Cabecera de página

Rastro de migas

¿Cómo funciona el despido?

El despido se rige por el principio de que el empleo es un acuerdo sujeto a la voluntad de ambas partes en todo momento (employment-at-will), por lo que trabajadores y empresas pueden terminar la relación laboral en cualquier momento. En la práctica esto se traduce en que el despido es libre.

Existen, sin embargo, excepciones a este principio:

  • La existencia de un contrato, ya sea individual o un convenio colectivo en el que se especifiquen las causas de finalización de la relación laboral, y el despido no se ajuste a las mismas. El contrato puede ser implícito, como lo sería en el caso de que la empresa distribuya entre los empleados un manual que especifique comportamientos y sanciones.
  • Que el despido contravenga normativas laborales existentes.
  • Que el despido sea contrario a las leyes sobre derechos civiles, es decir, que implique algún tipo de acto discriminatorio, por ejemplo un despido basado en motivos de género o en la raza.

Volver

Pie de página