Trabajar por cuenta propia en Italia

Está definido por los artículos de 2222 a 2231 del Código Civil italiano, que indica como trabajador por cuenta propia el que se obliga a realizar, prevalentemente con medios propios, una obra o servicio, para un cliente (committente) que le compensa con una contraprestación económica. En esta relación no existe ningún vínculo de subordinación.

De todas formas, también en Italia existe la figura del "autónomo dependiente", aquí conocido como parasubordinato: se trata de relaciones casi exclusivas con un sólo committente, como por ejemplo los contratos por proyecto.

En el trabajo autónomo se distinguen dos amplias categorías, correspondientes a prestaciones de tipo manual y de tipo intelectual. En esta categoría entran las denominadas Libere professioni (profesiones liberales). En la primera se distinguen comerciantes, artesanos y titulares de microempresas o empresas individuales.

Para trabajar como autónomo en Italia es necesario:

  • "Apertura di Partita IVA" ante la agencia tributaria ("AgenziadelleEntrate") que equivale a la inscripción al Impuesto de Actividades Económicas (IAE).
  • Inscripción en el Registro de Empresas (Registro delleImprese) en los casos en que sea obligatorio.
  • Inscripción como autónomo ante el Instituto de Previsión Social - INPS (si no existe un fondo profesional específico) en el régimen correspondiente, en Italia denominados "gestioni". En el Inps existen las siguientes "gestioni" para autónomos:
  • Artigianato: Se considera "artigiano" el trabajador autónomo que realiza una actividad de producción de bienes o de prestación de servicios excluídas las actividades agrícolas o comerciales. Están incluídas en esta categoría profesiones como peluquero, relojero, zapatero, etc.
  • Comerciantes: quienes desempeñan actividad de intercambio de bienes, turismo y servicios.
  • LavoratoriAgricoliAutonom
  • Pescatoriautonomi
  • Gestione separata, que incluye, entre otros, a las profesiones liberales que no tienen un fondo propio y los denominados "parasubordinati"

Para ejercer como profesional liberal hay que distinguir entre profesiones no reguladas y profesiones reguladas. Para las primeras (por ejemplo, decorador, actor, bailarín, cantante, compositor, director de orquesta, músico, diseñador, estilista de moda, pintor, director de cine, escenógrafo, escultor, intérprete y traductor, etc.) no es necesario poseer un título de estudio específico ni convalidar el eventual título español.

Para las profesiones reguladas la ley establece tanto el título de estudio indispensable como los demás requisitos de formación para la práctica de la profesión (por ejemplo, prácticas, examen estatal para la habilitación profesional) y las normas de deontología profesional. Y, en casi todos los casos, la inscripción en el Colegio u Orden Profesional.

Italia reconoce los títulos profesionales de los países de la Unión Europea por aplicación de la Directiva 2005/36/CE, transpuesta por el Decreto legislativo n.206/2007. La autoridad italiana competente puede subordinar el reconocimiento a una medida compensatoria (examen de integración o prácticas de adaptación). En la página http://www.cimea.it/it/servizi/procedure-di-riconoscimento-dei-titoli/riconoscimento-professionale.aspxs e puede consultar la lista de las profesiones reguladas en Italia y las correspondientes autoridades competentes.
Para todas las informaciones, los documentos a presentar con la solicitud y los facsímiles de los formularios de solicitud de reconocimiento profesional en Italia puede consultarse online la página http://www.politicheeuropee.it/attivita/19656/riconoscimento-qualifiche-professionali
En la página http://www.autoimpiego.invitalia.it/lavaut_destinatari.asp se encuentran indicaciones para acceder a financiaciones para el autoempleo.


Ancla subir

 

De interés...

  • Programa Nacional de Reformas. Estrategia de Lisboa
  • administracion.gob.es

Pie de página