• Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  1. Fiscalidad de los extranjeros

    Los siete Emiratos Árabes Unidos: Abu Dabi, Dubái, Sharjah, Ajman, Rasal Al Khaimah, Umm al-Quwain y Fujeirah, pese a tener cada uno sus propias legislaciones, en materia fiscal y tributaria son muy similares.

    El único impuesto sobre las rentas existente en los EAU es el Impuesto sobre Beneficios. En teoría todas las empresas están sujetas por ley al pago de este impuesto, pero en la práctica se exige solamente a las empresas petroleras y a las sucursales de bancos extranjeros para los que existen normas fiscales especiales. Por ello, en la práctica las demás empresas se encuentran, exentas de gravamen, y pueden incluso obtener de la Administración declaraciones expresas de exención otorgadas previa solicitud.

    Debido a que esta práctica no tiene fundamento legal y por lo tanto puede ser objeto de cambio en cualquier momento.

    Impuesto sobre Beneficios

    Son objeto de gravamen todo tipo de empresas que realizan actividades de venta de productos y derechos, la prestación de servicios, el alquiler de inmuebles y la confección de productos.

    Los establecimientos permanentes de empresas extranjeras están también sujetos al Impuesto sobre Beneficios. En este sentido, la existencia en territorio de los EAU de sucursales, fábricas, minas, lugares de extracción de recursos naturales, u obras de construcción, instalación o montaje por un período superior a 6 meses determinan que una sociedad disponga de un establecimiento permanente.

    La presencia de una agencia no constituye en sí un establecimiento permanente, salvo que el agente concierte habitualmente contratos por cuenta de la empresa.

    El beneficio gravable se determina a partir del resultado contable, deduciendo de los ingresos los gastos relacionados con ellos, las amortizaciones y las pérdidas patrimoniales.

    Por otra parte, los dividendos no tributan, con independencia de si el perceptor es una persona física o una entidad jurídica. Tampoco existe un régimen especial de consolidación para grupos de sociedades.

    Cabe por último destacar que las personas físicas, tanto residentes como no residentes, no están –generalmente- sujetas a imposición en los EAU. No existe un Impuesto sobre la Renta, y el único gravamen que se aplica a los individuos es un impuesto municipal indirecto sobre servicios de hoteles, negocios y alquiler de viviendas con un tipo de gravamen del 5% al 10%.

  2. Legislación sobre drogas y alcohol

    La posesión de drogas está penalizada con prisión en los EAU y su tráfico puede suponer incluso la pena de muerte. Algunas medicinas, consideradas legales en España y el resto de Europa, están clasificadas como narcóticos en Emiratos Árabes y por tanto su posesión es ilegal.

    Los extranjeros residentes en Emiratos Árabes pueden obtener una licencia para consumir alcohol en su domicilio privado. Las bebidas alcohólicas se dispensan sólo en hoteles o clubes con licencia, pero es delito beber o mostrar síntomas de embriaguez en público.

    Conducir bajo los efectos del alcohol se considera un delito grave. No hay controles de alcoholemia si bien cuando se produce un accidente la policía realiza el test de alcoholemia, pudiendo, un resultado positivo, acarrear penas de cárcel por la acción cometida.

  3. Costumbres:

    Las muestras públicas de afectividad y vestir de forma poco decorosa no están aceptadas en algunos lugares públicos.

    En Ramadán, mes de ayuno para los musulmanes, no se debe comer, beber, fumar así como mascar chicle, en los lugares públicos. De hecho, los restaurantes y locales cubren sus escaparates.

    Se recomienda no hacer fotografías de personas, mezquitas, instalaciones militares, industriales o gubernamentales, ni en puertos ni en aeropuertos, sin haber solicitado autorización con carácter previo.

  4. Carnet de conducir:

    Para poder conducir en EAU los españoles residentes deben obtener un permiso de conducir emiratí ya que no hay acuerdo entre ambos países de reconocimiento de permisos.

    Entre otros documentos deberá presentar ante la autoridad de tráfico una traducción de su carnet de conducir español visada por la Embajada.

    Los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte en UAE. Las personas involucradas en un accidente son enviadas directamente a la cárcel hasta que el herido sea dado de alta. Si fallece el conductor responsable ha de abonar de inmediato una indemnización –dhiyya- equivalente a 45000€ además de enfrentarse a penas de cárcel. Si el accidente es de carácter menor puede dar lugar a largos procedimientos durante los cuales el implicado no puede abandonar el país.

    En todo caso, si se ve implicado en un accidente no abandone nunca el lugar de los hechos hasta que las autoridades competentes se personen.

    Puede obtener información complementaria en http://dot.abudhabi.ae/en/home

Sitios web recomendados

  • Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE)
  • EURES - EURopean Employment Services / Servicios Europeos de Empleo
  • ICEX. España, Exportación e Inversiones
  • Cámaras
  • Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación
  • Empleo y becas en el Instituto Cervantes

Pie de página