Cabecera de página

Rastro de migas

Entrevista de trabajo

En Estados Unidos, las empresas suelen realizar hasta tres entrevistas en el proceso de selección. El que tenga lugar la segunda es buena señal, y el realizar la tercera, mejor todavía, pues quiere decir que se está más cerca de ser el candidato elegido.

Es importante plantearse de antemano que el objetivo final es lograr el puesto de trabajo, y de que para ello es fundamental demostrar a la empresa que se va a aportar valor añadido a la cuenta de beneficios de la compañía.

Preparación

Es importante ir bien vestido a la entrevista, preferiblemente con traje y corbata los varones y de traje de chaqueta las mujeres, incluso para un puesto en el que posteriormente se vaya a vestir con menos formalidad. En Estados Unidos se cuida mucho este aspecto en las entrevistas.

También es fundamental conocer con la mayor profundidad posible la empresa, para familiarizarse con sus productos, cultura empresarial, clientela, sistemas de trabajo, etc. Para ello puede resultar útil tanto la propia web de la empresa como opiniones que pueden haber dejado empleados o clientes en Internet o en las redes sociales.

Es necesario tener preparado un paquete de documentos que incluya la carta de presentación, el currículum y las cartas de referencia o recomendación para poderlos entregar en la entrevista personal.

Las entrevistas

La mecánica de las entrevistas de trabajo en una empresa típica norteamericana se sujeta a las siguientes pautas:

  • La primera entrevista se suele realizar telefónicamente con personal del departamento de recursos humanos. Normalmente, está encaminada a sondear la personalidad de candidato para ver si encaja con el entorno social y laboral de la empresa. Es importante haber llevado a cabo una investigación de la empresa para conocer sus objetivos y sus métodos de trabajo, si es posible.
  • La segunda entrevista telefónica suele ser con el responsable del departamento que necesita cubrir la vacante, es decir, con el que será el jefe directo. En la entrevista se hablará de los conocimientos y la experiencia en puestos similares que se puede aportar a la empresa, y específicamente al puesto de trabajo.
  • La última entrevista es personal, y en ella se conocerá a la persona o personas con las que se trabajará, y las preguntas estarán dirigidas a saber si el candidato tiene los conocimientos, capacitación y las cualidades específicos para ocupar el puesto de trabajo.
  • Al final de la entrevista personal, es importante hacer preguntas al entrevistador. Una pregunta debe referirse a la vacante (¿Por qué se fue el anterior ocupante del puesto de trabajo? ¿es nuevo el puesto? ¿cuáles son las principales responsabilidades del puesto?. La segunda pregunta va dirigida al entrevistador (¿qué le gusta de la empresa? ¿cuánto tiempo lleva empleado aquí?) y la tercera es para preguntar las posibilidades de crecimiento personal y de conocimientos que puede aportar la empresa.
  • Al final de la entrevista, es importante preguntar cuándo se puede esperar un contacto de la empresa y cuál es el siguiente paso del proceso. Finalmente, pedir la tarjeta al entrevistador.
  • Una vez en casa tras la entrevista, es muy importante escribir (normalmente por correo electrónico) una nota en la que se agradece el tiempo empleado en la entrevista. Asimismo, se debe explicar que es idóneo para el puesto de trabajo, y que le gusta la empresa, el puesto y sus funciones. Finalmente, reiterar que se está a su disposición si tienen alguna pregunta más.
  • La empresa suele comunicar su decisión por teléfono o por correo electrónico.

Tipos de preguntas

Las preguntas de las entrevistas están dirigidas a conocer tres aspectos del entrevistado: La personalidad (¿Cuál es el trabajo de sus sueños?), los valores y creencias (¿Dónde se ve de aquí a diez años?) y el estilo de trabajador (¿cómo delega las tareas que hay que terminar antes?). Cualquiera que sea la respuesta, hay que apoyarla con razones. Incluso si la pregunta es negativa (“Debió ser difícil trabajar de vendedor a domicilio con objetivos de ventas prefijados...”) hay que resaltar los aspectos positivos.

Según las prácticas de los recursos humanos, hay varios tipos de preguntas:

  • Las de respuesta abierta (¿Por qué le interesa este puesto?) es necesario conocer en profundidad tanto el propio currículum como la empresa, para adaptar la respuesta a las necesidades de la empresa.
  • Las de respuesta cerrada, que buscan información específica (“años de experiencia en un campo determinado”). Es importante no contestar con monosílabos, sino dar respuestas no áridas (“Sí, trabajé cuatro años en ese campo, y fue una experiencia positiva y enriquecedora”).
  • Preguntas hipotéticas, destinadas a conocer si el candidato tiene la experiencia necesaria para resolver los problemas que surgen en el puesto de trabajo vacante: (“¿Qué haría si se encontrara en esta situación?” seguida de la descripción de la situación) La mejor respuesta a este tipo de pregunta es la que está mejor informada. Por tanto, es fundamental hacer alguna pregunta específica sobre la situación descrita antes de proceder a contestar. La rapidez con la que se responde es también importante.
  • Preguntas encadenadas, en las que el entrevistador hace una pregunta y sin esperar a la respuesta, la encadena con otra u otras relacionadas con la primera (“¿Qué le parece nuestro nuevo tipo de préstamo al consumo? ¿Cree que puede generar más ingresos a nuestro banco? ¿Podrá atraer más clientela?”). Este tipo de pregunta se centra en conocer la capacidad de razonamiento del entrevistado. Los mejor es asegurarse de que se entienden todas las preguntas y luego contestarlas de manera sistemática, en el mismo orden en que se plantearon.
  • Preguntas de comportamiento. Las preguntas suelen estar orientadas a presentar situaciones para saber qué comportamiento se puede esperar del candidato e situaciones similares. Existe un método para contestar este tipo de preguntas. Para ello hay que seguir el siguiente guión:
    1. Describir en pocas palabras la situación similar que afrontó (“bajaron los ingresos de la publicación por falta de renovación de contratos de larga duración”).
    2. Explicar la tarea específica u objetivo que tuvo que fijarse (“Generar ideas nuevas, materiales e incentivos para incrementar los ingresos por anuncios en un 15%”).
    3. Describir las acciones que tomó (“Diseñé nuevos materiales informativos mejorando la hoja de explicación de tarifas comparando nuestra circulación con la de otros medios en la zona. Mejoré la capacitación de los comerciales con clases específicas a través de un profesor especializado”).
    4. Expresar los resultados de forma concisa (“Firmamos 15 contratos con antiguos anunciantes para anuncios diarios y otros cinco para suplementos especiales. Incrementamos un 18% el número de anuncios y un 20% los ingresos”).

Volver

Pie de página