MINISTERIO DE ORGANIZACIONES Y ACCIÓN SINDICAL Decreto de 8 de junio de 1938

BOE de 11 de junio de 1938

    Las condiciones en que se desarrolla el trabajo han de responder al concepto de dignidad que nuestro Fuero de Trabajo proclama.
    Son contrarias a este principio aquellas costumbres que, establecidas bajo un régimen materialista, colocan al hombre, principal elemento de la producción, en condiciones algunas veces de inferioridad en cuanto a la atención que se les dispensa, a los mismos instrumentos de las industrias.
    Así sucede en la forma frecuente en que efectúan sus comidas los trabajadores, sentados en las aceras de las calles o alrededores de fábricas o talleres, expuestos a las inclemencias del tiempo y sin que los presida el decoro y sentido de orden que todos los actos de la vida han de tener.
    Para evitar el anterior hecho poniendo su debido remedio, previa deliberación del Consejo de Ministros y a propuesta del de Organización y Acción Sindical.

DISPONGO:

    Artículo 1.- Toda empresa sujeta a un régimen de trabajo que no conceda a sus obreros un plazo de dos horas para el almuerzo, y aquéllas en que lo solicite la mitad del personal obrero vienen obligadas a habilitar, en el plazo de dos meses, a contar desde la publicación de este Decreto en el «Boletín Oficial», un local-comedor que les permita efectuar sus comidas a cubierto de los rigores del tiempo, y provisto de las correspondientes meses, asientos y agua (1).
    El local estará acondicionado para poder calentar las comidas.

    Artículo 2.- Cuando los trabajos deban efectuarse al aire libre, en obras eventuales, las empresas deberán habilitar barracones desmontables o cobertizos, si no dispusieren de otros locales próximos adecuados.
    Se exceptúan de lo anteriormente expuesto los trabajo agrícolas, salvo de aquellas faenas que se realicen por temporadas en sitios fijos; en este caso habrán de cumplir la anterior obligación, pudiendo adaptarlo a las costumbres locales.

    Artículo 3.- Las empresas con locales  permanentes que reúnan más de 50 trabajadores deberán establecer, en el plazo de un año, comedores, en los que, a base de una cooperación de la misma empresa, puedan los obreros efectuar  sus comidas a precio módico.
    Estos comedores habrán de reunir condiciones de higiene, sencillez y alegría.

    Artículo 4.- El Ministerio de Organización y Acción Sindical dictará las órdenes oportunas para la aplicación de estos preceptos.

 

(1) En sentencia de 28 de febrero de 1984 declara el Tribunal Central de Trabajo que el establecimiento de comedores en el centro de trabajo sólo es exigible cuando, además de darse las circunstancias establecidas en el Decreto de 8 de junio de 1938 y Orden del 30 del mismo mes y año, dichos comedores vayan a ser utilizados en la práctica, lo que no sucede cuando la jornada es continuada y ni siquiera comprende en su núcleo la hora de la comida, conclusión a que se llega interpretando el precepto en su espíritu y finalidad, criterios de los que no cabe prescindir, como dispone el artículo 3 del Código Civil.