• Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  1. Fiscalidad de los extranjeros

    Todas las personas que viven en Japón, incluidos los extranjeros, con cierto nivel de ingresos, tienen la obligación de pagar impuestos al igual que los nacionales. La Agencia Nacional de Administración Fiscal, organización autónoma dependiente del Ministerio de Hacienda, supervisa e inspecciona la recaudación fiscal.

    Los impuestos japoneses se dividen en impuestos nacionales y locales (éstos últimos son los de las prefecturas y los municipales). Sin embargo, esta división es sólo formal ya que en muchos casos la recaudación procedente de un mismo impuesto se reparte entre la Administración central y las locales.

    Como impuestos nacionales destacan, por su importancia recaudatoria, los siguientes:

    • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas: Existen diferentes tipos por tramos. El tipo máximo que se aplica es del 50% (50,83% entre 2013 y 2037 por una recarga adicional para tareas de reconstrucción). Los no residentes están gravados generalmente a un tipo del 20% (20,42% con la recarga señalada).

    • Impuesto sobre Sociedades: La renta de las sociedades está sometida a tres tipos de gravamen: el de la renta de sociedades, el impuesto a los negocios, y el impuesto municipal o provincial. En la actualidad se sitúa cerca del 40%.

    • Impuesto sobre el Consumo (IVA): El tipo actual es del 5%; sin embargo, la Dieta aprobó en 2012 una reforma consistente en elevar la tarifa del impuesto en dos tramos, desde el 5% actual hasta el 8% en 2014 (1 de abril) y hasta el 10% en 2015 (1 de octubre).

    • Impuesto sobre Sucesiones y Transmisiones: variable por tramos (seis) desde el 10% hasta el tipo máximo del 50%.

    • Acisas: aplicadas a la gasolina, tabaco y alcohol y otros.

      España mantiene con Japón un Tratado hispano- japonés para evitar la Doble Imposición Fiscal

  2. El idioma japonés

    Para vivir en Japón, el idioma japonés es muy importante. Se puede aprender en “nihongo gakko” (escuelas de idioma japonés) en las que se cobra la matrícula. Existen entidades que ofrecen cursos gratuitos o más económicos como son los municipios, asociaciones de intercambio internacional, entidades privadas, o grupos voluntarios; en ellos puede participar cualquier persona. Se puede acceder a cursos que incluyen la clase de japonés para niños, para niños y padres o para adultos; se suelen impartir en el centro de comunidad local, salón municipal, o en clases desocupadas de escuelas.

  3. Otros enlaces

Sitios web recomendados

  • Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE)
  • EURES - EURopean Employment Services / Servicios Europeos de Empleo
  • ICEX. España, Exportación e Inversiones
  • Cámaras
  • Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación
  • Empleo y becas en el Instituto Cervantes

Pie de página