Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Leyes

Leyes

O. 11-VIII-1953, ESTATUTOS DE LA MUTUALIDAD DEL SEGURO ESCOLAR

ORDEN DE 11 DE AGOSTO DE 1953, POR LA QUE SE APRUEBAN LOS ESTATUTOS DE LA MUTUALIDAD DEL SEGURO ESCOLAR (B.O.E. DEL 28)

REGIMEN ESPECIAL DE ESTUDIANTES

NORMATIVA INCLUIDA EN ESTE APARTADO

L. 17 de julio de 1953 (B.O.E. del 18), que establece el Seguro Escolar obligatorio.

O. 11 de agosto de 1953 (B.O.E. del 28), que aprueba los Estatutos de la Mutualidad del Seguro Escolar.

O. 10 de noviembre de 1955 (B.O.E. de 15 de diciembre), que modifica la O. de 11 de agosto de 1953.

O. 6 de junio de 1956 (B.O.E. del 18), sobre prestación por tuberculosis pulmonar.

O. 23 de junio de 1956 (B.O.E. de 25 de julio), que modifica la O. de 11 de agosto de 1953.

O. 25 de marzo de 1958 (B.O.E. del 26), que regula la prestación de cirugía general.

O. 12 de abril de 1958 (B.O.E. del 29), que incluye la prestación de internamiento sanatorial por enfermedades mentales.

O. 22 de abril de 1958 (B.O.E. del 25), que modifica la O. de 11 de agosto de 1953.

O. 22 de diciembre de 1959 (B.O.E. del 29), que modifica la O. de 11 de agosto de 1953.

O. 1 de marzo de 1962 (B.O.E. del 16), que complementa la O. de 12 de abril de 1958, y establece la prestación por tuberculosis ósea.

O. 18 de junio de 1962 (B.O.E. del 26), que aclara la O. de 25 de marzo de 1958.

D. 146/1963, 17 de enero (B.O.E. del 28), sobre préstamos a estudiantes.

O. 27 de junio de 1963 (B.O.E. de 9 de julio), que modifica la O. de 11 de agosto de 1953.

O. 21 de abril de 1965 (B.O.E. del 28), que complementa la O. de 25 de marzo de 1958.

O. 21 de abril de 1965 (B.O.E. de 13 de mayo), que amplía las prestaciones del Seguro Escolar.

D. 1475/1966, 16 de junio (B.O.E. de 2 de julio), que modifica la O. de 11 de agosto de 1953.

R.D. 1633/1985, 28 de agosto (B.O.E. de 14 de septiembre), que fija la cuantía de la cuota del Seguro Escolar.

R.D. 270/1990, 16 de febrero (B.O.E. de 2 de marzo), que incluye en el Seguro Escolar a los alumnos que cursen el tercer grado de estudios universitarios del Doctorado.

Res. 28 de marzo de 1990 (B.O.E. de 6 de abril, I.L. 1681), que incluye en el Seguro Escolar a los alumnos que cursen enseñanzas de Formación Profesional Especial.

Instrucciones 15 de febrero de 1994 gestión recaudatoria del Seguro Escolar.

OTRAS DISPOSICIONES APLICABLES

O. 8 de abril de 1992 (B.O.E. del 15, I.L. 1707), art. 71.2.4, que puede verse en Seg. Social, Cap. V "Recaudación", Sec. 2.ª, Ap. 2.º

INTRODUCCION

El art. 7.º1.d) R.D.Leg. 1/1994, 20 de junio (B.O.E. del 29, I.L. 3276), L.G.S.S., incluye dentro del campo de aplicación del sistema de la Seguridad Social a los estudiantes, grupo de encuadramiento que se considera constitutivo de un Régimen Especial -art. 10.2.f) de la Ley-.

No instaurado formalmente este Régimen, hay que estar a lo dispuesto en la L. 17 de julio de 1953 (B.O.E. del 18), por la que se establece el seguro escolar obligatorio, y la O. 11 de agosto de 1953 (B.O.E. del 28), conjunta de los Ministerios de Educación Nacional y Trabajo, por la que se aprueban los Estatutos de la Mutualidad del Seguro Escolar, así como disposiciones posteriores, ampliatorias del campo de aplicación unas, reguladoras de prestaciones otras, sin olvidar, por su rango, las previsiones contenidas en el art. 27.6 la L. 25 de agosto de 1983, ánica de la Reforma Universitaria -"Los estudiantes tienen derecho a la protección de la Seguridad Social en los términos y condiciones que se establezcan en las disposiciones legales que la regulen"-, y art. 6.º1 la L.O. 8/1985, 3 de julio(B.O.E. de 4), reguladora del Derecho a la Educación: "Se reconoce a los alumnos los siguientes derechos básicos... h) Derecho a la protección social en los casos de infortunio familiar o accidente".

A continuación se recogen los aspectos básicos de la citada Ley del Seguro Escolar y de la O. de 11 de agosto de 1953.

Campo de aplicación

(Artículos 2.º y 3.º de la Ley y Orden y abundantes disposiciones posteriores)

Estudiantes, de matrícula oficial o libre, de B.U.P., F.P., C.O.U., estudios de Grado Medio o Superior, hasta el cumplimiento de los 28 años de edad, españoles o hispanoamericanos, portugueses, andorranos, filipinos, portorriqueños, haitianos , brasilenos, norteamericanos, sirios, franceses, holandeses, belgas, jordanos, guineanos, marroquíes, iraquíes, alemanes, ingleses, griegos y, en general, nacionales de aquellos países con los que exista Convenio de reciprocidad tácita o expresa, que cursen los citados estudios en nuestro país.

El R.D. 270/1990, 16 de febrero (B.O.E. de 2 de marzo), con vigencia de 2 de marzo de 1990 y efectos a partir del curso 1990-1991, se incluyen en el Seguro Escolar los alumnos que cursen el tercer ciclo de estudios universitarios del Doctorado. Su texto es el siguiente:

Artículo 1.º-1. Los alumnos que cursen el tercer ciclo de estudios universitarios conducentes al título de Doctor, tanto en la fase de realización de los cursos y seminarios del correspondiente programa de Doctorado como en la fase de elaboración, presentación y lectura de la tesis doctoral, quedarán incluidos en el régimen del Seguro Escolar con plenos efectos a partir del curso 1990-1991.

2. En todo caso, y no obstante lo establecido en el apartado anterior, la edad límite para aplicación del Seguro Escolar será la de 28 años, de conformidad con la normativa vigente.

3. De acuerdo con las disposiciones reguladoras del Seguro Escolar, el abono de las cuotas correspondientes correrá a cargo del Estado en un 50 por 100 y en otro 50 por 100 a cargo del alumno.

Art. 2.º-1. La recaudación del porcentaje de las cuotas del Seguro Escolar que deban satisfacer los alumnos incluidos en el ámbito de aplicación del presente Real Decreto se efectuará por la correspondiente Universidad en la misma forma en que se efectúe para los restantes alumnos universitarios.

2. Los alumnos que hayan finalizado la fase de realización de los cursos y seminarios del correspondiente programa de doctorado de los estudios universitarios del tercer ciclo deberán acreditar en el momento de abonar la cuota anual que se hallan elaborado la tesis doctoral, mediante certificado a tal efecto, expedido por el Director de tesis, tanto con ocasión del primer curso académico que dediquen a esta tarea como para los posteriores.

Art. 3.º-Los alumnos a quienes se refiere el presente Real Decreto gozarán de los beneficios que concede el Seguro Escolar en la forma que establece la normativa vigente sobre la materia.

La Res. 28 de marzo de 1990 (B.O.E. de 6 de abril, I.L. 1681), de la Dirección General de Régimen Jurídico de la Seguridad Social, establece lo siguiente:

Se consideran comprendidos en el campo de aplicación del Seguro Escolar, de acuerdo con el Decreto 2078/1971, de 13 de agosto, a los alumnos que cursen enseñanzas de Formación Profesional Especial, bien en Centros ordinarios o bien en Centros o unidades de Educación Especial.

