Búsqueda avanzada

Guía Laboral: El Trabajo por Cuenta Propia o Autónomo y el Trabajo Asociado

6.4. Protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos

La Ley 32/2010, de 5 de agosto, en aras de una mayor protección social, estableció un nuevo sistema de prestación por cese de actividad del trabajador autónomo a partir del día 6 de noviembre del año 2010 (fecha de entrada en vigor de esta norma).
Posteriormente, el Real Decreto 1541/2011, de 31 de octubre, ha venido a desarrollar todos los extremos del sistema específico de protección por cese de actividad.
La disposición final segunda de la Ley 35/2014, de 26 de diciembre, modifica el régimen jurídico del sistema de protección de los trabajadores autónomos frente al cese de actividad, con el objeto de actualizar los requisitos y formalidades que se exigían con anterioridad. Simultáneamente, se elimina la obligación de proteger las contingencias profesionales para acceder a la protección por cese de actividad.

Situaciones protegidas

  • Los trabajadores autónomos que, pudiendo y queriendo ejercer una actividad económica o profesional a título lucrativo y estando incluidos en los niveles de protección en ella recogidos, hayan tenido que cesar en esa actividad, de manera involuntaria.
  • El cese de actividad podrá ser definitivo o temporal. El cese temporal comporta la interrupción de todas las actividades que originaron el alta en el Régimen Especial en el que el trabajador autónomo figure encuadrado.

Beneficiarios

 

  • Los trabajadores autónomos afiliados a la Seguridad Social y en alta en el Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, incluidos los trabajadores por cuenta propia agrarios incluidos en el Sistema Especial de la Seguridad Social de Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios, o en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, que hayan optado por incluir la protección por cese de actividad dentro de la acción protectora del Sistema de la Seguridad Social.
    La protección de la contingencia por cese de actividad tiene carácter voluntario y se desliga de la obligación de proteger las contingencias profesionales.

Requisitos

  • Estar afiliados y en alta en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, en su caso.
  • Tener cubierto el período mínimo de cotización por cese de actividad.
  • Encontrarse en situación legal de cese de actividad, suscribir el compromiso de actividad y acreditar activa disponibilidad para la reincorporación al mercado de trabajo a través de las actividades formativas, de orientación profesional y de promoción de la actividad emprendedora a las que pueda convocarle el Servicio Público de Empleo de la correspondiente Comunidad Autónoma, o en su caso el Instituto Social de la Marina.
  • No haber cumplido la edad ordinaria para causar derecho a la pensión contributiva de jubilación, salvo que el trabajador autónomo no tuviera acreditado el período de cotización requerido para ello.
  • Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. No obstante, si en la fecha de cese de actividad no se cumpliera este requisito, el órgano gestor invitará al pago al trabajador autónomo para que en el plazo improrrogable de treinta días naturales ingrese las cuotas debidas. La regularización del descubierto producirá plenos efectos para la adquisición del derecho a la protección.
  • Cuando el trabajador autónomo tenga a uno o más trabajadores a su cargo, será requisito previo al cese de actividad el cumplimiento de las garantías, obligaciones y procedimientos regulados en la legislación laboral.

Contenido de la prestación

  • Prestación económica por cese total, temporal o definitivo, de la actividad.
  • Abono de la cotización de la Seguridad Social del trabajador autónomo por contingencias comunes.
  • Medidas de formación, orientación profesional y promoción de la actividad emprendedora que correrán a cargo del Servicio Público de Empleo de la Comunidad Autónoma correspondiente, o en su caso, del Instituto Social de la Marina.

Solicitud y nacimiento del derecho

Los trabajadores autónomos deberán solicitar el reconocimiento del derecho a la protección por cese de actividad a la misma Mutua Colaboradora con la Seguridad Social a la que se encuentren adheridos.

Respecto a los trabajadores autónomos que tengan cubierta la protección dispensada a las contingencias derivadas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales con una entidad gestora de la Seguridad Social, deberán solicitar el nacimiento del derecho:

  • En el ámbito del Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos, al Servicio Público de Empleo Estatal.
  • En el ámbito del Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, al Instituto Social de la Marina.

El reconocimiento del derecho a prestación se podrá solicitar hasta el último día del mes siguiente al que se produjo el cese de actividad. Transcurrido este plazo, y siempre que el trabajador autónomo cumpla con el resto de requisitos exigidos legalmente, se descontarán del periodo de percepción los días que medien entre la fecha en que debería haber presentado la solicitud y la fecha en que se llevó a cabo tal presentación.

El reconocimiento dará derecho al disfrute de la prestación económica, a partir del segundo mes posterior a aquel en que se produjo el hecho causante del cese de actividad.

Duración y cuantía de la prestación

Estará en función de los periodos de cotización efectuados dentro de los cuarenta y ocho meses anteriores a la situación legal de cese de actividad de los que, al menos, doce deben ser continuados e inmediatamente anteriores a dicha situación de cese con arreglo a la siguiente escala:

Periodo de cotización

Meses

Periodo de protección

Meses

De doce a diecisiete

2

De dieciocho a veintitrés

3

De veinticuatro a veintinueve

4

De treinta a treinta y cinco

5

De treinta y seis a cuarenta y dos

6

De cuarenta y tres a cuarenta y siete

8

De cuarenta y ocho en adelante

12

El trabajador autónomo al que se le hubiera reconocido el derecho a la protección económica por cese de actividad podrá volver a solicitar un nuevo reconocimiento, siempre que concurran los requisitos legales y hubieren transcurrido dieciocho meses desde el reconocimiento del último derecho a la prestación.

La duración de la protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos a partir de 60 años se ajusta a la siguiente escala:

Periodo de cotización

Meses

Periodo de protección

Meses

De doce a diecisiete

2

De dieciocho a veintitrés

4

De veinticuatro a veintinueve

6

De treinta a treinta y cinco

8

De treinta y seis a cuarenta y dos

10

De cuarenta y tres en adelante

12

La cuantía de la prestación, durante todo su periodo de disfrute, se determinará aplicando a la base reguladora el 70 por ciento. Dicha base reguladora será el promedio de las bases por las que se hubiera cotizado durante los doce meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese.

La cuantía máxima de la prestación por cese de actividad será del 175 por 100 del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples, salvo cuando el trabajador autónomo tenga uno o más hijos a su cargo; en tal caso, la cuantía será, respectivamente, del 200 por 100 o del 225 por 100 de dicho indicador.

La cuantía mínima de la prestación por cese de actividad será del 107 por 100 o del 80 por 100 del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples, según el trabajador autónomo tenga hijos a su cargo, o no.

Se entenderá que se tienen hijos a cargo, cuando éstos sean menores de veintiséis años, o mayores con una discapacidad en grado igual o superior al treinta y tres por ciento, carezcan de rentas de cualquier naturaleza iguales o superiores al salario mínimo interprofesional excluida la parte proporcional de las pagas extraordinarias, y convivan con el beneficiario. No será necesaria la convivencia cuando el trabajador declare que tiene obligación de alimentos en virtud de convenio o resolución judicial, o que sostiene económicamente al hijo.

La base de cotización por cese de actividad, se corresponderá con la base de cotización del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, que hubiera elegido como propia el trabajador autónomo con arreglo a lo establecido en las normas de aplicación, o bien la que le corresponda como trabajador por cuenta propia en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar.

El tipo de cotización será del 2,2 por ciento aplicable a la base de cotización elegida por el trabajador autónomo.

 

  • Programa Nacional de Reformas. Estrategia de Lisboa
  • administracion.gob.es