Inspectora de trabajo en su puesto tendiendo la mano Ministerio de Empleo y Seguridad SocialInspección de Trabajo y Seguridad Social Linea inferior de la cabecera

Contenido

Saltar Contenidos

Sala de comunicaciones >  Noticias >  Archivo de Noticias >  Noticia desarrollada
Noticia desarrollada
El número de plazas para la Inspección de Trabajo ha aumentado en 400 durante la legislatura

29/02/2008  -  MTAS

A lo largo de la presente legislatura, el número de plazas convocadas para Inspectores de Trabajo y Seguridad Social se ha incrementado en 400 efectivos, tras la última convocatoria de empleo público que ofertaba 200 plazas a cubrir en el presente año.

Este incremento supone un auténtico plan de choque, si tenemos en cuenta la evolución de la oferta en las dos anteriores legislaturas, en las que se ofertaron 90 plazas, en la primera de ella (1997-2000) y de 153 entre 2001 y 2004, con el que se da respuesta a las demandas sociales previstas en el Acuerdo para la Mejora del Crecimiento y el Empleo, suscrito en 2006 y a la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Por su parte, la oferta para Subinspectores ha aumentado entre 2005 y 2008 en 195, frente a registros de 45 en los años 1997 a 2000 y de 77 entre 2001 y 2004. El número de plazas convocadas para Subinspectores de Empleo y Seguridad Social durante 2008 no aumenta por el momento y se mantiene la cifra de 50, aplazando su incremento a las 100 previstas, hasta que se cree la especialidad de subinspectores de Prevención de Riesgos Laborales.

Las previsiones, para cumplir el objetivo de alcanzar los ratios medios existentes en la Unión Europea, suponen incrementar un 30% durante los próximos cuatro años el número de inspectores y subinspectores.

LUCHA CONTRA LA SINIESTRALIDAD

Dentro de la labor inspectora, la lucha contra la siniestralidad laboral ocupa un lugar fundamental. La reducción de las tasas de siniestralidad, en particular el número de accidentes mortales y graves demanda una mayor presencia e inmediatez en la actuación de la Inspección, no sólo mediante la exigencia de responsabilidades a los infractores, sino también potenciando las labores de asesoramiento y asistencia técnica a trabajadores y empresarios, sobre la forma más adecuada de cumplir la normativa.

Para cumplir esta misión, la Inspección debe asegurar una formación adecuada de sus efectivos. Hasta ahora, el perfil profesional mayoritario es de licenciados en Derecho. Para buscar un equilibrio en el plan de choque se ha establecido una triple vía de acceso, para alcanzar una composición equilibrada entre las distintas áreas: de las 200 plazas, 70 se han reservado para acceder por el procedimiento tradicional, oposición sobre temario de materias esencialmente jurídicas; otras 70 para funcionarios públicos de cualquier administración, del subgrupo A y titulación de Técnico de Prevención en Riesgos Laborales y, por último a través de la Escuela de Inspección de Trabajo y Seguridad Social, de próxima puesta en marcha, se convocan las 60 restantes.

MAYOR EFICACIA

Por otra parte, una Inspección de Trabajo con presencia constante en la calle se enfrenta a los problemas de economía sumergida y otras formas de precariedad laboral.

Para el año 2008 está prevista la realización de 228.000 visitas para detectar el empleo sumergido y el trabajo de extranjeros en situación irregular. En 2007 se realizaron 208.000 servicios, en los que se detectó a 25.813 trabajadores en esa situación y se impusieron sanciones por un importe superior a los 78 millones de euros.

Además, se analizaron 288.253 contratos temporales, y se consiguió transformar en indefinidos 50.154, sin recurrir a la imposición de sanciones.

El incremento de efectivos constituye una medida necesaria para la potenciación de la Inspección, pero no es la única para mejorar la eficacia de la actuación inspectora. Entre otras medidas, se ha puesto en marcha el proyecto de modernización denominado "Lince", sistema de información que permite que las actuaciones inspectoras sean planificadas y programadas en un 50%, y que ha supuesto una inversión de 17 millones de euros.

Igualmente, se han renovado las sedes de las Inspecciones Provinciales para permitir que los inspectores y subinspectores puedan atender a los ciudadanos en condiciones adecuadas. El importe de las inversiones en inmuebles en estos últimos cuatro años ha ascendido a 7 millones de euros en obras de acondicionamiento y mejora de 26 sedes y 12 nuevos arrendamientos con un coste anual de 3.300.000€.

(Ver noticia relacionada día 30-1-2008)

 
Nota: Toda la información relacionada con las convocatorias de Inspectores de Trabajo y Subinspectores de Empleo en la página Web, apartado: Trabaja con nosotros > Qué ofrecemos