El art. 1.º, del D. 2078/1971, de 13 de agosto (B.O.E. de 18 de septiembre, I.L. 2110), había extendido el campo de aplicación del Seguro Escolar a los alumnos de las Escuelas de Formación Profesional, oficiales y privadas, y aquellas otras que de conformidad con lo establecido en la Ley General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa, se han de integrar en las Enseñanzas de Formación Profesional.

El escrito de 7 de enero de 1993 de la Dirección General de Ordenación Jurídica y Entidades Colaboradoras de la Seguridad Social determina que el D. 2786/1964, de 27 de agosto, incluyó en el campo de apliación del Seguro Escolar a los Alumnos del Bachillerato Superior, General y Laboral, al que se accedía con 14 años de edad. En la actualidad la protección de dicho Seguro se extiende, por tanto, a los estudiantes de Bachillerato Unificado y Polivalente, si bien, con la promulgación de la Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, se ha elevado a los 16 años la edad mínima para acceder al Bacillerato, por lo que, en consecuencia, la variación del requisito de edad no modifica la situación anterior, y se debe seguir considerando incluidos en el ámbito del Seguro Escolar solamente los alumnos que cursen niveles educativos postobligatorios, como son el Bachillerato o sus equivalentes, aunque por imperativo legal sea distinta la edad para acceder a los mismos.

Afiliación

para todos los estudiantes incluidos en su campo de aplicación y simultánea con la Matrícula.

Cotización-Recaudación

art. 1.º R.D. 1633/1985, 28 de agosto (B.O.E. de 14 de septiembre), establece:

1. A partir del curso académico 1985-1986, queda fijada la cuantía de la cuota del Seguro Escolar en 374 pesetas por estudiante asegurado y curso académico, de las que 187 pesetas abonará el estudiante y las 187 restantes, el Ministerio de Educación y Ciencia, con los créditos presupuestarios establecidos al efecto.

2. La cantidad que deben abonar los alumnos se hará efectiva en el momento mismo de pagar la matrícula correspondiente.

Con anterioridad dicha cuota era de 342 pesetas, abonadas igualmente al 50 por ciento por estudiante y Ministerio.

En este mismo sentido, sobre el plazo reglamentario de ingreso, se pronuncia el artículo 71.2.4, en relación con el art. 6.º1.1.g) de la O. de 8 de abril de 1992 (B.O.E. del 15, I.L. 1707), que puede verse en Seg. Social, Cap. V "Recaudación", Sec. 2.ª, Ap. 2.º

La recaudación de las cuotas fijas por este Régimen Especial se efectúa a través del Ministerio de Educación, que las cobra conjuntamente con el importe de la matrícula correspondiente al Curso Escolar, según ya se ha indicado.

Los centros docentes efectuarán el ingreso de las cuotas cobradas a los estudiantes, dentro del mes siguiente a la finalización del plazo de matrícula, en cualquiera de las entidades financieras autorizadas para actuar como oficinas recaudatorias, en la provincia donde está ubicado el centro.

De las liquidaciones respectivas, los centros docentes están autorizados a retener, por premio de cobranza, la cantidad de 2,50 pesetas por alumno matriculado y cuota ingresada.

Una vez recibida la relación de cuotas recaudadas por los centros docentes, correspondientes a un estudiante, la Tesorería General de la Seguridad Social procede a la solicitud, por igual número de afiliados, al Ministerio de Educación u Organo competente de la Comunidad Autónoma, de las cuotas relativas al mismo -sin descontar premio de cobranza-, cuyo ingreso deberá efectuar a través del oportuno libramiento.

Véase, más adelante, las Instrucciones de 15 de febrero de 1994, de la Dirección General de la Tesorería General de la Seguridad Social, sobre gestión recaudatoria del Seguro Escolar.

Prestaciones

disposiciones sobre maternidad y enfermedad de los distintos Estados miembros de la C.E.E., se aplicarán a los estudiantes que participen en programas de la Comunidad, aunque éstos no tengan la nacionalidad del Estado donde se efectúe el programa, según nota de 19 de enero de 1989 de la Secretaría de la Comisión Administrativa de las Comunidades Europeas para la Seguridad Social de los Trabajadores Migrantes.

Sobre prestaciones, véase la O. de 11 de agosto de 1953, que insertamos a continuación.

ORDEN DE 11 DE AGOSTO DE 1953, POR LA QUE SE APRUEBAN LOS ESTATUTOS DE LA MUTUALIDAD DEL SEGURO ESCOLAR (B.O.E. DEL 28)

TITULO II

CAPITULO PRIMERO

..................................................

Art. 4.º-prestaciones que concede el Seguro Escolar tendrán, por naturaleza, el carácter de: a) obligatorias, y b) complementarias.

Art. 5.º-án hechos determinantes de prestaciones obligatorias el accidente, la enfermedad y el infortunio familiar.

Art. 6.º-prestaciones complementarias se basarán en la necesidad de ayuda al graduado o en aquellas otras circunstancias que el Ministerio de Educación, a propuesta de los órganos rectores del Seguro, pueda, en su caso, establecer.

Art. 7.º-pensiones que concede el Seguro Escolar se devengarán desde el día primero del mes siguiente a aquel en que se produzcan las causas de las mismas y deberán solicitarse antes de cumplirse el año de aquellas causas. Sin embargo, serán tenidas en cuenta las solicitudes presentadas transcurrido ese plazo, pero las pensiones se devengarán desde el día primero del mes siguiente a aquel en que tenga entrada en cualquier Dirección o Agencia del INSS la documentación precisa para instar el derecho. Para que el derecho del afiliado pueda hacerse efectivo será condición precisa que se halle al corriente en el pago de las primas, sin perjuicio de la acción que pueda ejercer el Seguro para su efectividad.

Insertamos este artículo con la redacción establecida por la O. de 22 de diciembre de 1959 (B.O.E. del 29).

Art. 8.º-prestación del Seguro Escolar tendrá el carácter de personal e intransferible. No podrán ser embargadas ni retenidas, objeto de cesión total o parcial ni servir de garantía de una obligación.

Art. 9.º-prestaciones que concede el Seguro Escolar serán incompatibles con cualesquiera otras prestaciones derivadas de análogo riesgo de que pudieran ser beneficiarios los afiliados que, teniendo además la condición de trabajadores se hallen, por tanto, sujetos al Régimen General de la Seguridad Social. En caso de que se produjese la misma prestación, tanto en en el Seguro Escolar como en el Régimen General de la Seguridad Social, aquél sólo abonará la diferencia en más, si la hubiere.

No obstante, se declara la compatibilidad con aquellos beneficios de índole semejante que puedan contratarse en Compañías de Seguros o empresas particulares.

El art. 2.º R.D. 1633/1985, 28 de agosto (B.O.E. de 14 de septiembre), estableció:

Con independencia de lo previsto en el artículo 9.º de los Estatutos de la Mutualidad de Previsión Escolar, aprobados por Orden de 11 de agosto de 1953, las prestaciones del Seguro Escolar serán incompatibles con cualesquiera otras de idéntico contenido y derivadas de análogo riesgo de que pudieran ser beneficiarios los afiliados a aquél en su condición de beneficiario de un titular de algún Régimen de la Seguridad Social.

La Res. de 1 de enero de 1986, de la Dirección General de Régimen Jurídico de la Seguridad Social, interpreta el precedente artículo en los siguientes términos:

1. Las prestaciones que concede el Seguro Escolar serán incompatibles con cualesquiera otras prestaciones de idéntico contenido y derivadas de análogo riesgo de que pudieran ser beneficiarios los afiliados a aquél que, simultáneamente, se encuentren dados de alta en un Régimen de la Seguridad Social. En tales casos, las prestaciones se recibirán del Régimen de la Seguridad Social correspondiente, abonando el Seguro Escolar la diferencia en más, si la hubiere.

2. Cuando coincida en una misma persona la condición de afiliado al Seguro Escolar y la de beneficiario de un titular de algún Régimen de la Seguridad Social, las prestaciones sanitarias que, estando comprendidas en el ámbito de la acción protectora del Seguro Escolar, sean también dispensadas, con idéntico contenido, por el sistema de la Seguridad Social, se recibirán exclusivamente por el Seguro Escolar.

