Inspectora de trabajo en su puesto tendiendo la mano Ministerio de Empleo y Seguridad SocialInspección de Trabajo y Seguridad Social Linea inferior de la cabecera

Contenido

Saltar Contenidos

Sala de comunicaciones >  Noticias >  Archivo de Noticias >  Noticia desarrollada
Noticia desarrollada
El Consejo de Ministros aprueba la Estrategia Española de Seguridad y Salud Laboral 2007-2012

02/07/2007  -  MTAS

El Gobierno, en su reunión del 29/06/2007, ha apoyado la Estrategia Europea de Seguridad y Salud Laboral, presentada por el Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, tras ser asumida ayer por la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. Con su presentación se cumple el compromiso por parte del Presidente del Gobierno en su acto de investidura, en abril de 2004, de elaborar un plan de lucha contra la siniestralidad. Para alcanzar ese objetivo, la mesa de diálogo social de prevención de riesgos laborales acordó, en febrero de 2005, impulsar la elaboración de una estrategia española de seguridad y salud en el trabajo, iniciativa que fue compartida por las Comunidades Autónomas.
 
Posteriormente el Consejo de Ministros lo refrendó, en abril de ese mismo año, cuando el Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales presentó el Plan de actuación para la mejora de la seguridad y la salud en el trabajo y la reducción de los accidentes laborales, dentro del que figuraba el documento denominado "Hacia una estrategia española de seguridad y salud en el trabajo".
 
Desde entonces el Gobierno ha puesto en marcha una serie de medidas orientadas hacia los objetivos marcados en la Estrategia y ha seguido manteniendo el diálogo con los interlocutores sociales y las Comunidades Autónomas, con objeto de consensuar un texto, que ha sido apoyado por la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo máximo órgano de participación institucional en dicha materia y que es la Estrategia a la que hoy ha dado su aprobación el Consejo de Ministros.
 
La Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2007-2012 constituye el instrumento para establecer el marco general de las políticas de prevención de riesgos laborales a corto y, sobre todo, medio y largo plazo. Con ella se trata de dotar de coherencia y racionalidad las actuaciones en materia de seguridad y salud en el trabajo, desarrolladas por todos los actores relevantes en la prevención de riesgos laborales y, en definitiva, conseguir dos grandes objetivos: reducir la siniestralidad laboral y mejorar de forma continua los niveles de seguridad y salud en el trabajo.

Sus características más destacables son las siguientes:
 
- Es una Estrategia de todos y acordada por todos: todos los agentes implicados (Gobierno, Comunidades Autónomas, organizaciones sindicales y empresariales) suman sus esfuerzos en la lucha contra la siniestralidad laboral; lo que ha sido posible después de un intenso proceso de diálogo social en el que se ha conseguido alcanzar el consenso entre todos ellos.
 
- De muy amplio alcance: no sólo por su duración, que abarca un periodo de 5 años, sino por el enorme número de medidas que contiene (más de 100), que alcanzan, además, a todos los ámbitos: educación, formación, I+D+i, salud, concienciación y sensibilización, medidas para las empresas, medidas para los trabajadores, medidas para los servicios de prevención y un fuerte y decidido apoyo institucional y económico desde las administraciones públicas para el desarrollo de políticas y prácticas de prevención de riesgos.
- Es de las pequeñas y medianas empresas: podrán cumplir sus obligaciones de manera más fácil y eficaz en la lucha contra la siniestralidad.
 
- Apuesta por la calidad y la eficacia de la prevención: el objetivo es que se realicen más actividades preventivas en nuestras empresas y que estas actividades sean de mayor calidad.
 
- Consigue que trabajadores y empresarios y organizaciones sindicales y empresariales se impliquen directamente en el cumplimiento real y efectivo de las obligaciones en materia de prevención de riesgos.


Los objetivos a cumplir se agrupan en dos grandes apartados:
 
I) Objetivos relativos a la prevención de riesgos laborales en la empresa; que tienen como destinatarios a los empresarios y los trabajadores:
 
a) Lograr un mejor y más eficaz cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos, especialmente en las pequeñas y medianas empresas.
 
b) Mejorar la eficacia y la calidad del sistema de prevención, sobre todo de las entidades especializadas en esta materia.
 
c) Fortalecer el papel de los interlocutores sociales y la implicación de los trabajadores y empresarios en la mejora de la seguridad y salud en el trabajo.

II) Objetivos relativos a las políticas públicas de lucha contra la siniestralidad laboral; que tienen como destinatarios a las Administraciones Públicas:
 
a) Desarrollar y consolidar la cultura de la prevención en la sociedad española.
 
b) Perfeccionar los sistemas de información e investigación en materia de seguridad y salud en el trabajo.

c) Potenciar la formación en materia de riesgos laborales.
 
d) Reforzar las instituciones públicas dedicadas a la prevención de riesgos laborales.
 
e) Mejorar la coordinación institucional en materia de prevención de riesgos laborales, destacando como medida para lograrlo la intensificación de la colaboración entre la Fiscalía especializada en seguridad y salud en el trabajo, las autoridades laborales de las Comunidades Autónomas y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.