• Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Según estudios de la Oficina Económica y Comercial de España, Angola ha experimentado una de las mayores medias de crecimiento del PIB del mundo, en la primera década del presente siglo. Las previsiones para los próximos años mantienen un importante aumento aunque no tan elevado. El sector petrolífero está financiando amplios programas de reconstrucción y desarrollo a lo largo de todo el país y, por lo tanto, existen oportunidades en casi todos los sectores para las empresas españolas. Además, la producción nacional es muy reducida, así que se importan la mayoría de los bienes de consumo y casi todos los bienes de equipo.

Los sectores considerados prioritarios para la inversión, según datos de la Embajada de la República de Angola en España son los siguientes: producción agro-pecuaria, industria de transformación, pesca y derivados, construcción civil, sanidad y educación, infraestructuras viarias, ferroviarias, portuarias y aero-portuarias, telecomunicaciones, energía y agua. Existen incentivos fiscales para atraer la inversión hacia esos sectores. Se ofrecen también otros incentivos dependiendo de la zona donde se invierta el capital (A, B o C). Sin embargo, conviene tener en cuenta que, según la Oficina Económica y Comercial de España, el alto coste de la vida en el país puede condicionar el establecimiento de las empresas, Luanda es una de las ciudades más caras del mundo para expatriados y los costes de aduanas, transporte, distribución, etc. suelen ser bastante altos y la mano de obra cualificada escasa.

El acceso a los incentivos fiscales está garantizado para inversiones con valor mínimo de 50.000 dólares domiciliados en el país, o de 100.000 dólares domiciliados en otros países, independientemente de la nacionalidad del inversor. En esta categoría de inversión se incluyen los sectores prioritarios y cualquier inversión que se realice en la Zona C; la creación de nuevas empresas, así como la reinversión en empresas destruidas o inactivas quedan exentas del impuesto industrial por un período de 10 años. Esta exención es también aplicable tanto a las inversiones en la industria alimentaria, agrícola y agropecuaria, como a aquellas inversiones que generen más de 50 puestos de trabajo para ciudadanos angoleños.

Las inversiones en diamantes, petróleo e instituciones financieras están sometidas a legislación específica.

  1. Establecimiento de una entidad extranjera

    El proceso de implantación de una empresa en el país se ha simplificado en parte, con la creación, en 2003, de la Agência para a Promoçâo do Investimento e Exportaçôes de Angola (APIEX), encargada del fomento de la inversión, y de la Ventanilla Única, para facilitar la creación de empresas.

    Según lo dispuesto en el Decreto 29/92 de 3 de julio y en el Decreto 23/93 del 29 de octubre, todo inversor extranjero que pretenda desarrollar su actividad en Angola deberá proceder a su inscripción en el Ministerio de Finanzas, obteniendo un número de identificación fiscal a partir de la fecha de inicio de su actividad en el país.

    Dependiendo de la dimensión y del tipo de actividad a desarrollar en Angola, si el inversor extranjero pretende establecer una presencia física en el país, podrá optar por registrarse como “oficina de representación”, “sucursal” o por constituir legalmente una “empresa” en Angola.

    Oficina de representación

    La oficina de representación tiene como objetivo único velar por los intereses de la empresa extranjera a la que representa, prestando asistencia y cobertura a las operaciones de dicha empresa en Angola.

    Sucursal

    La sucursal es la forma más común de representación en Angola de una empresa extranjera, ya que permite al inversor ejercer actividades comerciales en las mismas condiciones que una empresa constituida legalmente en el país.

    Empresas constituidas legalmente en Angola

    La empresa posee personalidad jurídica propia y tiene como objeto el desarrollo de actividades comerciales. Los tipos de sociedades contemplados por la ley son:

    • Sociedad anónima.

    • Sociedad limitada.

    • Sociedad comanditaria simple.

    • Sociedad regular colectiva.

    • Sociedad comanditaria por acciones.

    Actualmente, cualquiera de las formas jurídicas que adopte el inversor para constituir legalmente una empresa requiere de la presencia de socios, pero el inversor puede también operar en su propio nombre como comerciante, en los términos recogidos en la Ley de Comercio de Angola.

    La Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Luanda ha publicado varios estudios e informes sobre las posibilidades de establecimiento de una empresa en ese país.

  2. Visado/requisitos para emprender un negocio

    La Visa privilegiada tiene como finalidad permitir el ingreso en territorio angoleño del ciudadano extranjero para implementar y ejecutar una propuesta de inversión aprobada en los términos de la ley de inversión privada. Esta visa vale para múltiples entradas y permite la permanencia del titular en el país por un período de tiempo de hasta dos años, pudiendo renovarse por igual período de tiempo. Además de los requisitos ordinarios para la concesión de cualquier tipo de visado, se exige un certificado de inversionista y comprobante de licencia de exportación de los capitales para inversión solicitado por la entidad bancaria competente y visado por la ANIP.

    Por su parte, el visado ordinario se concede, también para prospección de negocios y permite una estancia de hasta 30 días prorrogables.

Sitios web recomendados

  • Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE)
  • EURES - EURopean Employment Services / Servicios Europeos de Empleo
  • ICEX. España, Exportación e Inversiones
  • Cámaras
  • Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación
  • Empleo y becas en el Instituto Cervantes

Pie de página