Art. 10.-impresos necesarios para la tramitación de las prestaciones que conceda el Seguro Escolar se acordarán y distribuirán por la Mutualidad y tendrán el carácter de oficiales y obligatorios para que el Seguro surta efecto.

Actualmente, la gestión del Seguro Escolar está encomendada al INSS, que se encargará de facilitar los impresos oficiales y a quien deben entenderse hechas todas las referencias a "Mutualidad".

CAPITULO II

De las prestaciones por accidente

ón primera. Definiciones y responsabilidades

Art. 11.-los efectos del Seguro Escolar, se considerará como accidente toda lesión corporal de que sea víctima el estudiante con ocasión de actividades directa o indirectamente relacionadas con su condición de tal, incluso las deportivas, asambleas, viajes de estudios, de prácticas de "fin de carrera", y otras similares, siempre que estas actividades hayan sido organizadas o autorizadas por los Centros de Enseñanza.

Art. 12.-Seguro queda exento de responsabilidad por accidente cuando éste sea debido a fuerza mayor extraña a la actividad escolar.

Deberá entenderse fuerza mayor extraña cuando sea de tal naturaleza que ninguna relación guarde con la actividad citada.

La imprudencia del estudiante en el ejercicio de su actividad no eximirá de responsabilidad al Seguro.

Si por razón de accidente resultase responsabilidad civil, los Organos del Seguro se subrogarán en todas las acciones que puedan corresponder al escolar frente al responsable.

Art. 13.-estudiante que sea víctima de un accidente tendrá derecho a la asistencia médica y farmacéutica y a la indemnización que estos Estatutos determinan para cada caso, en su forma y cuantía, según la clase de incapacidad que el accidente produzca.

En caso de fallecimiento del estudiante, la indemnización corresponderá a sus derechohabientes en la cuantía que se indica en los presentes Estatutos.

Art. 14.-la asistencia médica y farmacéutica como las indemnizaciones, serán obligatorias para el Seguro, aunque a consecuencia del accidente resultasen modificadas, en su naturaleza, duración y gravedad o terminación, por enfermedades intercurrentes siempre que éstas constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente mismo.

Sección 2.ª De las incapacidades e indemnizaciones

Art. 15.-los efectos de indemnizaciones por accidente, se considerarán tres clases de incapacidades:

a) Incapacidad temporal.

b) Incapacidad permanente y absoluta para estudios.

c) Gran invalidez.

Art. 16.-considerará incapacidad temporal, a tenor de lo dispuesto en el artículo anterior, toda lesión que esté curada dentro del término de 1 año, quedando el estudiante perfectamente capacitado para continuar los estudios.

Art. 17.-considerará incapacidad permanente y absoluta para los estudios ya iniciados toda lesión que, después de curada, deje una inutilidad absoluta en orden a los estudios a que se dedicara el escolar al sufrir el accidente.

Art. 18.-entenderá como inválido la víctima de un accidente seguido de incapacidad permanente absoluta y que además quede incapacitado para los actos más necesarios de la vida.

Art. 19.-dará derecho a indemnización económica el accidente seguido de una incapacidad temporal, quedando solamente el Seguro obligado a facilitar la asistencia médica y farmacéutica hasta que el estudiante se halle en condiciones de volver a sus estudios, dentro del plazo que señala el artículo 16, o que por dictamen facultativo se le declare comprendido en alguno de los casos de incapacidad propuestos en el artículo 15 y no requiera la referida asistencia.

Art. 20.-el accidente hubiere producido una incapacidad permanente, absoluta para estudios, el Seguro vendrá obligado a facilitar la asistencia médica y farmacéutica hasta que sea dado de alta y a abonar a la víctima del accidente una indemnización por una cantidad mínima de 25.000 pesetas y máxima de 100.000 y fijada proporcionalmente al tiempo de estudios ya realizados y a la disminución de su capacidad ulterior para su actividad profesional. Como tiempo de estudios, y a estos efectos, no se computarán los cursos perdidos por falta de aprovechamiento.

Art. 21.-el accidente da origen a una gran invalidez, el Seguro, además de proporcionar a la víctima la asistencia médica y farmacéutica hasta que sea dado de alta, le abonará una pensión vitalicia de 24.000 pesetas anuales.

Insertamos este artículo con la redacción establecida por la O. de 23 de junio de 1956 (B.O.E. de 25 de julio).

Art. 22.-Seguro se reserva la facultad, en los casos recogidos en los artículos anteriores, de llevar a cabo las revisiones que estime oportunas en orden a la recuperación de inválidos.

Art. 23.-víctima de accidente escolar tendrá también derecho a que el Seguro le suministre y renueve normalmente los aparatos de prótesis y ortopédicos que se consideren necesarios para la asistencia.

Art. 24.-el accidente produjese la muerte del estudiante, la Mutualidad abonará a sus familiares, en concepto de gastos de sepelio, la cantidad de 5.000 pesetas.

Si el accidente seguido de muerte se hubiera producido en lugar distinto al de la residencia familiar del estudiante y los gastos del sepelio fueran superiores a 5.000 pesetas, la Mutualidad incrementará aquella cifra hasta cubrir todos los gastos, sin que en ningún caso la indemnización por este concepto pueda exceder de 20.000 pesetas.

Además, en los casos en que el estudiante fallecido a consecuencia del accidente escolar tuviese a su cargo esposa, hijos, ascendientes directos mayores de sesenta y cinco años o inútiles para todo trabajo, o hermanos menores de edad o inútiles para todo trabajo, la Mutualidad concederá a éstos un capital de 50.000 pesetas. La concesión se hará según el orden de preferencia indicado, y en lo no previsto expresamente se regirá por la Legislación general de Accidentes de Trabajo.

Insertamos este artículo con la redacción establecida por la O. de 23 de junio de 1956 (B.O.E. de 25 de julio).

ón 3.ª De la asistencia médico-farmacéutica

Art. 25.-Mutualidad podrá organizar la asistencia médico-farmacéutica directamente o por medio del establecimiento de conciertos.

Insertamos este artículo con la redacción establecida por la O. de 22 de abril de 1958 (B.O.E. del 25).

Art. 26.-los conciertos que puedan celebrarse se determinará el procedimiento a seguir en caso de accidente.

Insertamos este artículo con la redacción establecida por la O. de 22 de abril de 1958 (B.O.E. del 25).

Art. 27.-facultativos que asistan al estudiante víctima del accidente vienen obligados a facilitar las siguientes certificaciones:

1.ª En cuanto se produzca el accidente, la de hallarse incapacitado para continuar sus estudios.

2.ª En cuanto se obtenga la curación total, la de hallarse el estudiante en condiciones de volver a sus estudios, entendiéndose por curación total, en este caso, que el lesionado se halle en plena capacidad para el ejercicio de su actividad escolar.

3.ª En cuanto se obtenga la curación, pero resultando incapacidad, la certificación en que se califique ésta.

4.ª En caso de muerte, la certificación de defunción, en la que se hará expresamente constar si aquélla ha sido consecuencia del accidente.

Art. 28.-las certificaciones a que se refieren los números 1 y 2 del artículo anterior, la lesión será descrita lo más detalladamente posible. Igualmente, la referente al número 3, en la que se indicará con todo detalle la incapacidad resultante.

Por último, en la certificación a que se refiere el número 4 del artículo anterior, se expresarán claramente las causas del fallecimiento, y si se ha practicado la autopsia, se unirá a la certificación los datos que de esta diligencia resultaren.

Art. 29.-las certificaciones a que se refieren los números 1, 2 y 3 del artículo 27, se entregará un duplicado al lesionado, y si lo encuentra conforme, lo hará constar en el original bajo su firma o la de la persona que le representase.

Art. 30.-vez declarada la incapacidad permanente por el facultativo, el Seguro abonará indemnización correspondiente, siempre que previamente el Jefe médico dé su conformidad al dictamen.

En los casos en que la incapacidad permanente haya sido declarada por sentencia firme del Tribunal, el Seguro abonará inmediatamente la correspondiente indemnización.

