• Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Japón ha tenido unas tasas de paro muy bajas, del orden del 2%- 3%, en las décadas de los años 80 y 90. y desde el año 2000 estas tasas se han incrementado situándose en torno al 4%- 5%. El desempleo se mantiene relativamente reducido. En 2012 fue de un 4,1% según datos del Ministerio de Finanzas del País. Los últimos años se ha incrementado la contratación a tiempo parcial.

La calidad de la mano de obra en Japón es muy buena con un alto nivel de preparación.

En términos de PIB Japón es la tercera economía mundial. El 72,5% del mismo corresponde al sector servicios al que se asocia el 69,8% de la población activa; el 26,3% a la industria con un 26,2% de la población activa; y el 1,2% a la agricultura que agrupa al 3,9% de la población activa.

  1. Condiciones laborales

    La normativa laboral japonesa la constituyen trece leyes básicas desarrolladas por decretos y órdenes que reglamentan su aplicación, si bien con carácter flexible. En la práctica son los convenios colectivos o los reglamentos internos en cada uno de los centros de trabajo, los instrumentos que concretan las condiciones de trabajo. El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social ha publicado en español una Guía sobre condiciones laborales del país donde se ofrece una amplia información en la materia (salario, jornada, vacaciones, despidos, etc.) así como un listado de las Oficinas donde funcionan los servicios de consultas para los trabajadores extranjeros en el que señalan aquellas en las que se habla en español.

    Las relaciones laborales en Japón, por otra parte, tiene una serie de características específicas:

    • Aunque hay signos de cambio, existe un arraigo histórico, que no tiene base legal, por el cual la patronal respeta el sistema de empleo de por vida y los empleados aceptan la libre movilidad tanto geográfica como funcional.

    • No existe una edad de jubilación legalmente obligatoria. Los reglamentos internos de cada empresa definen la edad de jubilación, que debe ser superior a los 60 años. La empresa puede seguir empleando al mismo trabajador más allá de la edad de jubilación, si bien, con las condiciones laborales redefinidas.

    • El reclutamiento de personal a través de las agencias de empleo temporal es una práctica muy extendida en Japón.

    • La tasa de afiliación sindical en Japón es baja y las huelgas poco frecuentes. Las federaciones sindicales de ámbito sectorial y regional tienen capacidades limitadas para influir en las negociaciones colectivas, siendo los sindicatos de cada empresa los que actúan como interlocutores y negociadores ante la dirección.

    1. Sistema de seguro laboral y social

      Japón tiene cuatro sistemas de seguro de protección de los trabajadores. En general, el Seguro de Compensación por Accidente de los Empleados y el Seguro de Empleo se conocen colectivamente como “seguro laboral”, mientras que los Seguros de Sanidad, de Asistencia Sanitaria y de Pensión de los Empleados se conocen colectivamente bajo el nombre de “seguro social”.

      Las empresas deben incorporarse a estos sistemas de seguro cuando se constituyen o contratan personal y contribuir a su financiación mediante las cuotas que retienen a los empleados y las que abona la propia empresa.

      • Seguro de Compensación por Accidente de los Empleados Cubre cualquier enfermedad o accidente laboral de los trabajadores

      • Seguro de Empleo Protege a los empleados que se quedan en situación de desempleo y contribuye a mantener un empleo estable mediante la prestación de ayudas económicas y subsidios.

      • Seguro de Sanidad y Seguro de Asistencia Sanitaria Cubren los gastos médicos, y los de servicios sanitarios.

      • Seguro de Pensión de los Empleados Garantiza las prestaciones de jubilación, fallecimiento o invalidez.

    2. Convenio de Seguridad Social con España

      Desde el 1 de diciembre de 2010 está en vigor el Convenio hispano japonés de Seguridad Social. Más información en el folleto

  2. Trabajadores extranjeros

    Los trabajadores extranjeros en Japón están sujetos a la normativa laboral del país. Como se indica anteriormente, existen en muchas de las Oficinas de Supervisión de las Normas Laborales así como en las Oficinas de Trabajo principales, secciones específicas en las que pueden realizar consultas en su propio idioma.

    Por otra parte, los extranjeros que residan legalmente y tengan el estatus de residencia con permiso de trabajo pueden solicitar información y ayuda para mejorar su trabajo o buscar un nuevo empleo si han perdido el anterior. Existe un listado de oficinas de colocación pública de Japón donde están asignados intérpretes. Allí informan sobre los trámites del seguro de desempleo y búsqueda de trabajo.

    1. Visado/ Requisitos para trabajar

      Japón, con carácter general, no permite la entrada a trabajadores extranjeros no cualificados. No obstante, en las últimas décadas se ha incrementado su número tanto en la agricultura como en las fábricas o la construcción en las modalidades de contratos especiales de aprendizaje y formación profesional.

      Para obtener un visado de estancia vinculado al permiso laboral se exige cualificación profesional y conocimientos específicos, considerándose con tales requisitos a los técnicos especialistas o profesionales con reconocida experiencia (generalmente con diploma de universidad o más de 10 años de experiencia profesional), abogados, contables, ingenieros, docentes, etc.

      Los permisos de trabajo en Japón se expiden exclusivamente para el sector en el que el extranjero vaya a trabajar (por ejemplo: periodismo, ingeniería, artes, negocios, etc.). Si éste cambia de trabajo y de sector de actividad está obligado a solicitar el cambio de su autorización.

      Los trámites a realizar son, básicamente, los mismos que en los casos de visado con certificado de elegibilidad, en este caso, es fundamental apoyar la solicitud con todos los documentos relacionados con las acreditaciones profesionales.

      El certificado de elegibilidad se solicita en Japón, bien por parte de los propios interesados (que accedan al país con un permiso de duración máxima de 90 días) o a través de un apoderado, miembro de su familia, la propia compañía que vaya a hacer el contrato laboral o un gestor administrativo que presente en su nombre la documentación pertinente.

      Si el Gobierno concede la certificación, se enviará al domicilio del solicitante en el extranjero y éste debe, entonces solicitar el visado de entrada en la Embajada o Consulado de Japón más próxima a su lugar de residencia. Finalizados los trámites ya se puede acceder al país.

      Existe otro tipo de visado: el que se solicita para un período de 1 año para trabajar mientras se está estudiando o de vacaciones. Sólo se concede a los solicitantes jóvenes (entre 18 y 30 años) y que planeen permanecer en el país durante aproximadamente 12 meses, siéndoles permitido trabajar mientras estudian o están de vacaciones.

Sitios web recomendados

  • Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE)
  • EURES - EURopean Employment Services / Servicios Europeos de Empleo
  • ICEX. España, Exportación e Inversiones
  • Cámaras
  • Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación
  • Empleo y becas en el Instituto Cervantes

Pie de página