• Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Sudáfrica es la mayor economía de África, supone el 25% del PIB del continente africano y se considera uno de los países emergentes más relevantes junto con Brasil, Rusia, India y China.

Su economía se desarrolla en torno a su notable riqueza minera, especialmente sus yacimientos de oro y diamantes, y la industria asociada, auxiliar y transformadora.

La excesiva dependencia del sector minero durante la época segregacionista, las sanciones comerciales internacionales y el consiguiente aislamiento económico que sufrió el país dejaron una economía estancada con desequilibrios macroeconómicos. Desde 1995 el PIB registra crecimientos relativamente bajos, alcanzando el 5,5% en el período 2004- 2007 para volver a caer a partir de 2008.

Su sistema financiero y sus infraestructuras se equiparan a las del primer mundo y existe una legislación favorable y poco restrictiva para atraer a inversores extranjeros, en febrero de 2010 se lanzó Plan de Acción de Política Industrial. En él se identifican una serie de sectores sobre los que se pretende basar el desarrollo industrial. Estos sectores, que pueden ofrecer oportunidades para el comercio y la inversión extranjera son: producción y transformación de metales, equipos de capital y de transporte, energías renovables, automoción, plásticos, farmacéutico y químico, confección, textil, calzado y cuero, biocombustibles, papel, mobiliario, industrias culturales, turismo y servicios empresariales.

Los sectores de oportunidad para inversores se encuentran en las energías renovables (programa IPP Rebid), transporte ferroviario, puertos, agua, servicios básicos, turismo, telefonía y desarrollo de banda ancha y agroindustria.

Existe un marco básico de acuerdos entre España y Sudáfrica entre los que destacan el acuerdo para evitar la doble imposición firmado el 23 de junio de 2006 (entró en vigor el 28 de diciembre de 2007), acuerdos de cooperación y el Programa Bilateral de Cooperación Tecnológica "South Africa & Spain Innovating" (SASI) FIRMADO EN EL AÑO 2010 entre el CDTI y la Agencia de Innovación Sudafricana (TIA).

Fiscalidad extranjera

El sistema fiscal sudafricano se basa, fundamentalmente, en los impuestos recaudados por el gobierno central a través de South African Revenue Service (SARS) que suponen el 95% del total. Los gobiernos provinciales y las autoridades locales tienen una capacidad recaudatoria reducida, que, en el caso de los primeros se ciñe a la propiedad inmobiliaria y en el de las segundas, a los impuestos sobre vehículos a motor, licencias de casinos y establecimientos de venta de licores.

La principal fuente de ingresos está constituida por los impuestos directos (IRPF e Impuesto sobre Sociedades).

El Impuesto sobre la Renta grava toda la renta de los residentes y la de los no residentes. Están obligados a declarar todos aquellos con ingresos superiores a los 60.000 rands (aproximadamente unos 6.000 euros anuales).

Las compañías constituidas y registradas conforme a la legislación sudafricana recibirán el mismo trato fiscal que las compañías locales. El Impuesto de Sociedades aplicable sería del 28% sobre los beneficios, también existe el Impuesto sobre los Dividendos Repartidos (divident tax) creado en el año 2012. Si, por el contrario, se ha constituido una sucursal de una empresa matriz se aplicará un tipo superior del 33% en el Impuesto de Sociedades aunque están exentos de pagar el STC (Secondary Tax on Companies).

IVA:

Con carácter general se aplica un tipo del 14% a las transacciones de la mayor parte de bienes y servicios así como a los productos importados.

Incentivos específicos para la inversión extranjera

Con el propósito de atraer inversión extranjera se ha elaborado un plan de incentivos (Foreingn Investment Grant) dirigido a compensar a las empresas registradas en Sudáfrica por los costes contraídos al trasladar maquinaria y equipamiento desde el extranjero. El plan consiste en la entrega de una dotación en efectivo no superior a 3MZAR (unos 300.000 €), en ningún caso excederá el coste del traslado ni será superior al 15% del total del valor de equipamiento y maquinaria nueva.

Establecimiento de una entidad extranjera

No se requiere ningún tipo de autorización gubernamental para que un inversor extranjero pueda comenzar un negocio en el país, si bien existe la obligación de informar al Banco Central (South Africa Reserve Bank)  de la entrada de capital extranjero. No existen restricciones a las transferencias de entrada o salida de fondos de los que sea beneficiario un no residente. El capital extranjero invertido en Sudáfrica puede ser repatriado libremente al país de origen, previa autorización por parte del Banco Central.

El gobierno de Sudáfrica tiene varios programas para incentivar, a nivel nacional y a nivel provincial, a través de subvenciones, la inversión en el país, tanto de carácter específico como general o sectorial:

Incentivos específicos:

  • Foreing Investment Grant (Subvención para la inversión extranjera): busca atraer inversión extranjera directa al país dotando de efectivo a aquellos inversores que buscan desarrollar nuevos centros de producción en Sudáfrica.

  •  

Incentivos Generales:

  • BPO Investment Support Grant (Subvención de apoyo a la externalización): su objetivo es incentivar la localización de centros offshore para convertir a Sudáfrica en el destino principal de este tipo de negocios y con ello atraer inversiones que creen oportunidades de empleo.

  • Training and Skills Support Grant: ayuda complementaria destinada a la formación específica en la compañía.