Art. 31.-existe disconformidad, bien por no conceptuarse al estudiante, completamente curado, o por no estar conforme con la calificación de incapacidad, en su caso, podrá hacer constar su protesta en el acto, nombrando, a su propio cargo, facultativo que practique un nuevo reconocimiento, librándose certificación en que conste la conformidad de opiniones, documento que deberá ser autorizado con la firma de todos los facultativos asistentes.

En caso de disconformidad, se harán dos copias del documento, una para la Mutualidad y otra para el estudiante.

Art. 32.-Mutualidad remitirá copia de la certificación y de todos los antecedentes con ella relacionados, a la Academia de Medicina más inmediata, que dictaminará definitivamente. Del documento definitivo se entregará copia al estudiante.

Art. 33.-para la debida asistencia al estudiante accidentado, y con vistas a su posible curación, se considerase imprescindible una intervención quirúrgica y el estudiante se negara a someterse a dicha operación, se levantará un acta en la que se haga constar el requerimiento, la negativa y el informe médico que se hubiera emitido, enviándose dicha documentación a la Mutualidad.

La Mutualidad incoará expediente, dando la natural preferencia a los casos estimados más urgentes, previo dictamen del facultativo que asista al accidentado.

Sobre la procedencia o no de la intervención quirúrgica decidirá una Comisión a tal fin, y con carácter permanente, actuará en el seno de la Mutualidad, y en la que deberán estar representados el Servicio Médico de la Mutualidad y el Consejo General de Colegios Médicos de España.

Si dicha Comisión dictaminara que procede la intervención quirúrgica, el estudiante asegurado podrá someterse o no a la operación. De no someterse, la Comisión determinará, a la vista de todos los antecedentes del caso, si procede comunicar su decisión al Tribunal competente para salvar la responsabilidad del Seguro, a fin de que sea tenida en cuenta la negativa del estudiante a someterse al tratamiento médico prescrito por el facultativo y considerado necesario para la curación total o para la disminución de la incapacidad.

Sección 4.ª Del procedimiento en caso de accidente

Art. 34.-los efectos del conocimiento del hecho y de las reclamaciones o intervenciones a que puedan dar lugar, el Centro de enseñanza, dentro del plazo de las veinticuatro horas siguientes al accidente, dará conocimiento a la Mutualidad por medio de parte por escrito, en el que se hará constar la hora y el sitio en que ocurrió aquél, cómo se produjo, quiénes lo presenciaron, el nombre de la víctima, el lugar a donde hubiera sido trasladado y el nombre y domicilio del facultativo que practicara la primera cura.

Caso de defunción inmediata, se dará igualmente parte a la Mutualidad, haciendo constar los datos pertinentes de los que se recogen en el párrafo anterior.

Art. 35.-Mutualidad, al recibir el parte de accidente, abrirá un expediente que constará de una carpeta de titulación y un índice de los documentos recibidos, registrados y contenidos en la misma.

La carpeta del expediente tendrá las siguientes titulaciones, ordenadas conforme al modelo que oportunamente se apruebe:

a) Número del expediente.

b) Iniciales del primer apellido de la víctima del accidente.

c) Apellidos y nombres de la víctima.

d) Centro de enseñanza.

Sección 5.ª De las reclamaciones

Art. 36.-acciones para reclamar el cumplimiento de las disposiciones de estos Estatutos, en orden al accidente escolar, prescribirán al año de ocurrido el mismo.

El término de la prescripción, que se empezará a contar desde la fecha en que ocurrió el accidente, estará en suspenso mientras se sigue el sumario completo contra el presunto culpable, volviendo a contarse desde la fecha de sobreseimiento o de la asistencia absolutoria.

Art. 37.-las reclamaciones de daños y perjuicios por hechos no comprendidos en las presentes disposiciones, o sea, aquellos en que mediare culpa o negligencia, exigibles civilmente, quedan sujetos a las prescripciones del Derecho común.

Si los daños y perjuicios fueron ocasionados con dolo, imprudencia o negligencia que constituya delito o falta con arreglo al Código Penal, conocerán de ello, en juicio correspondiente, los Tribunales ordinarios.

Si los Tribunales ordinarios acordasen el sobreseimiento o la absolución del procesado, quedará expedito el derecho que al interesado corresponda para reclamar la indemnización de daños y perjuicios, según las disposiciones de estos Estatutos.

Sección 6.ª De la asistencia médica en caso de accidente

Art. 38.-Mutualidad podrá establecer el oportuno Convenio, a los efectos que se señalen, de la asistencia médica a los estudiantes víctimas de accidentes.

En los casos en los que no exista Convenio para prestar asistencia sanitaria a los estudiantes víctimas de un accidente escolar, la Entidad gestora deberá abonar la totalidad de los gastos producidos, tanto médicos como farmacéuticos, como consecuencia del accidente.

CAPITULO III

De la prestación por enfermedad

Art. 39.-los efectos del Seguro Escolar, se considerarán como enfermedades todas las que pueda contraer o sufrir el estudiante asegurado, durante el período de su vida que protege el Seguro.

Sección primera. Del objeto de esta prestación

Art. 40.-prestación por enfermedad comprenderá:

a) La asistencia médica completa en todas las especialidades, incluso la hospitalización, cuando proceda.

b) La asistencia farmacéutica, que alcanzará el 70 por 100 del importe de la misma.

c) La indemnización por gastos funerarios en caso del fallecimiento del asegurado.

d) La práctica de las funciones de medicina preventiva que le correspondan.

Art. 41.-darán derecho a las prestaciones por enfermedad los riesgos protegidos por el capítulo II del título II de estos Estatutos.

Sección 2.ª De la asistencia médica

Art. 42.-Seguro prestará a los afiliados una asistencia médica completa, tanto en los servicios de medicina general como en los de especialidades.

Art. 43.-asistencia médica estará constituida por los siguientes servicios:

1.º Medicina general.

2.º Cirugía general.

La O. 25 de marzo de 1958 (B.O.E. del 26), de la Presidencia del Gobierno, reguló la prestación de cirugía general los siguientes términos:

Artículo 1.º-Queda establecida la prestación de Cirugía general prevista en el número 2 del artículo 43 de los Estatutos de la Mutualidad del Seguro Escolar, de 11 de agosto de 1953. En una primera etapa, la prestación de asistencia quirúrica se limitará a las afecciones que se detallan en el anexo de la presente Orden.

Art. 2.º-Tendrán derecho a prestación de Cirugía general los estudiantes que, a juicio de la Mutualidad, precisen ser intervenidos quirúrgicamente, siempre que tengan carácter de Mutualistas del Seguro Escolar y que haya transcurrido, cuando menos, un año desde que el estudiante se matriculó por primera vez en cualquier Centro de enseñanza de los comprendidos en el Seguro.

Art. 3.º-La prestación de Cirugía general comprenderá todos los servicios de alojamiento y manutención en Clínicas adecuadas, la asistencia médica y farmacéutica, incluidos antibióticos, durante el tiempo de permanencia en la clínica y los gastos de quirófano. El traslado hasta la clínica designada, así como los gastos derivados del diagnóstico, serán de cuenta del interesado.

Art. 4.º-El cuadro de especialistas quirúrgicos de la Mutualidad estará constituido:

1.º Por los Catedráticos y Profesores adjuntos de la especialidad correspondiente, en cada una de las Facultades de Medicina, a propuesta del Decano y en representación de la respectiva Facultad.

2.º Por todos aquellos cirujanos que, no siendo Profesores de la Facultad de Medicina, acepten las tarifas y condiciones aprobadas con carácter general por la Mutualidad y que hayan sido invitados por ésta a formar parte de su cuadro médico.

Art. 5.º-Los beneficiarios de la prestación de Cirugía general podrán designar entre los especialistas concertados con la Mutualidad aquel por el cual deseen ser intervenidos.

Asimismo, tiene libertad para elegir el facultativo que ha de intervenirle, aun cuando no pertenezca al cuadro médico de la Mutualidad. En este caso, ésta no abonará más honorarios que las cantidades previstas en sus tarifas.

