Inspectora de trabajo en su puesto tendiendo la mano Ministerio de Empleo y Seguridad SocialInspección de Trabajo y Seguridad Social Linea inferior de la cabecera

Contenido

Saltar Contenidos

Sala de comunicaciones >  Noticias >  Archivo de Noticias >  Noticia desarrollada
Noticia desarrollada
El número de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social se incrementará en 200 durante 2008

30/01/2008  -  MTAS

El número de efectivos de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social se incrementará durante el año 2008 en 200 inspectores y 50 subinspectores. Este incremento del número de plazas de nuevo ingreso aparece hoy publicado en el Boletín Oficial del Estado tras ser aprobada por el Consejo de Ministros la oferta de empleo público para este año.
 
Con ello se da también cumplimiento a los acuerdos alcanzados en la Mesa de Diálogo Social y a la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo.
 
El número de plazas de inspectores de la oferta de 2008 multiplica por tres la oferta de los últimos dos años y por diez, la media entre los años 1997 y 2003.
 
Inspectores de Trabajo y Seguridad Social
AÑO 1997 (20 plazas) 1998 (20) 1999 (20) 2000 (30) 2001 (30) 2002 (36) 2003 (46) 2004 (41) 2005 (55) 2006 (70) 2007 (75) 

El número de plazas convocadas para subinspectores de Empleo y Seguridad Social durante 2008 no aumenta por el momento y se mantiene la cifra de 50, aplazando su incremento a las 100 previstas, hasta que se cree la especialidad de subinspectores de Prevención de Riesgos Laborales, mediante la incorporación de los técnicos habilitados por las comunidades autónomas. Esta propuesta está en fase de consulta y para su instrumentación es necesario modificar la Ley Ordenadora de la Inspección.

No obstante, la oferta supone multiplicar por cuatro el número de efectivos de los años 1997 a 2003.
 
Subinspectores de Empleo y Seguridad Social
AÑO 1997 (20 plazas) 1998 (0) 1999 (10) 2000 (15) 2001 (15) 2002 (15) 2003 (20) 2004 (27) 2005 (45) 2006 (50) 2007 (50)

El objetivo de estas medidas es no sólo incrementar el número de plazas, sino lograr un equilibrio del sistema, adecuando su perfil a las demandas sociales y, sobre todo, contribuir a la reducción de la siniestralidad laboral.