Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Hemingway y los Sanfermines

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Memoria gráfica

Hemingway y los Sanfermines

El escritor estadounidense Ernest Hemingway, premio Nobel de Literatura en 1954, fue un personaje íntimamente ligado a España, en especial a los toros y muy especialmente a los Sanfermines de Pamplona

hemingway

Cuando este 6 de julio se lanzó el cohete que abre las fiestas de San Fermín en Pamplona también se cumplieron noventa años desde que el mayor propagandista internacional de la fiesta apareciese por la plaza del Castillo. En julio de 1923, el semanario canadiense Toronto Star envió a su corresponsal en Europa a Pamplona para que escribiese sobre los Sanfermines. Este corresponsal no era otro que un Ernest Hemingway de 24 años, veterano de la I Guerra Mundial, casado con Hadley Richardson y que formaba pandilla en París con gentes como John Dos Pasos, Gertrude Stein, Scott Fitzgerald, James Joyce, Ford Madox Ford y Ezra Pound.

En esta primera etapa, Hemingway volvió todos los años hasta 1927, también en 1929 y 1931, conoce la ciudad y la fiesta, hace amistades y va recogiendo material para su novela Fiesta (The sun also rises, 1926) que sería su primer éxito importante. En ella se narra la vida en Pamplona de un grupo de americanos desencantados mezclados con la fiesta, la bebida, los cambios de pareja y los “exóticos” toreros.
Las crónicas que Hemingway mandó al Toronto Star eran como poco exageradas y como mucho sensacionalistas. He aquí un fragmento de su primera crónica. “En Pamplona, donde tienen seis días de toros cada año, desde el 1126 de la era cristiana, y donde los toros corren por las calles de la ciudad a las seis de la mañana, con la mitad de la población corriendo delante de ellos. (...) Pamplona, donde todos los hombres y jóvenes de la ciudad son toreros amateurs y donde hay una lidia amateur cada madrugada que es esperada por 20.000 habitantes, en la que los toreros amateurs van todos desarmados y donde hay una lista de accidentados por lo menos igual que en una elecciones en Dublín (...)

Hemingway Pamplona 1959

 

Con el tiempo Hemingway fue conociendo mejor la fiesta y a los toreros y de ahí salió su tratado Muerte en la tarde (1932), muy discutible según los expertos y los puristas, pero que dio vuelo mundial a la tauromaquia. Tuvo buena amistad con Cayetano Ordóñez “Niño de la Palma”, torero artista e irregular con el que acabó enemistándose y llamándole cobarde.

Hemingway no volvió a Pamplona y a los Sanfermines hasta casi tres décadas después, aunque sí estuvo en España como periodista cubriendo la Guerra Civil. No se atrevió a volver porque no se fiaba de Franco por el apoyo del escritor a la República. Curiosamente Hemingway vuelve a España y a Pamplona cuando se estaban gestando los acuerdos bilaterales entre España y Estados Unidos que se firmarían en septiembre de 1953. En esta visita, su amigo Juanito Quintana le presenta a Antonio Ordóñez, hijo de Cayetano “Niño de la Palma”, le ve torear y se entusiasma con él.

La última visita del escritor a Pamplona es en julio de 1959 —ya no es sólo un escritor americano, es un premio Nobel de Literatura— donde coincide con Antonio Ordóñez, a quien estuvo siguiendo todo el verano en su competencia con el otro ídolo de la época, Luis Miguel Dominguín. De esta experiencia salió un texto, “Un verano peligroso”, encargo de la revista Life, que tuvo poco éxito. Hemingway estaba ya un poco agotado como escritor, su texto es blando y repetitivo y ha perdido la fuerza de su estilo.

La mayoría de las fotografías que ilustran este artículo son de su última visita en 1959 y son obra de un gran fotógrafo de la época, Julio Oubiña y de su reportaje sobre el escritor en Pamplona para la revista Paris Match. En su última visita a Pamplona se le ve feliz y despreocupado. Sus últimos dos años fueron terribles: depresión, paranoia, incapacidad de escribir y salud física muy mermada, así un 2 de julio de 1961 se quitó de en medio con una escopeta de caza. Se dice que le había dicho a Ava Garnder en una ocasión: “He pasado mucho tiempo matando animales y peces para no matarme a mí mismo”.

Carlos Piera

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015