Art. 6.º-Se autoriza a la Mutualidad del Seguro Escolar a celebrar los oportunos conciertos con las clínicas que se estimen adecuadas, a formar los cuadros médicos con sujeción a lo dispuesto en los artículos anteriores y a reglamentar el procedimiento de solicitud de la prestación y de las garantías probatorias de la misma.

Art. 7.º-Los honorarios a que se hayan de ajustar los cirujanos concertados, con especificación de los porcentajes que corresponden a sus ayudantes y anestesistas, se ajustarán a las cifras que figuren en el anexo II de la presente Orden.

No incluimos el anexo II.

Art. 8.º-Las prestaciones que se establecen en virtud de la presente Orden entrarán en vigor en 1 de mayo de 1958.

ANEXO I

Afecciones que están incluidas en la prestación deCcirugía general

Todas las afecciones que requieran intervención quirúrgica en:

a) Cerebro y médula.

b) Pulmón.

c) Esófago.

d) Mediastino.

e) Corazón y aparato circulatorio.

f) Aparato digestivo.

g) Aparato génito-urinario.

h) Toco-ginecología.

i) Otorrinolaringología.

j) Oftalmología.

k) Cirugía de aparato locomotor.

ANEXO II

El anexo II, de Tarifas por intervención, según O. 18 de junio de 1962 (B.O.E. del 26), de la Presidencia del Gobierno, efectúa las siguientes aclaraciones:

1.º En los honorarios establecidos quedan incluidos la emisión de los informes y documentos que le sean solicitados por la Mutualidad del Seguro Escolar, tanto en lo que se refiere al diagnóstico de la afección como al tratamiento utilizado y la posible evolución posterior de la misma.

2.º Los honorarios indicados se entienden referidos al tratamiento completo, es decir, desde que se inició el acto quirúrgico hasta el alta por curación o estado definitivo.

3.º Para su liquidación, las facturas de los honorarios médicos se presentarán dentro de los quince días siguientes a la fecha de alta.

En la prestación de cirugía quedan incluidos los gastos derivados del diagnóstico que motive la intervención quirúrgica, según establece la O. de 21 de abril de 1965 (B.O.E. del 28), del Ministerio de Educación Nacional.

3.º Pediatría y Puericultura.

4.º Ginecología.

5.º Enfermedades del aparato respiratorio y circulatorio.

6.º Enfermedades del aparato digestivo.

7.º Dermatología.

8.º Oftalmología.

9.º Otorrinolaringología.

10. Odontología.

11. Nutrición y secreciones internas.

12. Urología.

13. Neuropsiquiatría.

La O. 12 de abril de 1958 (B.O.E. del 29), del Ministerio de Educación Nacional, dispone:

1.º Se establece la prestación de internamiento sanatorial por enfermedades a cargo de la Mutualidad del Seguro Escolar.

2.º La prestación por enfermedades mentales comprenderá, en la primera fase de su implantación, el tratamiento de los esquizofrénicos psicópatas graves y toxicómanos que requieran internamiento.

3.º La prestación comprenderá todos los servicios de alojamiento y manutención en sanatorios adecuados, los cuidados médicos, la asistencia farmacéutica y los tratamientos especiales, tales como "electro-shock", "insulina", etc. Se fija el período de hospitalización en seis meses, prorrogables por períodos de otros tres meses hasta un tiempo máximo total de un año.

4.º Tendrán derecho a la prestación por enfermedades mentales los estudiantes que adoleciendo de algunas de éstas, necesiten, a juicio de la Mutualidad, un tratamiento médico en régimen de hospitalización, siempre que tengan el carácter de Mutualistas del Seguro Escolar y haya transcurrido, cuando menos, un año desde que se matricularon por primera vez en cualquier Centro de enseñanza de los comprendidos en dicho Seguro.

5.º Se autoriza a la Mutualidad del Seguro Escolar a celebrar los oportunos conciertos para dar efectividad a esta prestación por los Establecimientos sanatoriales y personal médico que se estimen adecuados, así como a reglamentar el procedimiento de solicitud de la prestación y de las garantías probatorias de la misma.

6.º Las prestaciones que se establecen en la presente Orden entrarán en vigor el día 1 de octubre de 1958.

La O. 1 de marzo de 1962 (B.O.E. del 16), del Ministerio de Educación Nacional, establece:

1.º La segunda fase de la implantación de la prestación por enfermedades mentales comprenderá la asistencia médica y farmacéutica de los enfermos que habiendo sido internados con anterioridad, por cuenta y cargo de la Mutualidad del Seguro Escolar en Centros psiquiátricos, precisen, a juicio de la citada Mutualidad, tratamiento médico posterior.

2.º Esta segunda fase de la prestación de neuropsiquiatría comprenderá el abono por la Mutualidad de los honorarios médicos, con arreglo a los conceptos establecidos, y el 70 por 100 de los gastos de medicación.

3.º Se fija como tope máximo de percepción de la segunda fase de esta prestación el de seis meses.

4.º La Mutualidad del Seguro Escolar dictará las normas a que se han de ajustar los conceptos médicos, el procedimiento de solicitud y concesión y las garantías probatorias.

5.º Las prestaciones que se establecen en la presente Orden entrarán en vigor a los dos meses de publicada la misma en el B.O.E.

14. Electrología y Radiología.

15. Laboratorio y análisis clínico.

Estos servicios serán prestados a domicilio, cuando proceda, en Consultorios del propio Seguro o de los Médicos del Seguro, en Clínicas y el último en Laboratorios.

La O. 21 de abril de 1965 (B.O.E. de 13 de mayo), del Ministerio de Educación Nacional, considera atendibles como prestaciones del Seguro Escolar aquellos casos de afecciones que, estimadas en principio como quirúrgicas y que obliguen o aconsejen internamiento sanatorial, sufran una evolución que haga variar el tratamiento, sin que llegue a realizarse la intervención quirúrgica por no ser factible de realizarse dadas las condiciones del enfermo o por no ser preciso ya el tratamiento.

Asimismo, estableció la prestación de tocología con asistencia completa ya, con carácter graciable, las de fisioterapia, radioterapia, cobaltoterapia, radiumterapia y riñón artificial.

Art. 44.-donde existan Facultades de Medicina, la Mutualidad organizará el Consultorio de acuerdo con aquélla. Donde no haya facultad, el Consultorio se montará especialmente destinado a los estudiantes y en el Centro de estudios más próximo a las diversas actividades escolares de los afiliados.

En cuanto a las clínicas, se utilizarán las del Seguro Obligatorio de Enfermedad con independencia de los beneficiarios de dicho Seguro.

Los laboratorios serán los propios del Seguro Obligatorio de Enfermedad.

Art. 45.-ás existirán los siguientes Servicios:

1.º Lucha antituberculosa.

Véase el art. 48.

2.º Asistencia psiquiátrica.

Véase el art. 43.13.

3.º Enfermedades infecciosas.

Art. 46.-Odontología solamente se incluirán las extracciones, tratamiento y curas de afecciones bucales y limpieza de boca, mediante prescripción facultativa.

En Radiología se comprenderán radiografías, radioscopias y tratamiento electroterápico necesario, tanto para el diagnóstico del paciente como para su curación o restablecimiento.

Art. 47.-prestaciones de los Servicios que integran la asistencia médica se ajustarán a las normas siguientes:

La asistencia a domicilio de Medicina General se prestará a requerimiento de los beneficiarios cuando su estado no les permita abandonar el domicilio.

En otro caso, la asistencia se prestará en los Consultorios indicados.

La asistencia por médicos especialistas, tanto en domicilio como en Consultorio, deberá prestarse por indicación escrita del Médico de Medicina general, excepto para las Especialidades de Oftalmología, Pediatría y Puericultura y Odontología.

Art. 48.-asistencia médica será prestada desde que se notifique la enfermedad, mientras ésta lo precise y hasta su curación o la fecha de terminación del Curso.

En los casos de tuberculosis, para tener derecho a asistencia por parte del Seguro, será necesario haber aprobado un Curso en Facultad o Escuela Especial. El plazo máximo de asistencia en este caso será, sin solución de continuidad, de tres años.

