El mercado laboral de México

Introducción. 

El objeto de la presente nota es exponer de forma sintética las grandes diferencias que existen entre el mercado de trabajo mexicano y español.

Para ello se intentará dar algunos datos y definiciones de interés que permitan una aproximación al conocimiento de esas grandes diferencias. 

Una característica del mercado de trabajo en México es su heterogeneidad.

Como dato importante a tener en cuenta es el relativo al denominado “Sector informal” por su importante peso relativo en el mercado de trabajo mexicano.

Se puede describir como sector informal el conjunto de unidades económicas dedicadas a la producción de bienes o prestación de servicios con la finalidad de crear empleos y generar ingresos incumpliendo la normativa fiscal, laboral y de Seguridad Social. Suelen organizarse de forma rudimentaria a pequeña escala distinguiendo básicamente dos tipos de empresas informales: trabajadores por cuenta propia que dan trabajo a asalariados de forma esporádica o de forma continua.

Según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) la población ocupada en México en 2012 se sitúa en 48,7 millones de trabajadores.

La tasa de desempleo se sitúo en el 4,47 % ligeramente inferior a la observada en 2011.

El problema es que cerca del 60% de la población trabajadora se encuentra ocupada en actividades informales. Este dato se ha obtenido según la metodología de la OIT para medir la tasa de empleo informal.

Por tanto 6 de cada diez trabajadores están ocupados en actividades informales

1:- Definiciones de interés.

Según el Instituto Nacional de estadística y Geografía (INEGI) se entiende por:

Población económicamente activa (PEA)

Personas que durante el periodo de referencia realizaron o tuvieron una actividad económica (población ocupada) o buscaron activamente realizar una en algún momento del mes anterior al día de la entrevista (población desocupada).

Ocupación

Realización de una actividad económica, ya sea de manera independiente o subordinada

Ocupación en el sector informal

Todo trabajo que se desempeña en una unidad económica no constituida en sociedad que opera a partir de los recursos de los hogares, y que no lleva un registro contable de su actividad, independientemente de las condiciones de trabajo que se tengan (ver sector informal).

Población con percepciones no salariales

Personas ocupadas que perciben por parte de la unidad económica como retribución a su trabajo una comisión, porcentaje, honorarios, propinas o un pago a destajo.

Población ocupada no protegida

Población ocupada en el sector informal, trabajo doméstico remunerado, agricultura de autosubsistencia y trabajadores subordinados y remunerados que no cuentan con acceso a las instituciones de salud, con respecto al total de la población ocupada.

Trabajador por cuenta propia

Persona ocupada que desempeña su oficio o profesión, solo o asociado con otros; no tiene trabajadores remunerados a su cargo, pero puede disponer de trabajadores (familiares o no familiares) sin pago alguno.

Trabajador no remunerado

Persona ocupada que no recibe ningún tipo de pago (monetario o en especie), por su ocupación. Aunque es susceptible de recibir algún tipo de prestaciones

Se clasifican en dos grupos. Trabajadores familiares y no familiares

Trabajador subordinado

Persona ocupada, con o sin pago, que trabaja para una unidad económica en la que depende de un patrón, jefe o superior.

Los trabajadores subordinados sólo cuentan con su fuerza de trabajo; pueden o no recibir un pago; pueden o no disponer de sus propias herramientas; no son dueños del bien o servicio que elaboran o venden ni deciden cómo o dónde promover sus productos o servicios, por lo tanto el trabajador subordinado no enfrenta ningún tipo de riesgo económico.

Trabajador subordinado y remunerado

que percibe como pago un sueldo, salario o jornal, por los servicios laborales prestados a una unidad económica.

El pago puede ser además en especie con mercancías comercializables 

Independiente

Persona que trabaja en un negocio propio, en el que no depende de algún jefe o superior.

Incluye: a los miembros de una cooperativa.

Se clasifican en dos grupos: empleadores (patrones) y trabajadores por cuenta propia, según cuenten o no con trabajadores remunerados.

Los trabajadores independientes disponen de sus propias herramientas o medios de producción y buscan su materia prima y/o clientes; son dueños del bien o producto que elaboran o que venden; deciden cómo y dónde promover sus productos y/o servicios enfrentando el riesgo económico de perder o ganar.

2:- Datos de interés.

Insistiendo en los datos facilitados en la introducción, México tiene la mayor tasa de empleo informal entre las economías más grandes de América Latina con el 60% de su población en edad productiva en el empleo informal. Estos datos se corresponden con los facilitados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al presentar el estudio Panorama Laboral 2012, basado en estadísticas oficiales de cada país.

El informe revela que los jóvenes, son quienes principalmente trabajan en el empleo informal, pues seis de cada 10 solo consiguen este tipo de trabajos y en México la tendencia continúa al alza.

La directora general de la OIT para América Latina, expresó recientemente que uno de los principales desafíos de la región es la calidad del empleo y recordó que el trabajo y los ingresos laborales constituyen un aporte fundamental para el crecimiento de las economías y la lucha contra la pobreza y la desigualdad.

La OIT define que "se considera que los asalariados tienen un empleo informal si su relación de trabajo, de derecho o de hecho, no está sujeta a la legislación laboral nacional, el impuesto sobre la renta, la protección social o determinadas prestaciones relacionadas con el empleo".

Así, el empleo informal incorpora a trabajadores por cuenta propia, principalmente en el sector informal, trabajadores familiares auxiliares o jornaleros, entre otros, cuya constante es que carecen de seguridad social y, por norma general, no pagan impuestos.

3.-Nueva Ley de MIgración

La entrada en vigor de la nueva Ley de Migración en México y que ha entrado en vigor el 9 de noviembre supone cambios importantes para la entrada en este país de trabajadores extranjeros, también de españoles. En la nueva Ley desaparece la necesidad de realizar ciertos trámites, cambian los documentos migratorios, la oferta de empleo para un extranjero deberá estar de acuerdo con el catálogo del Sistema Nacional de Clasificación de Ocupaciones, etc.

Hay que tener en cuenta que aunque se ha publicado el reglamento de desarrollo, la aplicación concreta no siempre es respetada por los centros gestores y por ello se estima que se tardará un tiempo en aplicar la regulación de forma homogénea. Además en la nueva Ley sí queda claro que para trabajar en este país es necesario un visado previo a la entrada en México. 

 

De interés...

  • Programa Nacional de Reformas. Estrategia de Lisboa
  • administracion.gob.es

Pie de página