Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Portal Carta de España.Indurain y Contador tres maglia rosa para España en 100 años de Giro

Carta de España Online Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Gobierno de España.

Carta de España Online. Deportes

Indurain y Contador tres maglia rosa para España en 100 años de Giro

El Giro de Italia cumple cien años repleto de mitos, pero la historia sería distinta sin la participación de corredores españoles como Indurain, Contador o Miguel Poblet

Alberto Contador subiendo el Mortirolo

Alberto Contador subiendo el Mortirolo

La historia del Giro de Italia obliga a invocar a dos grandes ciclistas italianos, Fausto Coppi y Gino Bartali, pedaleando furiosamente en pos de un sueño llamado maglia rosa que nació un 13 de mayo de 1909, en la plaza Loreto de Milán. Nada más genuino que esa rivalidad nacida en los años del blanco y negro.
Sin embargo, circunscribir la gran carrera italiana por etapas a estos dos monstruos y obviar a otros mitos de la misma nacionalidad como Gastone Nencini, Alfredo Binda, Orefo Ponsin, Luigi Ganna, Franco Chioccioli, o el “pirata” Marco Pantani sería abandonar la gran cita italiana sin haber hecho escala en las Dolomitas o el Mortirolo.

Tampoco la caravana multicolor que todos los años atraviesa el país trasalpino podría prescindir de actores extranjeros de la talla de los legendarios Eddy Merckx, Jaques Anquetil, Bernard Hinault o del primer extranjero que ganó el Giro, el suizo Hugo Koblet, en 1950.

En ese escenario mítico por excelencia, henchido de escaladas inolvidables, escapadas impensables, desfallecimientos contundentes, caídas definitivas y derrapes inconmensurables no podían faltar los corredores españoles y serían Ricardo Montero y Mariano Cañardo los primeros ciclistas que se atrevieron a competir en el Giro, en su edición de 1931. Pero hubo que esperar hasta 1955 para ver al alicantino Bernardo Ruiz ganar una etapa en la prestigiosa carrera italiana.
Tras la estela de esos dos aguerridos pioneros y en pleno dominio del francés Anquetil (campeón en 1960 tras una gran cronoesalada), Antonio Suárez consiguió clasificarse en el tercer puesto de la general en 1961, precisamente por debajo del corredor francés a quien derrotó Pambianco. Pero además de este tercer puesto en la general, dos españoles consiguieron un segundo y un cuarto lugar en la clasificación del Gran premio de Montaña, Gabriel Mas y Jesús Galdeano, compañeros de Suárez en el equipo Ferrys.

Fausto-Coppi y Gino Bartali

Dos clásicos del Giro: Fausto Coppi y Gino Bartali

Cuando los tres magníficos del Ferrys se bajaron de la bici, tuvieron el buen cuidado de dar la alternativa a Julio Jiménez, quien en 1968 protagonizó la gesta de marchar a la cabeza del pelotón durante 11 días.

Apodado el divino calvo o, también, “Mig”, como los cazas soviéticos, a Miguel Poblet le cupo el grandísimo honor de ser el español que, con 20 triunfos, más etapas ha ganado en el Giro de Italia. Dieciséis más que Angelino Fons que consiguió cuatro etapas, tres de ellos en 1962. Poblet, siempre fue considerado la cuarta pata del gran banco que formaron en la década de los cincuenta Federico Martín Bahamontes (primer español en ganar un Tour), Bernardo Ruiz y Jesús Loroño.

Después de Jaques Anquetil, fue Eddy Merckx quien se puso frente a un pelotón rendido en el que, sin embargo, concatenó cuatro premios de montaña José Manuel Fuente, el formidable “Tarangu”, quien en 1971, 72, 73 y 74, se subió a las mismísimas barbas del belga que impotente veía cómo el asturiano lo aventajaba en cuantos puertos se interponían en su pedalear por Lavadero, Bondone, Grappa, Tonale y otras cumbres míticas. Y, cuando desfallecía Tarangu, ahí estaba Francisco Galdós, digno relevo del asturiano en la ronda italiana.

Indurain con la maglia rosa en el Giro de 1992

Miguel Indurain con la “maglia” rosa en el Giro de 1992

Como si se tratase de anunciar el huracán español que iba a significar la irrupción del fenómeno Miguel Indurain, en la ronda de 1983 Alberto Fernández, “El Galleta”, consiguió el tercer puesto de la clasificación general en su primera participación en pos de una maglia rosa que se enfundaría en dos ocasiones el mejor ciclista español de los tiempos, campeón absoluto del Giro en 1992 y 1993.

El reinado de Miguel Indurain fue incontestable no solo porque ganase esas dos ediciones sino por el dominio que su sola presencia producía en cualquier carrera por etapas desde la ronda italiana a la francesa o la española.

Indurain era de otro mundo (del mismo planeta que Anquetil o Eddy Mercx) No resultó extraño que fuera el primer español en abrir la puerta grande para que entrase otro ciclista español, Alberto Contador, campeón en 2008 y en 2011 , aunque luego fuese desposeído del título por un extraño positivo por clembuterol.
Pero las victorias de Indurain y Alberto Contador no deben solapar el papel jugado por otros grandes corredores españoles como Abraham Olano, 2º en 2001 y 3º en 1996; Carlos Sastre, 3º en 2009; o “Purito” Rodriguez, a quien derrotó la mala suerte en 2012, tras ir 10 días liderando la prueba y perder la contrarreloj y la carrera con solo 16 segundos de diferencia del ganador: Hesjedal.

Luis Bamba

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Pie de página

© Carta de España Online 2015