La O. 6 de junio de 1956 (B.O.E. del 18), conjunta de los Ministerios de Educación Nacional y de Trabajo, reconoce el derecho a la prestación por tuberculosis pulmonar a los mutualistas del Seguro Escolar que necesiten tratamiento médico por esta enfermedad en régimen de hospitalización, siempre que haya transcurrido un año, cuando menos, desde que el estudiante se matriculó por primera vez en cualquier Centro de enseñanza de los comprendidos en el Seguro.

La prestación por tuberculosis pulmonar comprende todos los servicios de alojamiento y manutención en centros sanatoriales, los cuidados médicos, pequeña y gran cirugía torácica y la asistencia farmacéutica, incluidos antibióticos, que se estime necesaria, fijándose el período de hospitalización en dieciocho meses, prorrogables por períodos de otros tres meses, hasta un tiempo máximo total de tres años, sin solución de continuidad.

Por O. 1 de marzo de 1962 (B.O.E. del 16), se estableció la prestación por tuberculosis ósea, con el mismo alcance y requisitos que para la pulmonar.

En el supuesto de no ser precisa la hospitalización, el Seguro Escolar puede cubrir la asistencia médica total y el 70 por ciento del coste de la asistencia farmacéutica, con una duración máxima de tres años.

Art. 49.-asistencia en clínicas operatorias o sanatorios se prestará sólo por prescripción facultativa.

Art. 50.-hospitalización será dispuesta con carácter obligatorio en los siguientes casos:

a) Si la naturaleza de la enfermedad exige un tratamiento que no pueda darse en el domicilio del paciente.

b) Si la enfermedad es contagiosa.

c) Si el enfermo no observa las prescripciones del Médico que le asista, o si su estado o conducta exige una continua vigilancia. En cualquiera de estos casos, la hospitalización será declarada por la Jefatura Médica del Seguro directamente o a propuesta del Médico que asista al enfermo.

Cuando el estudiante asegurado no acepte someterse a la hospitalización prescrita, se procederá de modo análogo a como se determina en el artículo 33 de estos Estatutos.

Sección 3.ª De la asistencia médica en caso de enfermedad

Art. 51.-Mutualidad queda facultada para organizar en los lugares donde sea posible los Servicios de Medicina general, con médicos dependientes directamente de la Jefatura Médica de la Mutualidad, y concertará con el Seguro Obligatorio de Enfermedad la asistencia médica de especialistas, sin perjuicio de la colaboración correspondiente con las Facultades de Medicina. Los Médicos del Seguro Obligatorio de Enfermedad vendrán obligados a pasar consulta en los Consultorios propios del Seguro Escolar a que se refiere el artículo 44.

Sección 4.ª De las prestaciones farmacéuticas

Art. 52.-asistencia farmacéutica será prestada por el Seguro mientras dure la asistencia médica, facilitándose al beneficiario cuantas fórmulas magistrales sean prescritas por los facultativos y las especialidades farmacéuticas incluidas en un petitorio revisable periódicamente, que comprenderá los antibióticos convenientes.

El 30 por 100 del coste de la prestación farmacéutica será abonado por el beneficiario.

Art. 53.-á a la Jefatura Médica del Seguro la formación y revisión del petitorio de especialidades farmacéuticas y al Consejo de Administración de la Mutualidad, su aprobación.

Art. 54.-ún medicamento será facilitado al beneficiario con cargo a la Mutualidad sino mediante receta, que deberá obligatoriamente ser expedida en modelo oficial de aquélla.

En esta receta oficial, además de los datos exigidos por la legislación sanitaria, deberá figurar el nombre del asegurado.

Art. 55.-Seguro podrá exigir a los beneficiarios la devolución de los envases de las especialidades farmacéuticas o, en su defecto, cuando no fueran devueltos, el valor de los referidos envases.

Sección 5.ª De la indemnización por gastos funerarios

Art. 56.-prestación a que se refiere el apartado c) del artículo 40, se regirá por lo dispuesto en el artículo 24 de estos Estatutos.

Será condición para tener derecho a esta prestación que al afiliado víctima de enfermedad muera a consecuencia de la misma en los dos años siguientes a la fecha en que la contrajo y siempre que la imposibilidad de continuar los estudios haya durado hasta su muerte.

CAPITULO IV

De la prestación por infortunio familiar

ón primera. Del objeto de esta prestación

Art. 57.-prestación por infortunio familiar tiene por objeto asegurar al estudiante la continuidad de sus estudios ya iniciados, hasta el término normal de la escolaridad establecida para cada carrera, cuando concurran circunstancias que ocasionen imposibilidad de proseguirlos como consecuencia directa de la situación económica sobrevenida en su hogar.

Insertamos este artículo con la redacción establecida por la O. de 22 de abril de 1958 (B.O.E. del 25).

Art. 58.-á la prestación por infortunio familiar en los siguientes casos:

a) Fallecimiento del cabeza de familia.

b) La ruina o quiebra familiar que determine la absoluta imposibilidad de continuar los estudios por falta de medios económicos.

En ningún caso se entenderá como ruina o quiebra a estos efectos la insuficiencia permanente de medios económicos para sufragar los estudios.

Insertamos este artículo con la redacción establecida por la O. de 22 de abril de 1958 (B.O.E. del 25).

Art. 59.-tener derecho a la prestación por infortunio familiar en caso de ruina o quiebra será necesario que haya transcurrido 1 año, cuando menos, después que el estudiante se matriculó por primera vez, en cualquier Centro de Enseñanza de los comprendidos en el Seguro Escolar.

Insertamos este artículo con la redacción establecida por la O. de 10 de noviembre de 1955 (B.O.E. de 15 de diciembre).

Advertencia: Esta prestación no alcanza a la totalidad de estudiantes extranjeros matriculados en España.

ón 2.ª De las indemnizaciones

Art. 60.-prestación por infortunio familiar comprenderá una pensión anual de 14.400 pesetas durante el número de años que falten al beneficiario para acabar normalmente, y sin repetir curso, su carrera. En todo caso, la pensión se extinguirá con el cumplimiento por el beneficiario de la edad de veintiocho años.

Insertamos este artículo con la redacción establecida por la O. de 27 de junio de 1963 (B.O.E. de 9 de julio).

esta cuantía estuvo fijada en 8.400 pesetas anuales.

El art. 10.5 de la L. 25/1971, de 19 de junio (B.O.E. del 24, I.L. 1414) de protección a las familias numerosas, y el art. 33 del D. 3140/1971, de 23 de diciembre (B.O.E. del 28, I.L. 2829), Reglamento de la L. anterior, establecen que, cuando el beneficiario de una prestación por infortunio familiar concedida por el Seguro Escolar, sea miembro de una familia numerosa, la cuantía de dicha prestación se incrementará en un 20 por 100 para las de primera categoría, en un 30 por 100 para las de segunda categoría y en un 50 por 100 para las de categoría de honor.

El citado incremento estará sujeto a las mismas compatibilidades que la prestación por infortunio familiar, y se aplicará a todas las prórrogas de que sea objeto esta prestación.

Para hacer efectivo el incremento deberá acreditarse la condición de familia numerosa ante la Mutualidad del Seguro Escolar cuando se solicite la pensión devengada.

El Ac. de 25 de enero de 1961, del Consejo de la Mutualidad del Seguro Escolar, dispuso que la suspensión de la prestación de infortunio familiar por falta de aprovechamiento en los estudios debe decretarse cuando los estudiantes no hayan aprobado las asignaturas necesarias para pasar al curso siguiente, restableciéndose la pensión cuando se acredite haber recuperado el nivel académico que corresponda al número de anualidades percibidas; es decir, cuando el estudiante se matricule para el Curso que le correspondería estudiar de no haber perdido ninguno desde que se le concedió la prestación

El Ac. de 14 de julio de 1964, del Consejo de la Mutualidad del Seguro Escolar, dispuso que se considera como aprovechamiento académico la aprobación de un tercio de las asignaturas fundamentales en las que esté matriculado el año anterior el alumno, redondeándose por defecto cuando la división sea inexacta. Sin embargo, el número de anualidades satisfechas no podrá exceder de los años que falten al alumno para la terminación de su carrera, contados a partir del curso en que se concedió la prestación.

