Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Carlos Núñez: "La música era una forma de curar la morriña para los emigrantes gallegos"

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Entrevista

Carlos Núñez: "La música era una forma de curar la morriña para los emigrantes gallegos"

Carlos Núñez es un gaitero referencia de la música gallega. El diario francés Liberation le ha catalogado como "la única estrella mundial" de este instrumento

carlos nuñez

A sus 45 años, este gaitero vigués, se ha convertido en el embajador de las tradiciones celtas, ese sello común de Galicia, Asturias, Bretaña, Irlanda, Escocia y Gales. Todos estos pueblos están unidos por el Atlántico, un mar que tomaron para emigrar a Argentina, Uruguay, Brasil, Cuba o Estados Unidos. El músico gallego, que empezó con ocho años a tocar la flauta y poco después la gaita, fue descubierto cuando tenía trece por The Chieftains, uno de los grupos legendarios de la música celta, que llevan 54 años paseando las melodías irlandesas por el mundo.
Tras sus primeros viajes por el mundo acompañando a The Chieftains, como un niño prodigio, Carlos Núñez lanzó hace veinte años, en 1996, su primer disco, Irmandade das Estrelas. Desde entonces ha obtenido un gran reconocimiento en el mundo celta, en Gran Bretaña y Francia, tocando el pasado mes de marzo en el Olympia de París.

¿Se considera Carlos Núñez un embajador de la música celta por el mundo?
De alguna forma la gente te pide que lo seas. Vas por los escenarios del mundo, paseando parte de tu tradición, de tu cultura. No te lo planteas, pero la gente te exige que lo seas. Para mí es un orgullo y una misión. Me dedico a la música, pero para mí no es un oficio, es una tradición cultural que tienes detrás, es una tradición muy antigua, es una sabiduría. Me lo decía la gente cuando empezaba a tocar muy pequeño: no lo dejes, no lo dejes, esto no puede morir, no tiene que desaparecer.

Mucha gente en el mundo no sabe que los gallegos o los asturianos son celtas, como los irlandeses, galeses, escoceses o bretones.
Los propios españoles tampoco conocen la herencia cultural celta que hay en toda la península ibérica. En el caso de Galicia y Asturias sí se conoce porque fue reivindicada desde el siglo XVIII o XIX por los intelectuales, pero en otras partes de España falta ese reconocimiento como parte de una cultura atlántica. Lo que yo hago desde la música es seguir ese espíritu de la cultura celta, de intercambio, de hermandad, siempre buscando las conexiones. La música celta es como un abrazo fraternal.

En un concierto

Supongo que tendrá muchas anécdotas en sus viajes por el mundo cuando ven a un gallego como representante del música celta.
Tengo mil anécdotas. Los primeros meses, cuando empecé a hacer giras por Estados Unidos con 13 años, desembarqué en el Carnegie Hall de Nueva York con The Chieftains y el público no estaba preparado para que apareciera un gaitero procedente de España. Pensaban que desde España solo podía venir un músico de flamenco. No lo podían creer. Pero con el paso de los años hemos ido educando al público. Perciben que hay esa conexión celta y al mismo tiempo ese carácter muy español, muy latino.

La morriña, ese sentimiento de añoranza de la tierra, parece algo muy gallego y muy celta. ¿Era la música una manera de acercar a esos emigrantes de las regiones atlánticas a sus orígenes?
La morriña es una realidad común a todos los pueblos emigrantes. Sabemos que no solo los gallegos tuvieron morriña en Latinoamérica. Los irlandeses la tenían desde que tenían que emigrar a Estados Unidos o ya los escoceses cuando tenían que emigrar a Londres desde el siglo XVII, cuando había música celta que se vendía en Londres que se llamaba 'Pastillas para curar la melancolía'. La música era una forma de curar esa morriña para los emigrantes de Irlanda o de Escocia cuando tenían que ir a trabajar a una gran ciudad. Lo mismo les pasaba a los bretones cuando tenían que ir a París, a los gallegos cuando emigraban a Latinoamérica. La morriña está ahí. En el caso de los gallegos, somos un pueblo que tenemos una capacidad camaleónica impresionante. La morriña, combinada con la adaptación, ha dado cosas maravillosas, como músicas latinoamericanas qur tienen un componente gallego, o en Norteamérica con un componente irlandés, como el Rock and Roll o el Rythm and Blues o el Country.

el gaitero en un paisaje gallego

¿Cuál ha sido la huella que ha encontrado Carlos Núñez de la música celta en países como Argentina o Cuba, que recibieron a tantos emigrantes gallegos?
Desde el principio, desde mi primer disco, Irmandade das Estrelas, siempre he tratado de ir recuperando los contactos con nuestra diáspora por toda Latinoamérica. Grabamos dos canciones en La Habana. Fuimos a conocer a los gaiteros más viejos de la ciudad, a los últimos gaiteros, gente que tenia casi 100 años, y grabamos parte de un repertorio con ellos y con gente como Omara Portuondo, Compay Segundo, los Buenavista Social Club, la Vieja Trova Santiaguera. Le dimos vida a toda esa música de la emigración que llegó desde el siglo XIX, música muy interesante. En Argentina, grabamos el tango 'Galleguita' que cantaba Gardel, que habla de una chica gallega en Buenos Aires. Lo grabamos en directo con el cantante argentino León Gieco y The Chieftains, en Vigo, ante 30.000 personas. Fue muy emocionante.

La influencia gallega fue importante en Argentina, Cuba o Uruguay pero también lo fue en Brasil, aunque sea menos conocida, al punto que a usted le interesó tanto el tema que hizo un disco sobre esa conexión en 2009.
La influencia gallega en Brasil es enorme y no se conoce. Galicia era más grande antes y llegaba hasta la mitad norte de Portugal. Esa antigua Galicia era un país con mucha tradición celta y la gaita estaba también en Portugal. Cuando los portugueses llegaban en sus primeras expediciones a Brasil, hacían bajar a los gaiteros de los barcos, y tocaban para los indios, que empezaban a bailar con el gaitero. Se dieron cuenta que la gaita era un elemento que los unía con los nativos. Y la gaita fue parte del nacimiento de Brasil. Hubo gaiteros negros. Hasta el siglo XIX, entre los africanos y los indios, la gaita formó parte de la cultura de Brasil hasta que la sustituyó el acordeón, que pasó a llamarse gaita en el sur de Brasil y en el norte zanfona. Brasil tiene mucha música de gaita mezclada con la música africana y tiene cosas de los emigrantes gallegos, de la Galicia actual. El conocido cantante brasileño Carlinhos Brown, de jovencito, trabajaba en una panadería de gallegos en Bahía. Allí la comunidad de emigrantes más numerosa es la de los gallegos, después de la africana. Brasil guarda muchas cosas de la Galicia de hace unos siglos, pero no se conocen porque los propios brasileños no las han aireado, ya que le han dado mucha importancia a la herencia africana, porque les parecía que es lo que unía a todo Brasil.

Pablo San Román

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015