Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Mónica Méndez Aneiros : ¿Mis ojos reniegan del paisaje¿

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Entrevista

Mónica Méndez Aneiros : ”Mis ojos reniegan del paisaje”

A caballo entre Porto de Espasante (Ortigueira, A Coruña) y Londres, Mónica Méndez Aneiros está decidida a afianzar una prometedora carrera de fotógrafa plena de sensibilidad, magia y reservada vitalidad

Mónica Méndez

 A pesar de ser una recién llegada, Mónica, dueña de una poderosa intuición fruto de un entorno marinero marcado por la abrumadora presencia de la sierra de A Capelada, transita con absoluta seguridad por el mundo de la fotografía. Su carrera arrancó desde la humildad de una aldea, pero tras su paso por Londres y Escocia, donde ejerció como fotógrafa de prensa, abrió en su Espasante natal la Galería “IN”, que en poco tiempo se ha convertido en punto de referencia y encuentro de artistas de la comarca del Ortegal.

¿Dónde, cómo y cuándo arranca su pasión por la fotografía?
Todo comenzó cuando una vecina me prestó una vieja cámara Olympus y empecé a hacer fotos en Espasante, en mi pueblo, pero no con ánimo profesional, solo como puro entretenimiento.

¿No destilan demasiada tristeza esas fotos?
Mis primeras fotos resaltan el detalle de puertas, ventanas y pinzas, pero luego empecé a interesarme por la tristeza que infunden las aldeas abandonadas, eso que queda cuando la gente emigra, el vacío hasta que el tiempo lo cubre todo de olvido, y sí, todo eso es un tanto desolador.

¿Podría dibujarnos su trayectoria profesional?
En 1998 viajé a Londres para trabajar como “au pair”. Me exigían demasiado dinero para entrar en la Facultad, y además siempre he sido mala estudiante. Recibí mis primeras clases de fotografía en el año 2000 con una Canon que me regaló mi madre. A partir de ahí fui pasando del amateurismo al profesionalismo sin darme apenas cuenta. Luego, me trasladé a Escocia para trabajar como fotógrafa de prensa para la Agencia North. Aprendí mucho, sobre todo a trabajar rápido y valorar la fotografía documental.

Interior de casa

¿Por qué elude imágenes del formidable paisaje del Ortegal?
No soy paisajista, mi ojo reniega del paisaje. Será porque el paisaje rotundo de Galicia lo veo todos los días y ha dejado de llamar mi atención. Hay que tener paciencia para el paisaje, para reflejar la luz, me gusta trabajar con luz natural, esa que te permite encontrar huellas en la arena, los reflejos de las luces en el agua, el juego de las nubes sobre el mar, yo prefiero pensar a deleitarme. Mis fotos arrancan con una idea y luego no tienen nada que ver con el final.

¿Es una obsesa del trabajo?
En absoluto. No estoy obsesionada, de hecho no soy de las que van con la cámara al cuello a todas partes. En cierta ocasión, en Londres, me sorprendió un día con lluvia y agua hasta la cintura, y lamenté no llevar ninguna cámara conmigo, pero tengo la foto en la memoria.

¿Qué opinión tiene de las fotos con móvil y la moda de los selfies?
No soy partidaria de emplear el móvil para hacer fotos, me da la impresión de que así no se disfruta de lo que se puede estar viendo y viviendo.

¿Ya ha hecho un retrato del famoso “banco de Loiba”?
Yo ya había retratado esa puesta de sol antes de que se hiciera famosa, pero de todos modos hay muchos más sitios bonitos en el Ortegal, lugares todavía salvajes y vírgenes.

Imagen prenupcial de Ricca y Marvin en Londres

Imagen prenupcial de Ricca y Marvin en Londres

¿Cómo nació la idea de montar una galería de arte en una aldea?
Lo tenía en la cabeza, pensaba que quería tener un espacio donde exhibir mis fotos, un lugar donde exponer mi idea de la fotografía. Y así nació la Galería “IN”: un sitio íntimo en un pueblo pequeño donde artistas, pintores, fotógrafos y artesanos, no solo de Galicia sino también de Francia, África, Dinamarca o Alemania, puedan exponer su obra.

¿Cuál es el balance?
Ha sido un acierto. Estoy principalmente orgullosa de la muestra del verano pasado de la familia Leguinodec, porque refleja fielmente lo que fue la vida y el pueblo de Espasante en los años 60.

¿Resulta duro ser emigrante en Londres?
Sí, me asalta la morriña en fechas señaladas a pesar de que ya considero Londres como mi segunda casa. Ejerzo de gallega y no me parece de paletos, al revés, aprende uno que nadie es mejor ni peor, ni franceses, ni alemanes, ni daneses.

¿A quién admira en el mundo de la fotografía?
A partir de mi experiencia como fotógrafa de prensa, empecé a valorar y entender a fotógrafos como Cartier Bresson y la española Cristina García Rodero. Sus trabajos sobre la “Rapa das Bestas” en Galicia me parecen de una factura excelente.
 

Texto P.Z.
Fotos: Mónica Méndez Aneiros

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015