Art. 61.-el caso de infortunio familiar por ruina o quiebra, el seguro exigirá y efectuará, como requisito indispensable para la concesión de las prestaciones señaladas, la información que juzgue oportuna y justifique aquella situación. La amplitud de dicha información será determinada por el Consejo de Administración de la Mutualidad.

La O. de 29 de enero de 1959 (B.O.E. de 17 de febrero), del Ministerio de Educación, establece que la prestación por infortunio familiar es compatible con el beneficio de las becas escolares, si bien los beneficiarios de las prestaciones de infortunio familiar vienen obligados a declarar expresamente en sus peticiones la dotación económica anual que reciben por la citada prestación.

Sección 3.ª De la revisión

Art. 62.-caso de fallecimiento del cabeza de familia, la prestación de infortunio familiar se concederá automáticamente a la vista de la documentación que justifique haberse producido el siniestro. No obstante, si durante el período de disfrute de dicha prestación se comprobase por la Mutualidad la existencia de una situación económica desahogada, se suspenderá automáticamente y definitivamente el beneficio de infortunio familiar por fallecimiento del cabeza de familia.

La Mutualidad del Seguro Escolar, en las revisiones anuales, comprobará la persistencia de la situación económica que motivó la concesión, mediante una información semejante a aquellas a que se refiere el artículo 61. En todo caso, esta prestación estará limitada por el número de cursos que le falten al estudiante para terminar la carrera que cursase en el momento de ser declarado beneficiario o, en su caso, por el número de años que le falten para cumplir la edad de veintiocho.

Insertamos este artículo con la redacción establecida por la O. de 10 de noviembre de 1955 (B.O.E. de 15 de diciembre).

V

De las prestaciones complementarias

ón primera. Ayuda al Graduado y estudiante

Art. 63.-ayuda al Graduado consistirá en préstamos sobre el honor a obtener dentro de los tres años siguientes a la finalización de su carrera, por los afiliados que carezcan de medios económicos, para establecer las bases de su vida profesional futura.

Por D. 146/1963, 17 de enero (B.O.E. del 28), modificado por D. 1475/1966, 16 de junio (B.O.E. de 2 de julio), los préstamos a Graduados se hicieron extensivos a los estudiantes, en los siguientes términos:

..................................................

Art. 2.º-Los préstamos a estudiantes tienen por finalidad facilitar la realización de estudios de enseñanzas medias y superiores.

Los préstamos a graduados tienen por objeto facilitar la preparación de oposiciones, la especialización de estudios y el primer establecimiento profesional a quienes ostenten títulos debidamente expedidos que habiliten para el ejercicio de una profesión determinada.

Art. 3.º-Para solicitar préstamos será necesario:

a) Ser español.

b) Carecer de medios económicos suficientes para realizar estudios o para llevar a cabo el proyecto profesional, oposiciones o especialización que motiven la solicitud de ayuda.

c) Acreditar un aprovechamiento suficiente y no haber sido sancionado por falta grave contra la disciplina académica, o en el caso de haberlo sido, tener levantada la sanción.

d) En el caso de préstamos a graduados, presentar la solicitud dentro de los seis años siguientes a la fecha de su licenciatura o titulación específica correspondiente.

Art. 4.º-Se podrán aplicar los beneficios establecidos en la presente disposición a todo sujeto de protección escolar y a los que ostenten un título profesional debidamente expedido que habilite para el ejercicio de una profesión determinada. No obstante, con el fin de adecuar los créditos disponibles a las necesidades más premiantes, se autoriza a la Comisaria General de Protección Escolar y Asistencia Social para que en cada convocatoria delimite el ámbito de los solicitantes.

..................................................

Art. 8.º-Los estudiantes de enseñanzas medias que habiendo obtenido préstamos para la realización de este ciclo de enseñanzas que deseen acceder a estudios de grado superior gozarán del derecho de prórroga durante el tiempo de escolaridad necesario para cursar las enseñanzas por las que hayan optado.

Art. 9.º-Los préstamos serán concedidos con arreglo al sistema de concurso, mediante las convocatorias que la Comisaria General de Protección Escolar y Asistencia Social anuncie a este fin y con las exigencias y requisitos que la mencionada Comisaria General señale.

Art. 10.-La realización de los pagos y el control de los reintegros de los préstamos a estudiantes y Graduados serán llevados a cabo por la Mutualidad del Seguro Escolar, cuya gestión tiene actualmente encomendada el Instituto Nacional de Previsión, efectuándose los pagos con los fondos a que hace referencia el artículo primero de este Decreto. Este servicio se realizará con cargo a los gastos de administración establecidos para la gestión del referido Seguro Escolar y en la forma que se establezca en la convocatoria del concurso.

Art. 64.-ayuda consistirá en la entrega de un capital proporcional a la actividad mínima a desarrollar por el Graduado, y en una cuantía máxima de 50.000 pesetas.

Sin embargo, si el desarrollo económico del Seguro lo permite, podrá experimentar alteración dicha cifra, quedando facultado el Consejo de Administración para cifrar el nuevo límite máximo.

El D. 1475/1966, 16 de junio (B.O.E. de 2 de julio), dispuso en sus arts. 6.º y 7.º,lo siguiente:

Art. 6.º-Los préstamos a estudiantes consistirán en una cantidad no superior al tipo de beca de máxima cuantía de la enseñanza que curse el interesado.

En el caso de aprovechamiento académico normal gozará el beneficiario del derecho de prórroga durante los cursos que reglamentariamente le falten para terminar precisamente los estudios para los cuales obtuvo el préstamo.

Art. 7.º-Los préstamos para Graduados, cuando se trate de preparación de oposiciones o especialización de estudios, consistirán en una cantidad no superior al tipo de beca de máxima cuantía para Graduados. Estos préstamos podrán ser prorrogados hasta un máximo de tres anualidades.

Cuando se trate de primer establecimiento profesional se podrá conceder por una sola vez una cantidad no superior a cien mil pesetas.

Los arts. 65 y 66 fueron derogados por el D. 1475/1966, de 16 de junio (B.O.E. de 2 de julio).

El D. 1475/1966, 16 de junio (B.O.E. de 2 de julio), precitado, en sus arts. 11 a 13establece:

Art. 11.-Los préstamos a estudiantes iniciarán su amortización, de ordinario, en un tiempo máximo de seis años, a contar desde la fecha de la normal terminación de los estudios para los que fuera concedido el préstamo.

El reembolso deberá realizarse en un máximo de anualidades igual al de las recibidas. Transcurrido el plazo para iniciar el reembolso sin que lo hiciera el prestatario, o bien en el caso de interrumpirse el ya iniciado, la Mutualidad requerirá al beneficiario a presentar la correspondiente justificación de la demora. Examinada ésta por la Mutualidad, elevará propuesta a la Comisaria General de Protección Escolar y Asistencia Social en cualquiera de los siguientes sentidos:

a) Conceder una nueva prórroga.

b) Proponer al interesado una fórmula especial de reembolso. Caso de que esta fórmula no fuese aceptada, la Comisaria podrá proceder conforme a lo establecido en cualquiera de los apartados a) o c) de este artículo.

c) Denegar la prórroga y exigir la amortización del préstamo, en un plazo de dos meses, a partir de la fecha del acuerdo.

En todo caso, resolverá la Comisaría General de Protección Escolar y Asistencia Social, que excepcionalmente podrá acordar la condonación del préstamo.

En el caso de préstamos concedidos a estudiantes de enseñanzas medias que obtuvieron prórroga de los mismos para cursar estudios de grado superior, se entenderá que la amortización del total del préstamo prorrogado se iniciará en el plazo máximo de seis años, a contar desde la fecha de una normal terminación de los estudios superiores.

Art. 12.-Los préstamos a Graduados iniciarán su amortización en un tiempo máximo de 6 años, a contar desde la fecha de concesión. Sin embargo, la amortización podrá ser adelantada a voluntad del prestatario.

En el supuesto de que se trate de préstamos prorrogados se entenderá como fecha de concesión la de la última anualidad recibida.

