Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Jaime Picornell, uno de los últimos de Filipinas

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Españoles en el mundo

Jaime Picornell, uno de los últimos de Filipinas

Popular columnista, antiguo cónsul honorario en Cebú, pertenece a una familia española que lleva más de cien años en el país asiático

 

PICORNELL

Jaime Picornell, de raíces baleares, es una institución en la isla filipina de Cebú. Nació hace 74 años en este bonito lugar, que nunca ha abandonado. Cónsul honorario de España durante 18 años, es columnista en los principales diarios de un enclave que fue el escenario del inicio de la colonización española en el país asiático, cuando Fernando Magallanes llegó a Cebú en 1521.

Picornell es conocido en la isla por sus columnas en los diarios Cebu Daily News y Philippine Daily Inquirer. Mantiene la nacionalidad española. Empezó escribiendo una columna sobre sociedad en 1963 en el diario Morning Times. Es también el socio más antiguo del Casino Español de la isla, fundado en 1920, por «un grupo entusiasta de españoles » como un club de esparcimiento y que sigue funcionando casi un siglo después. Uno de los fundadores fue su abuelo, Bartolomé Picornell.

En en el club, los casi 500 miembros, casi todos filipinos, pueden jugar a los bolos, al billar, a la pelota vasca, al bádminton, al tenis o al baloncesto, el deporte más popular del país, mediante una cuota de socio de 1.500 pesos filipinos (28 euros) al mes.

Entrada al Casino

Entrada al Casino

"Mi abuelo paterno llegó en la época en que Filipinas era todavía una colonia española. Un familiar suyo había venido como soldado y le había dicho cosas buenas del país. Cuando Filipinas se perdió en 1898 y pasó a manos norteamericanas, mi abuelo regresó a Mallorca y les dijo a sus parientes que Cebú era muy bonito. Entonces, mi abuelo y sus dos o tres hermanos vinieron a Manila, se establecieron, pusieron un negocio, una peluquería, un negocio de alquiler de carrozas y luego coches. Pero a mi abuelo no le gustaba Manila, le gustaba viajar por toda Filipinas. Iba con un baúl con cosas, vendiéndolas de un sitio para otro, hasta que llegó a Cebú, ya con mi abuela. Se había casado en Manila. Le gustó Cebú y aquí se quedó. Aquí nacieron ya mi padre y sus tres hermanos".

¿Cuál era la ocupación de su abuelo ?
Mi abuelo se dedicó principalmente a vender brillantes. Se quedaron aquí toda la vida. Mi padre fue a España de vacaciones ya que trabajaba en una empresa americana. Era el jefe en Cebú y cada año tenía muchas vacaciones, todo pagado, y se iba a España.

Ese fue el inicio de la historia de la familia Picornell en Cebú. Además de balear, por las venas de Jaime Picornell corre sangre aragonesa, asturiana y un poco de china y filipina también. Pese a que nunca ha vivido fuera de Cebú, Jaime Picornell visitó varias veces España y en uno de sus viajes conoció a la que fue su esposa.
"Siempre viví en Cebú. Cuando me casé con una chica de Zaragoza, nos lo planteamos. Empecé a trabajar como profesor de español. Como estudié para ser contable, tenía trabajo por el día en la oficina y por la noche iba a la Universidad a dar clases".

PICORNELL

En la isla nacieron también sus dos hijos, que tienen asimismo la nacionalidad española y no la filipina.
"Nos consideramos lo que somos, españoles. En España hay veces que tenemos problemas con gente porque no hemos nacido en España. Nos dicen que no somos verdaderos españoles. Los españoles están muy bien considerados en Filipinas. El castellano nunca llegó a ser la lengua de todo el mundo en el país. Se instaló en las capas altas, pero en los pueblos solo estaba el cura español, que aprendía la lengua nativa para poder predicar mejor. El inglés ganó terreno con la llegada de los norteamericanos. Trajeron maestros de América a casi todos los pueblos de Filipinas".

¿Recuerda la invasión japonesa de Filipinas?
No me acuerdo de la guerra. Solo que cayeron bombas de todas partes y que tenía que correr con mi abuela al refugio. Yo tenía 3 años.

Además de las columnas en los diarios de Cebú, Picornell tiene otras muchas actividades, entre ellas la joyería. Picornell fue por última vez a España en 2008.

"A la vuelta, mi esposa tuvo un problema de corazón. Tuvimos que esperar un año para ponerle el marcapasos. Yo he tenido problemas con la espalda, de los que me tuvieron que operar, y también he tenido problemas con la cadera. Después mi esposa tuvo un tumor en el cerebro y no podíamos viajar. Antes íbamos cada cuatro años los dos. Siempre a Zaragoza. Se nos hacía corto".

Interior del Casino Español

Interior del Casino Español

¿Se estudia el español en Filipinas?
Se estudia el español en Filipinas, pero no todas la universidades tienen clases de castellano, porque faltan profesores. En el Instituto Cervantes están entrenando a muchos filipinos para que sean profesores de español. Antes éramos más profesores. Estudiábamos español en el seminario, que era de los curas, como si estuviéramos en España. Estamos hablando de los años sesenta.

Jaime Picornell llama a su chófer, de nombre Albino, y se despide en el Casino Español, señalando la cabeza de un toro, que preside el bar del club. "Este toro se lidió en Manila en los años cincuenta. Se crió en España. Había algún espectáculo de este tipo de raíces españolas y se construyó un estadio para ese evento. Nos mandaron la cabeza y la pusimos aquí para adornar el bar".

Texto y fotos: Pablo San Román
 

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015