  •  

Incentivos Sectoriales:

  • Enterprise Investment Program (Programa de inversión para empresas): destinado a promover la financiación en sectores específicos, áreas clave del crecimiento.

  • Manufacturing Investment Programe (Programa de inversión en manufactura: entrega subvenciones para estimular la inversión en la industria de manufacturas y servicios relacionados.

  • Tourism Supporto Programme (Programa de apoyo al turismo): busca la creación de empleo en el sector del turismo.

  • Strategic Industrial Projects (Proyectos industriales estratégicos): dirigido a inversiones locales e internacionales.

  • Film Production Incentive (Incentivos a las producciones cinematográficas).

  • Production Incentive (Incentivos a la producción textil).

  • Automotive Incentive Plan (Plan de incentivos para la industria del automóvil).

  •  

Son varias las estructuras formales de implantación que la legislación sudafricana ofrece al inversor extranjero.

  • Representación y agencia

    Los agentes trabajan a comisión y realizan, además toda la tramitación aduanera, bancaria y de depósito de la mercancía.

  • Sociedades

    La normativa diferencia entre compañías creadas con ánimo de lucro que pueden ser estatales o privadas y las compañías sin ánimo de lucro.

Las compañías privadas con ánimo de lucro pueden ser de difrerentes tipos:

  • Close corporation. Es una sociedad con un máximo de 50 personas.

  • South African Company. Esta sociedad puede ser pública o privada. No existe capital mínimo para formar la empresa.

  • Private company. Es la forma más común de crear una empresa en el país. Sólo exige un socio-director y no precisa tener accionistas o residentes sudafricanos.

    • Private companies (Pty) Ltd: Que fijan restricciones a la transmisión de acciones.

    • Personal Liability Companies, Inc: Que reune ciertas especialidades respecto a la responsabilidad de los socios.

    • Public companies, Ltd: Sin restricciones para transmitir acciones.

  • Filial de una compañía extranjera. Se considera, a todos los efectos una compañía sudafricana.

  • Delegación.

  • Joint ventures, socios locales (sociedades mixtas)

     No tienen personalidad jurídica propia y tributan igual que una sucursal. Existen dos formas básicas de joint venture:

    • Una empresa española y una sudafricana se asocian y crean una tercera que llevará a cabo el proyecto.

    • Una empresa española y una sudafricana firman un contrato en el que cada una se compromete a aportar una serie de recursos para llevar a cabo el proyecto.

Todas las empresas sudafricanas están reguladas por el "Companies Act" que establece los procedimientos a seguir para crear una sociedad anónima o de responsabilidad limitada, el proceso requiere unas 4 semanas y cuesta alrededor de 3.000 rands, el precio y los plazos disminuyen si se constituye una sociedad de responsabilidad limitada.

Mas información Oficina Económica y Comercial de España en Sudáfrica

  1. Visado/requisitos para emprender un negocio

    Los extranjeros que tengan la intención de invertir en la economía sudafricana estableciendo un negocio o invirtiendo en uno ya existente en el país deberán solicitar un permiso comercial. Además de cumplir los requisitos exigidos para la obtención de un visado temporal deberán presentar un certificado emitido por un contador matriculado registrado en el Instituto de Contadores Matriculados de Sudáfrica para verificar que la persona posea:

    • Al menos dos millones y medio de rands en efectivo.

    • Una aportación de capital de al menos dos millones y medio de rands , o

    • Al menos dos millones y medio de rands en efectivo y una aportación de capital de, al menos, 500.000 rands originados en el exterior y disponibles para ser invertidos como parte del valor nominal del negocio.

    • Un plan de negocios que detalle la factibilidad del negocio, a largo y a corto plazo.

    • Prueba o compromiso de que se empleará a ciudadanos o residentes permanentes.

    • Compromiso de registro en los Servicios de Recaudación de Sudáfrica (SARS).

    • Registro en el colegio, comisión o consejo comercial pertinente.

      • Los requerimientos de capital mencionados pueden reducirse o no ser de aplicación en relación con los siguientes tipos de industrias/negocios:

    • Tecnología de la información y las comunicaciones.

    • Industria textil e indumentaria.

    • Químicos y biotecnología.

    • Agroprocesamiento.

    • Metales y refinado de minerales.

    • Industria automotriz.

    • Turismo.

    • Artesanías.

      • Las solicitudes para permisos comerciales presentadas en relación con negocios existentes requieren la presentación de los siguientes documentos (además de los ya mencionados) junto con el formulario de solicitud de residencia temporal:

    • Extractos de cuenta correspondientes al ejercicio fiscal anterior.

    • Un acuerdo de asociación o contrato de sociedad.

      • Transcurridos doce meses desde el establecimiento del negocio se podrá solicitar la residencia permanente, presentando en el Ministerio del Interior:

    • Extractos financieros auditados para poder evaluar la viabilidad del negocio.

    • Prueba de que han sido empleados y continúan en servicio al menos dos ciudadanos sudafricanos o residentes permanentes, sin contar a miembros de su familia.

    • Prueba de que la suma determinada por la Junta de Selección de Inmigrantes ha sido utilizada para los propósitos previstos.

 

Sitios web recomendados

  • Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE)
  • EURES - EURopean Employment Services / Servicios Europeos de Empleo
  • ICEX. España, Exportación e Inversiones
  • Cámaras
  • Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación
  • Empleo y becas en el Instituto Cervantes

Pie de página