El reembolso deberá realizarse en 6 mensualidades, como máximo. Transcurrido el plazo para iniciar el reembolso del préstamo, o bien, en el caso de interrumpirse el ya iniciado, la Comisaría General de Protección Escolar y Asistencia Social actuará conforme a lo establecido en el artículo anterior.

Cuando una misma persona haya obtenido préstamos como estudiante y como graduado, la amortización de los mismos se iniciará, en todo caso, a contar desde la fecha de la última anualidad recibida.

Art. 13.-En el supuesto de que no se cumplan las obligaciones de amortización o el beneficiario no presente las justificaciones que le hayan sido pedidas, la Mutualidad lo pondrá en conocimiento de la Comisaría General de Protección Escolar y Asistencia Social, la cual podrá adoptar las siguientes medidas:

a) En caso de estudiantes, solicitar de las Autoridades académicas correspondientes la aplicación del Reglamento disciplinario y si entonces o posteriormente pertenece a Colegio Profesional o Cuerpo de Funcionarios o Empleados, la habilitación profesional.

b) Si se trata de graduados, solicitar la oportuna declaración de inhabilitación profesional ante el Colegio correspondiente o Tribunales de Honor del Cuerpo de Funcionarios o Empleados a que pertenezca el prestatario.

El art. 26 de la Constitución Española prohíbe los Tribunales de Honor.

Todo ello sin perjuicio de las acciones de responsabilidad civil sobre sus bienes presentes o futuros, para el reintegro total de las cantidades debidas y no pagadas, aumentadas en un interés del 4 por 100 anual, a partir del momento en que incurra en mora.

El art. 67, modificado por el art. 5.º D. 1475/1966, 16 de junio, establece:

Art. 5.º-Es condición común a ambas clases de préstamos el que los beneficiarios cubran el riesgo de amortización por fallecimiento, para lo cual no se hará efectivo ningún préstamo ni su prórroga si previamente el prestatario no ha contratado el oportuno seguro de amortización y abonado la prima única en el Instituto Nacional de Previsión.

Sección 2.ª De otras prestaciones complementarias

Art. 68.-ás de las prestaciones enumeradas en los capítulos anteriores, el Seguro, a medida que sus disponibilidades lo permitan, organizará otras prestaciones complementarias, sin que sea preciso establecer relación entre unas y otras.

Art. 69.-á establecerse como prestaciones complementarias, en la forma y cuantía que permitan los fondos de carácter suficientemente estable, entre otras, las siguientes:

a) Aumento de las indemnizaciones y pensiones en caso de accidente.

b) Aumento del tiempo de asistencia en la prestación por enfermedad.

c) Establecimiento de una indemnización económica, en situaciones de extrema penuria, en caso de enfermedad.

d) Establecimiento de residencias para huérfanos necesitados.

e) Establecimiento de becas.

f) Bonificaciones por quintas partes a los prestatarios de Ayuda al Graduado que destacaren en el ejercicio de pruebas u oposiciones o en trabajos de investigación científica.

g) Cualquier otra que el Consejo de la Mutualidad estime justificada y el Ministerio de Educación Nacional apruebe.

..................................................

De los restantes títulos de los Estatutos de la Mutualidad del Seguro Escolar, referidos a Régimen Económico y Financiero, Gestión y Administración, Régimen Jurídico y disciplinario y Jurisdicción e inspección, sólo se recoge la sección segunda "De los recursos" del título V, ante la notoria pérdida de vigencia de los restantes.

TITULO V

DE LOS RECURSOS

Art. 133.-afiliado podrá dirigir petición a la Mutualidad en materia de su competencia.

Las peticiones ordinarias habrán de formularse en los modelos oficiales que a tal efecto disponga la Mutualidad, ajustándose al formato y datos que se exijan y acompañando, en su caso, los documentos necesarios.

Art. 134.-Organos de Gobierno de la Mutualidad estarán obligados a resolver sobre las peticiones que se les dirijan en materia reglada o a declarar, en su caso, los motivos de no hacerlo.

Se entenderá denegada toda petición o reclamación si pasados tres meses desde su entrada en la Mutualidad no se publica o notifica resolución alguna, y contando desde su denuncia, transcurra otro mes sin resolver.

Art. 135.-Organos de Gobierno de la Mutualidad, al notificar sus acuerdos, harán saber a los interesados el derecho que les asiste, en su caso, para recurrir o solicitar la revisión por aportación de nuevos datos, ante el Consejo de Administración, dentro de los quince días naturales, contados desde la notificación.

Finalmente, el art, 137 establece la competencia de los Juzgados de lo Social para conocer las cuestiones contenciosas que puedan surgir entre la Mutualidad y sus afiliados sobre cumplimiento, asistencia o declaraciones de sus obligaciones y derechos respectivos cuando se haya agotado el procedimiento administrativo que se determine en estos Estatutos.

INSTRUCCIONES DE LA DIRECCION GENERAL DE LA TESORERIA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL DE 15 DE FEBRERO DE 1994, SOBRE TRAMITE DE GESTION RECAUDATORIA DE LAS CUOTAS DEL SEGURO ESCOLAR

1. Asignación de código de cuenta de cotización.

1.1 La Unidad de Afiliación de la Dirección Provincial o Administración de la misma procederá a asignar código de cuenta de cotización a todos y cada uno de los centros de enseñanza de su ámbito a través de los cuales se vinculará la cotización de los estudiantes incluidos dentro del campo de aplicación del Seguro Escolar, con las siguientes características:

Régimen: Clave 1911.

Actividad: La que corresponda según la clasificación nacional de actividades económicas.

Entidad de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales: Este campo no admitirá ningún valor para el Régimen 1911.

El código de cuenta de cotización (asignado automáticamente por el propio Fichero General de Afiliación-SILTGA) se comunicará al centro de enseñanza, con la advertencia de que el mismo solamente se utilizará a efectos de la cobranza de las cuotas del Seguro Escolar y que, en ningún caso, habrán de confundir con el que les correspondiera para su cotización al Régimen General por el personal a su servicio.

Con respecto a las Universidades, se entiende por centro de enseñanza cada facultad, escuela técnica o universitaria por separado.

1.2 Se recordará a los centros de enseñanza la obligación que tienen de comunicar a la Dirección Provincial de la Tesorería General o Administración de la misma, cualquier variación de datos o incidencias que se produzcan, ya sea de cambio de denominación, domicilio, cese en su actividad, etc.

2. Cotización-liquidación.

2.1 Por Real Decreto 1633/1985, de 28 de agosto, la cuota vigente, está fijada en 374 pesetas, de las cuales el estudiante abona 187 pesetas y el Estado una cantidad igual a ésta.

2.2 Los centros de enseñanza podrán retener la cantidad de 2,50 pesetas por alumno, en concepto de premio de cobranza, que reflejarán en el boletín de cotización, modelo TC-3/2,deduciéndolo del importe de las cuotas.

2.3 Las Direcciones Provinciales facilitarán los modelos de los boletines de cotización a los respectivos centros docentes de la provincia.

3. Recaudación a nivel provincial.

3.1 El pago de las cuotas del Seguro Escolar se efectúa en los centros docentes, en el acto de la matrícula académica, estando obligados a realizarlo todos los estudiantes menores de veintiocho años, que cursen sus estudios en los centros de enseñanza comprendidos en su campo de aplicación.

3.2 Los centros de enseñanza deben ingresar el importe recaudado, en cualquier entidad financiera autorizada para actuar como oficina recaudadora de la Seguridad Social, en el mes siguiente al de finalización del plazo de matrícula, mediante un juego del boletín de cotización, modelo TC-3/2, correspondiente al período que se liquida, acompañando relación de todos y cada uno de los alumnos matriculados en el respectivo centro.

3.3 La entidad financiera devolverá el último ejemplar del boletín TC-3/2 al centro docente como justificante del ingreso efectuado. Los otros dos ejemplares junto con la relación de operaciones modelo TR-1/2 confeccionada por la entidad financiera, serán recibidos en la Dirección Provincial.

De interés...

  • Programa Nacional de Reformas. Estrategia de Lisboa
  • administracion.gob.es

Pie de página