuerzo es infinitamente superior a la gente superdotada”. Y su fisioterapeuta de cabecera, José Antonio Bodoque, añade que "cada día hace ejercicios de recuperación por su cuenta y luego nunca le duele nada, es muy difícil verle lesionado".

Otro de los secretos de este super atleta es que se toma el triatlón como un hobby y por eso no se cansa nunca de ello. Ante este triatleta de referencia mundial durante casi una década, técnicos y compañeros coinciden en el análisis y las catalogaciones de "genio", "superdotado" y "fuera de lo normal" que se repiten constantemente.

El jurado del Premio Princesa de Asturias de los Deportes decidió conceder el galardón a Javier por su "brillante palmarés" y sus valores de "esfuerzo y perseverancia". El galardón está dotado con la reproducción de una escultura de Joan Miró, 50.000 euros en metálico, un diploma y una insignia.

Gómez Noya se alzó con el Premio entre una relación de cuatro finalistas, que completaban la esquiadora estadounidense Lindsey Vonn, el piloto de rally Sebastian Loeb y el equipo de rugby de Nueva Zelanda, más conocido como los "All Blacks".

Gómez Noya ha sido tres veces campeón del mundo

"Ya llevaba varios años siendo finalista. Este premio es algo muy importante, para mí y para el triatlón, mi deporte. Y es algo que me anima a seguir trabajando a tope", declaró el gallego, cuyo próximo reto es lograr la medalla de oro olímpico en los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro: la única presea que le falta en su extenso e inigualable palmarés.

Desde entonces, ha conseguido volver a dominar en la distancia olímpica con tres títulos mundiales consecutivos, mejorar la velocidad punta en los metros finales y coquetear con gran éxito en la media distancia. "Javi es el mejor alumno que se puede tener, aunque cada día hay que pararle los pies porque siempre quiere más". La ortodoxia en los entrenamientos no va con él y Carlos David Prieto comenta entre risas que "si la gente viese nuestra planificación de algunas semanas pensaría que somos unos frikis".

Río de Janeiro espera en el horizonte como posible guinda a una carrera de leyenda. El oro olímpico es la única meta que le queda por conseguir a un deportista extraordinario y toda su preparación de este año 2016 está siendo enfocada a ese prometedor 18 de agosto. "Lo mejor que puedo hacer es prepararme e ir allí mentalizado en sufrir, en luchar y dar lo mejor que tenga. No hay más secreto", reconoce.

P.Z.

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015